viernes, 25 de septiembre de 2020 06:13 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Una compilación de Charles Nodier

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Infernaliana" de Charles Nodier.

imagen

 

            Introductor del romanticismo en Francia -se dice que El Arsenal, la biblioteca que tuvo a su cargo fue el primer cenáculo romántico de París-, Charles Nodier es uno de los pocos autores de literatura fantástica que considera la historia de la literatura en general. Siempre interesado por la experiencia onírica y otras realidades veladas, reunió en Infernaliana (1822) una colección de anécdotas, consejas y cuentos de miedo que en 1997 conoció una edición española con el sello de Valdemar.

            Descubrí a Nodier en el 93, en las páginas de Mademoiselle de Marsan (1832). En aquella maravilla, ese gran poeta de las sombras que hoy me ocupa me trasladó a la Venecia de los Carbonarios que conspiraban contra Napoleón en castillos siniestros y entre misteriosas damas, habitantes de lúgubres mazmorras. Con tales antecedentes, di cuenta de Infernaliana con la avidez que cabía esperar apenas me fue obsequiado gentilmente por sus editores. Una vez más, lo que sigue son las notas que tomé entonces con las adecuaciones oportunas:

            Tras una semblanza biográfica debida a Alejandro Dumas padre, interesante en cuanto al retrato de la generosidad de Charles Nodier, pero tan pedante como las referencias al propio Dumas en las introducciones a las piezas reunidas por el autor de Los tres mosqueteros (1844) en Historia de un muerto contada por sí mismo[1], incluso algo pesada a mi juicio, se nos propone una antología de anécdotas. Algunas de ellas, tal apunta Dumas, están tomadas de El mundo de los fantasmas (1746), el célebre libro del abad Dom Calmet.

            Para empezar, cumple llamar la atención sobre el primero de estos textos: La monja sangrienta. Dicha religiosa -española por cierto- abandonó "el convento para vivir en desorden junto a su amante". Tras asesinar a éste halló muerte a manos de su cómplice, quien decía iba a casarse con ella. Al permanecer su cuerpo sin sepultura y su alma sin descanso, su espectro vaga por el castillo que fuera del hombre por quien abandonó a Dios. Aprovechando que sus apariciones atemorizan a todo el mundo, un joven propone a su amada que se disfrace de monja y así poder fugarse juntos. Lo malo es que, llegado el momento de la huida, el enamorado se lleva a la verdadera sangrienta. A partir de entonces, las apariciones del espectro reclamándole amor le agobiarán hasta el punto de llevarle al borde de la locura. Dicha enajenación será el argumento del que se valdrá el padre de la muchacha con la que iba a fugarse para casarla con otro.

            (El lector fiel de esta bitácora habrá podido dar cuenta de los apuntes sobre este mismo fragmento -también incluido en El monje de Matthew G. Lewis-, en la entrada que dediqué a esta novela. Fui a decir entonces que las atrocidades del Santo Oficio dieron pie a la Reforma, al protestantismo en general, a imaginar una España tan dada a mi amada literatura de miedo como los montes Cárpatos o los territorios míticos de Lovecraft. Aun reconociendo que al terror gótico anglosajón no le faltaron argumentos para llegar a creer que el Madrid y el Toledo de la Inquisición eran como la Francia de Gilles de Rais, la Transilvania de Erzsébet Báthory o la Valaquia de Vlad El empalador, vengo a dejar ahora constancia de que la gravedad luterana me carga mucho más que la beatería de quienes intentaron en vano inculcarme el catolicismo apostólico y romano. Sí señor, esa supuesta pureza del protestantismo -no olvidemos que la Iglesia de Inglaterra tiene su origen en la lascivia de un rey, como siempre apuntaba mi madre- puede llegar a resultarme tan repelente como a los malotes de La reina Margot (1845) -volvamos a citar a Dumas-, el puritanismo de los hugonotes).

***

            La Joven flamenca estrangulada por el diablo, ya volviendo a Infernaliana, es aquella que, desesperada por el cuello que le hacen sus modistas, invoca el nombre del Príncipe de las tinieblas. Su fin es el que explica el título.

***

            Tras unas piezas que no merecen apuntes, llega El espectro de Olivier. Al igual que en Los dos estudiantes de Bolonia, incluida en Historia de un muerto contada por sí mismo, lo que se nos refiere es la historia de un hombre asesinado vilmente. Su alma en pena recurre a quien fuera su mejor amigo en vida para pedirle venganza. Los que en Dumas eran Beppo y Gaetano, en Nodier son Olivier y Bodouin. Habida de cuenta de la admiración que Dumas sentía por Nodier, son tantas las coincidencias -amigos inseparables; muerte del futuro espectro durante un viaje; y desposorio final con la hermana del finado- que seguro que significan algo tantas similitudes.

            En este caso, el fantasma indica a su antiguo camarada el lugar donde sus asesinos han escondido su cadáver y, durante la celebración del juicio, aporta las pruebas necesarias para que sean condenados.

***

            Tras más textos que no han envejecido tan bien como Mademoiselle de Marsán llegan Las aventuras de Thibaud de la Jacquière, la historia que más me ha interesado. En ella se nos cuenta la experiencia de un soldado blasfemo y libertino que, en un alarde de su herejía, pide amar a la hija del Diablo.

            Dicho y hecho acto seguido aparece por la calle una bella dama, Responde al nombre de Ordaline y la acompaña su paje, un "negrito".

            Tras escuchar la candorosa peripecia que les ha unido, Thibaud la seduce. Ya dispuesto a empujar contra ella, descubre que es un súcubo. Al día siguiente, el militar será encontrado en una chabola, tumbado "sobre una carroña medio podrida". Tras ser trasladado a casa de su padre, Thibaud recuperará el conocimiento y pedirá que se abra la puerta a un ermitaño que le exhortará al bien antes de morir.

***

            La perrita blanca nos propone la extraña experiencia de un campesino que habita en las inmediaciones de un árbol junto al que siempre descansa una perra inmaculada, a la que nadie ha podido coger nunca. De ahí que se diga que el animal es una creación del Diablo.

            Cierta noche, que uno de sus hijos ha ido donde la perra a por leña y no regresa. Nuestro hombre se adentra en el siniestro lugar en compañía de otro de sus vástagos. Al avanzar por aquel ámbito prodigioso, les empieza a parecer que el bosque no tiene fin. Es entonces cuando comienza a notar que está rodeado de seres espantosos. Cuando cree que un "pájaro de tamaño extraordinario" evoluciona por encima de él y la fatiga le vence, encomienda su alma a Dios, saca un crucifijo que lleva en el bolsillo y pierde el conocimiento.

            Al despertar la mañana siguiente, los árboles están teñidos de sangre y tienen "impresos caracteres mágicos y espantosos". En tan desolador paisaje, el campesino reconoce algunos restos de la ropa de sus hijos: a él le ha salvado el crucifijo.

***

            El viaje es una de las piezas más largas y más interesantes de las reunidas en Infernaliana. Durante un trayecto en diligencia, los viajeros charlan sobre distintos hechos infernales. Entre las experiencias que sacan a colación destacan la de un caminante que es recogido por un extraño caballero. El misterioso jinete no para de subir a gente a lomos de su caballo sin que falte espacio en la grupa de su montura.

            Cuando el narrador cuenta que son trece los que viajan en la diligencia, recuerda: "nuestro señor tenía la misma compañía que nosotros y el decimotercero era Judas". Dicho esto, escucha unos "alaridos espantosos" y vuelve a verse allí donde fuera recogido. Toda una maravilla reducida en página y media.

            El segundo de los dos fragmentos que integran en El viaje, pese a que los espectros que lo protagonizan tienen un aire humorístico, no deja de ser ni interesante ni ocurrente. Su protagonista, perdido en la noche, arriba a una casa en la que es recibido por una bella dama. Tras cenar junto a ella, la mujer se ausenta pidiéndole que la espere. En ello está cuando los fantasmas invaden la estancia. Más que siniestros, los espectros que le atormentan son bromistas: le mantean, se burlan y, finalmente, le afeitan media barba. Desde entonces no ha vuelto a crecerle el pelo en esa parte de la cara.

            El tercero de los cuentos reunidos en El viaje es una modalidad más del pacto diabólico. En este caso, El Maligno propone a su socio veinte años más de vida, tiempo en el que será su esclavo. Sin embargo, cuando el mortal fallezca, cambiarán las tornas.

            "Ambicioso, violento e irascible", según confesión propia, tras serle concedida la venganza que desea y caprichos como el de dar vida a una estatua de cera, de la que sale una mujer tan pérfida que hasta el mismo Príncipe de las Tinieblas le falta poder para complacerla.

            Cumplidos los veinte años, el Diablo anuncia que estrangulará a su socio en un par de días. Para evitar la muerte, el narrador buscará refugio en una iglesia, donde será exorcizado. Libre de todo mal, se le advierte que lleve siempre consigo una imagen de la Virgen. Cuando enseña la reliquia, un demonio camuflado entre los viajeros se abalanza sobre el narrador presto a quitarle su talismán.

            Esa misma noche, pernoctando en el castillo de una dama que también integra el grupo, las criaturas del infierno no tardarán en dejarse ver. Asustado, el socio que traicionó a Belcebú tiene tanto miedo que deja caer su reliquia. Los enviados del Averno se lo llevan "y que los perjuros tiemblen al leer tu historia".

            El resto de los textos de Infernaliana son meras anécdotas. Choca que el mismo autor nos advierta en la conclusión que son falsas. A menudo, se muestran revestidas de una vocación moralizante, en torno a aparecidos que indican a los vivos la autoría de un crimen o satisfacen una deuda.

 

 


[1] leí con agrado Historia de un muerto contada él mismo en el 99. Recuperaré las notas que tomé entonces en un asiento posterior para el que emplazo al lector de estas líneas.

 

Publicado el 18 de febrero de 2013 a las 17:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el faminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD