miércoles, 26 de septiembre de 2018 02:02 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un clásico de la literatura fantástica

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Manuscrito encontrado en Zaragoza"

imagen

 

En agosto de 1997, tras la lectura de Manuscrito encontrado en Zaragoza, del polaco Jan Potocki, comprobé con cierta sorpresa que la España pretérita fue una fuente inagotable de inspiración para los autores de novela gótica. El gran Charles Maturin sitúa aquí una buena parte del periplo de su Melmoth y Matthew G. Lewis también localiza en este país la acción de El monje.

A todas luces, España se antoja mucho más siniestra que Transilvania, aunque aquí se tienda a no reparar en ello. Supongo que ese tenebrismo, que le atribuyen los autores de novela gótica dieciochescos y decimonónicos, obedece a la siniestra fama que la Inquisición procuró a la tierra española en el resto de Europa. En efecto, los tribunales y las torturas del Santo Oficio aparecen tanto en Melmoth el errabundo como en El monje y Manuscrito encontrado en Zaragoza, la que hoy me ocupa.

            Desde que allá por el año 82 tuve oportunidad de ver la película basada en esta misma novela en la filmoteca, la historia de Manuscrito... me ha atraído poderosamente. En ella se nos cuentan las insólitas aventuras de Alfonso van Worden, un capitán de las guardias valonas al servicio del rey de España tiene que presentarse a Felipe V en Madrid. Con tal motivo se verá obligado a atravesar un paraje de Sierra Morena que se dice está poblado por los más terribles espectros. Dado que el miedo no existe para un hombre de honor como nuestro protagonista, van Worden, abandonado por sus guías, se adentra en Las Alpujarras. Allí llegará a un lugar conocido como Venta Quemada, sobre el que pesa la maldición de los hermanos de Soto, dos bandoleros ahorcados cuyos cuerpos se han dejado pudrir al sol.

Habiendo buscado inútilmente algo de comida por las distintas estancias de la venta, al dar las doce de la noche, se presentan ante nuestro hombre dos bellas árabes -"moras" para el autor-, Zebedea y Eminia, encarnación de dos seres infernales. No obstante, las muchachas aseguran ser parientes de van Worden ya que éste, al igual que ellas, pertenece a una gran familia/secta de católicos, conversos del islamismo, conocida como los Gomélez. Tras darle de beber una extraña pócima, el belga caerá en un fantástico sopor del que despertará al pie de la horca de los hermanos de Soto. Posteriormente, el supuesto parentesco existente entre ellos no impedirá que el valón acabe por tener un trato carnal con las dos bellas.

Cuando el militar decide reemprender la marcha, es avisado por un amigo de que la Inquisición, al corriente de sus tratos con fuerzas sobrenaturales, le busca. Así pues, el belga se ve obligado a quedarse en Sierra Morena, donde le será referida la historia de diversos personajes que han tenido tratos con el Maligno y sus distintas criaturas. Estos relatos, frecuentemente relacionados entre sí, constituyen el armazón de la novela, organizada por jornadas a la manera de los antiguos decamerones. Gracias a ellos tenemos noticia de las biografías de cabalistas judíos, gitanos y bandoleros. Todas estas piezas conforman ese entramado de relatos, en apariencia independientes pero unidos con sutileza en el conjunto de la narración, tan común a la novela fantástica desde Melmoth... hasta el Arthur Machen de El gran Dios Pan.

            Cierran mi edición -la de Minotauro del año 96- tres piezas ajenas a Manuscrito... Tomadas de Avadoro, historia española en ellas se vuelve a dar cuenta de la relación de distintos personajes con el Demonio y -nunca mejor dicho- de la demonización de España por parte de la novela gótica en concreto y de miedo en general. Pues no hay que olvidar que el Pozo y el péndulo de Poe sucede en un Toledo en el que acaban entrando las tropas francesas, la dudosa Grand Armée de Napoleón. Pero no divaguemos sobre un estigma que, más allá de la novela de miedo -una minucia en la Historia- tiene su origen en la animadversión de la Reforma contra el país más papista que el papa.

            El primero y mejor de los fragmentos de Avadoro... es la Historia del terrible peregrino Hervás y de su padre, el omnisciente impío. En él se da cuenta de cómo un erudito de Madrid copila todo el saber humano en una monumental enciclopedia que es devorada por las ratas. Ya que esto no es más que la mayor de todas sus desgracias, el desdichado acabará por vender su alma al Demonio convirtiéndose así en el gran hereje al que alude el título. Llegada la hora de su fallecimiento, un extraño personaje se presenta ante su hijo -el narrador- para ofrecerle sus servicios igual que se los ofreció al difunto.

Aunque en un principio, Hervás apenas presta atención a la oferta, a medida que avanza en su relación con la bella señora Santárez y sus dos hijas, no duda en recurrir a los favores que le procura el enviado de los infiernos. Finalmente, cuando por sus tratos con el trío femenino se ve ante las prisiones del Santo Oficio, Hervás vuelve a llamar a su siniestro amigo, que resulta ser Satán, a quien se ofrecerá para salir del paso.

Instantes después, desesperado por lo que acaba de hacer, pedirá clemencia al cielo. Uno de sus querubines invitará a Hervás enmendar la vida de doce pecadores como él para expirar su culpa. A destacar, amén de la perfección y el interés que despierta en todo momento el relato, el descubrimiento de que el punto de vista del texto es el del hijo en uno de los primeros párrafos.

Supongo que el primero de los doce impíos a los que Hervás habrá de devolver al buen camino resulta ser el comendador de Toralva, cuyo título es también el del segundo de los relatos. Y escribo supongo porque de Hervás no se vuelve a dar cuenta.

En cualquier caso, aquí se nos refiere la historia de un joven perteneciente a la orden de Malta que se bate un Viernes Santo con un comendador francés que ha faltado a su dama. Concluido el enfrentamiento, el galo, mortalmente herido, le encarga que lleve su espada al castillo de Téte-Foulque y que haga pronunciar cien misas en su capilla. Ya en la fortificación, el espectro de un antepasado de su enemigo, que se desprende de uno de los cuadros del castillo, perseguirá al joven protagonista de la historia.

El último de los tres relatos corresponde a la peripecia del Avadoro aludido y se nos presenta con el título de Historia de Leonor y la duquesa de Ávila. Tras realizar un viaje junto al maltés del texto anterior, Avadoro llega a Madrid, donde queda prendado de la bella duquesa de Ávila quien, consciente del amor que le inspira, le utiliza para que cuide de una hermana, hija bastarda de su padre.

Siempre fiel a los deseos de su dama, cuando ésta le dice que se case con su hermanastra, Avadoro acepta. Sin embargo, cuando su esposa muere y su alma en pena vaga por la casa, tras una serie de manejos, descubre que los títulos de las dos mujeres están cambiados y que verdaderamente está casado con quien él creía que era la duquesa de Ávila, o sea, la dama que verdaderamente le inspiraba. En esta ocasión, toda la trama siniestra se acaba por descubrir como un simple ardid al servicio del engaño del que se da noticia en el texto.

Si, como cabe suponer a tenor de los doce pecadores que ha de redimir Hervás, este libro que sigue al Manuscrito... cuenta la historia de esa docena de almas descarriadas, tengo que concluir que mi edición esta incompleta. ¡Lástima!, este texto constituyó una de las lecturas que más me interesaron en el 97.

 

Publicado el 15 de enero de 2013 a las 00:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD