domingo, 9 de diciembre de 2018 23:47 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

La misteriosa dama del cerro de Garabitas

Archivado en: Ficciones

imagen

 

La extraña dama del Cerro de Garabitas

         (Esta ficción, sobre un supuesto Francisco de Goya cineasta, apareció originalmente en el número 699 del Magazine de El Mundo. Fechado el pasado 19 de febrero, fue un monográfico dedicado al artista aragonés con motivo de los premios Goya que otorga anualmente la academia de cine).

            Considerando que el Goya que pintó a los reyes, las duquesas y demás grandes de España era un artista que trabajaba de encargo, puede decirse que el verdadero Goya fue aquel otro de Los caprichos, Los desastres de la guerra o las Pinturas negras, su obra culminante a decir de los expertos. El genio que desarrolló sus pesimismos y sus terribles pensamientos, aquel que aludió a los monstruos que engendra en sueño de la razón en el título del más célebre de sus Caprichos.

            Sentado esto, si aquel Goya hubiese sido un cineasta de nuestros días, no hay duda de que habría cultivado el cine de terror. Ese fantaterror español que de antiguo es uno de los géneros más sobresalientes de nuestra cinematografía. Así las cosas, junto a otro aragonés, Luis Buñuel, sería el segundo gran sordo de la pantalla española. Esta noche podría optar al premio a la mejor película por una cinta en la línea de algunos de los grandes títulos del género de Alejandro Amenábar, Juan Antonio Bayona, Paco Plaza o Jaume Balgueró.

Almas en pena

            Tan afecto al costumbrismo madrileño como el verdadero Goya, unos meses antes emplazaría su cámara en la Casa de Campo de la capital para rodar La misteriosa dama de cerro de Garabitas, ultima entrega de una trilogía dedicada a los misterios de Madrid. Pondría así fin a un ciclo iniciado en 2006 con La extraña noche del capitán, un acercamiento a la leyenda del capitán de la guardia de Corps que amó a un espectro de la calle Sacramento. Ya en 2008 hubiese llegado La mujer alta, adaptación de la más hermosa de la Narraciones inverosímiles de Pedro Antonio de Alarcón, en la que un súcubo de descomunal estatura y vestido a la usanza del Lavapies decimonónico fuera el heraldo de las muertes de los seres queridos del protagonista, vecino de la calle Peligros. Para acabar ahora con La misteriosa dama del cerro de Garabitas.

            Esa última entrega del tríptico sería la transposición a nuestros días de esa conseja que reza que en esa altura de la Casa de Campo -tan cercana a la Quita del Sordo, la montaña del Príncipe Pío y tantos lugares del Goya verdadero- se haya el limbo donde moran las almas en pena de los madrileños; ese "agujerito" del cielo desde donde, ya en la eternidad, siguen observando su amado Foro. Más aún, a decir de los expertos, han de ser de ser algún paisaje El Pardo o la Casa de Campo ese lugar sobre el que se desarrolla El destino, la décimo primera de las Pinturas negras, antaño titulada Las Parcas por lo tenebrosas que resultan las cuatro mujeres que protagonizan la escena.

            Corona en la actualidad el Cerro de Garabitas una torre de vigilancia para los guardas del parque. Uno de ellos hubiese sido Simón Sanjuán, el protagonista de nuestro Goya cineasta. En la primera secuencia de la posible película, el realizador nos lo mostraría escrutando con sus prismáticos el parque al anochecer. Un escorzo inquietante irrumpiría fugazmente en su visión. Estaríamos en esa hora mágica en la que la tarde y la noche se confunden. Entonces, el cielo de la capital se vuelve rojo, como si quisiera recordar que Madrid, con su Ángel caído de El Retiro, es la única ciudad del mundo que alza un monumento a Lucifer.

Una marquesa italiana

            Los vigilantes de la Casa de Campo saben que en esos momentos el parque deja de ser ese entorno apacible, animado por paseantes, ciclistas y familias que disfrutan del aire libre. Porque cuando caen sobre él las sombras, dan paso a los espectros de los que se ahorcaron en sus árboles, los que hallaron la muerte en los navajazos de sus asaltantes y los miles de soldados que allí cayeron en la Batalla de Madrid, prácticamente prolongada durante toda la Guerra Civil. Fue en esta contienda precisamente cuando el Cerro de Garabitas, al ser una de las cotas más elevadas de la Casa de Campo con sus 667 metros, fue elegido por las tropas franquistas para colocar las baterías artilleras con las que bombardearon la ciudad.

            Siempre según la ficción elaborada por nuestro supuesto Goya, en el cuerpo sanitario del ejército asaltante habría una aristócrata italiana, la marquesa Ravendsi. La dama en cuestión encontró tan aburrida la temporada en Milán durante el otoño del 36 como imperdonable la ofensa que le hizo Fabio Malatesta, el camisa negra que amaba a la sazón. "Así pues, no se le ocurrió nada mejor que comprarse una ambulancia y venirse a la guerra de España en socorro de la rebelión", explicaba nuestro supuesto Goya en los primeros tratamientos de su argumento.

            A tenor de Saturno devorando a un hijo, otra de las más célebres de las Pinturas negras, no es descabellado atribuir cierta inclinación al gore por parte del Goya ficticio e imaginar a su marquesa atendiendo a unos regulares destripados en el Cerro de Garabitas. Así las cosas, hubiera caído sobre ella uno de los obuses con que los defensores de Madrid respondían a los ataques de los franquistas y su bello cuerpo, que tanta admiración causara en los veranos de San Remo y la Costa Azul, quedaría literalmente volatilizado. La gentil marquesa de nuestra supuesta película -que al fin y al cabo murió amando y violentamente, como dicen lo hacen quienes no han de hallar el descanso eterno- pasó a engrosar la nómina de las tristes ánimas del Cerro de Garabitas. Todo esto nos sería contado en un flashback, que el realizador, ahíto de la monomanía de nuestro cine con la Guerra Civil y el pasado político español, hubiese accedido a rodar de mala gana y de forma muy etérea a instancias de su productor.

El amante de la muerta

            Tras esos planos de Simón Sanjuán oteando los pinares a su cuidado, nuestro Goya nos hubiera llevado a una secuencia en la que espectro de la marquesa flotase sobre el Cerro de Garabitas como lo hace Asmodeo, el demonio que gravita junto a una figura femenina de manto rojo, sobre la escena de Visión fantástica, otra de las Pinturas negras. En su limbo, la marquesa Ravendsi hubiese creído ver en Sanjuán la reencarnación del Fabio Malatesta que amó en vida. Aferrada a dicha idea le saldría al paso en los solitarios caminos que discurren entre los encinares y pinares de la Casa de Campo para entregarse a él. En esas secuencias, ambientadas en nuestros días -o en nuestras noches por mejor decir- el Goya cineasta hubiese alcanzado su mejor registro.

            Se hubieran amado, naturalmente, porque la belleza de la italiana se hubiera conservado incólume, como si no hubiera caído sobre ella aquel obús que la hizo pedazos en el 36. Si cabe, se hubiera vuelto aún más etérea y el vigilante, al ver que se le ofrecía tan singular mujer, empujaría contra ella sin reparar en lo antiguo de su atuendo o en la frialdad de su cuerpo. "La belleza pura es insípida como una gota de agua", aseguraría el Goya realizador en las entrevistas. "Por eso busqué una actriz guapa pero que irradiara cierta perversión".

            Se hubieran amado como lo hacen entre los pinos y los matorrales esas parejas que no encuentran un lugar mejor para sus efusiones. O esos otros infelices que recurren a las prostitutas que se ofrecen entre los árboles. Tan dado a lo tremendo como el Goya pintor, al Goya cineasta de nuestros días no se le hubieran pasado por alto las meretrices que, como los espectros, menudean por la Casa de Campo al caer el sol para solaz de los desdichados a los que olvidó el amor correspondido. Todos ellos tan tristes como los peregrinos a la fuente de San Isidro en otra de los óleos a los que aludimos del verdadero Goya.

            En esas secuencias de nuestro nefasto siglo, rodadas con el convencimiento de que no hay magia sin horror, nuestro Francisco de Goya alcanzaría su mejor registro. En ellas se nos contaría como Sanjuán, tras alcanzar ese placer breve como un suspiro, pero que si se lo da la mujer que quieres es lo mejor del mundo para un hombre, iría a menos física e intelectualmente. Al fin y al cabo, él no amaría a una mujer, la suya sería una muerta. Un espectro que desaparecería dejándole aturdido entre los pinos y las encinas. Y así, sucesivamente, Sanjuán se iría sumiendo en una degeneración que le llevaría a perder el trabajo, convirtiéndole en un morador de la Casa de Campo, siempre a la espera de que al caer las sombras volviera a bajar a amarle su marquesa. Poseído por su muerta, él mismo daría miedo a las meretrices.

            Ya en la antesala de la gran noche del cine español, el Goya realizador, al volver la vista atrás pensando en largo camino recorrido, recordaría todos los esfuerzos para poner en marcha su trilogía. Aún le parecía verse asegurando a sus productores que "la fantasía es una de las formas más sublimes y elevadas del pensamiento".

(Publicado originalmente en el númerol 699 del Magazine de El Mundo)

 

Publicado el 24 de marzo de 2013 a las 22:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD