lunes, 27 de junio de 2022 13:24 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El otro Arthur Conan Doyle

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Historias espeluznantes" de Arthur Conan Doyle

imagen

 

            No sé si se debe a lo harto que estoy desde hace veinte años de la omnipresencia en el panorama literario de la novela negra, detectivesca, de investigación y demás temas afines. Pero lo cierto es que a mí, Sherlock Holmes no me interesa. Con todo, atesoro la biografía apócrifa del "detective consultor" debida al talento de William S. Baring-Gould. También guardo tres de sus aventuras, que leeré con agrado cuando la histeria colectiva por el relato criminal remita -si es que vivo para ver cómo este furor sosiega- y, siempre que vuelvo a Londres, hago las fotos de rigor en Baker Street.

            Pero lo que en verdad cuenta de este asunto es que hay varios admiradores de Holmes que me han descubierto tantas lecturas fundamentales, que han hecho que me interese por el Arthur Conan Doyle ajeno a célebre detective. Con este afán, en 2003 leí con avidez Historias espeluznantes apenas me fue obsequiado por sus editores. Lo que sigue son las notas que tomé en aquel momento.

            Escrito a modo del diario de su protagonista, El parásito -primera de las Historias espeluznantes- nos traslada a los días en que hacía furor el hipnotismo en las reuniones de la alta sociedad inglesa de principios del siglo XX. Acaso finales del XIX. Es entonces cuando un profesor universitario, escéptico ante cuanto se refiere a temas esotéricos, conoce a una mujer, especialmente repulsiva físicamente pero capaz de ejercer un poderoso magnetismo sobre cualquiera. Tras hacer saber sus dudas a la hipnotizadora sobre sus dones, ésta le anuncia que se lo demostrará. A la mañana siguiente, la prometida de nuestro profesor se presenta su casa para anunciarle, sin motivo alguno, que su compromiso queda roto. Horas después, cuando el escéptico, desolado, visita a su novia, descubre sorprendido que la joven no recuerda haberle visto con anterioridad a lo largo del día y menos aún la ruptura.

Poco durará la calma que halla el profesor tras descubrir que sigue teniendo novia, la magnetizadora comienza a apoderarse de su voluntad y, lo que es peor, se enamora de él. Así las cosas, mientras su prometida esta de viaje, el antiguo descreído visita a su nueva amada para ensalzar su belleza y decirle las palabras dulces que ella quiere escuchar. A la mañana siguiente, cuando el docente vuelve a ser dueño de sus actos, se avergüenza terriblemente de lo que la mujer le ha obligado a hacer.

Cuando en posesión de sus facultades nuestro protagonista confiesa a la hipnotizadora que lo único que le inspira es una profunda repugnancia, ésta le anuncia que donde pudo tener a una amiga tendrá a la peor enemiga. Efectivamente, los desvaríos que poseído por El parásito comienza a protagonizar el profesor durante sus clases le cuestan el puesto. Más aún, incluso llega a pegarse con un amigo sin ser consciente de ello. Durante unos días se cree a salvo de su terrible dueña, pero se debe a una enfermedad temporal de la magnetizadora. Con su novia a punto de regresar, el profesor ya da por perdida su vida cuando, repentinamente, vuelve a ser dueño de sus actos: la hipnotizadora ha muerto.

NNNNNN

El embudo de cuero es una de las mejores piezas de la selección. Basada en la teoría de que dormir junto a ciertos objetos puede suscitar en el durmiente sueños referidos a los usos que dichas cosas tuvieron, se nos propone la visita del narrador al domicilio de un amigo en 1882. Instalado por su anfitrión -Dacre, un coleccionista de curiosidades- junto a un extraño embudo, éste le pide que duerma allí.

En sus sueños, nuestro protagonista asiste a la tortura de una mujer por medio del embudo[1], "el tormento del agua o, como se decía en los días del simpático Rey Sol ‘el interrogatorio extraordinario'". Tras despertarse muy sobresaltado, recibe la visita del anfitrión, quien le explica que el embudo sirvió para el suplicio de una mujer de 1616 acusada de haber asesinado a su padre y a sus hermanos.

En aras de demostrar la veracidad de cuanto dice, Dacre coge un antiguo tomo de su biblioteca y comienza a leer los detalles del suplicio, que concuerdan con toda exactitud con los del sueño de su huésped. Finalmente, cuando el narrador pregunta a qué obedecen las muescas que muestra "el gollete de cuero", Dacre le explica que deben deberse a los mordiscos que dio en él la asesina mientras la torturaban.

NNNNNN

El espanto de la cueva de Juan azul es un monstruo pretérito. Se trata que un antiguo oso de las cavernas, "enormemente desarrollado", que vive en la gruta donde abunda el mineral al que alude el título.

Habiendo tenido noticia de su existencia por el escrito de un desconocido, nuestro hombre se acerca a la región donde se supone a la bestia, que a la sazón ha devorado algunas cabezas de ganado. Tras adentrarse en la gruta donde mora el espanto, el narrador se enfrenta a él y salva la vida al enfocarle con su linterna. Ello es debido a que, los largos años pasados en la cueva le han atrofiado la vista -sus ojos son dos "grandes globos blancos"- y la luz le hiere. He aquí un relato que no responde a las expectativas que despierta.

NNNNNN

El caso de lady Sanox es la mejor pieza de las aquí reunidas. Su protagonista es un cirujano -Douglas Stone- que mantiene una aventura, pública y notoria, con una hermosa mujer casada: la dama del título.

Una noche en que se dispone a ir al encuentro de su querida, el médico recibe la visita de un misterioso personaje, un turco que le requiere por una urgencia. Su mujer se ha desmayado y se ha cortado el labio con uno de los puñales de los almohades. Son éstas unas dagas impregnadas en un veneno que no conoce nadie, ni en Oriente ni en Occidente. La única salvación posible consiste en cortar, a la mayor brevedad, el miembro afectado. Aceptado el encargo, Douglas se desplaza hasta el domicilio del turco, quien le indica que no lleve cloroformo ya que los preceptos del profeta prohíben a sus fieles el uso de cualquier tipo de bebidas "espirituosas".

Ya en el domicilio del musulmán, víctima del primero de los síntomas del veneno -según se le explica a Douglas-, la mujer dormita con el rostro cubierto por el yashmak, sólo los labios permanecen al descubierto. El médico se muestra reacio a operar, habida cuenta de que el labio no presenta ninguna inflamación y la paciente no parece estar todo lo inconsciente que debiera merced al opio que su marido dice haberla suministrado. Pero la gran cantidad de dinero que el turco le ha entregado le convence.

Cuando finalmente Douglas da el tajo, la mujer se despierta sobresaltada por el dolor. No es otra que lady Sanox; el turco, su marido. La idea de los puñales envenados con una sustancia desconocida me ha resultado tan fascinante como la sutileza de la venganza del marido.

NNNNNN

Obedeciendo a una lógica tan exacta como la matemática tiniebla de Poe, y quien sabe si exorcizando alguna relación adulterina que le tocara a Conan Doyle de una u otra manera, La catacumba nueva narra la venganza de otro amante humillado. Sus protagonistas son dos arqueólogos desplazados en Roma. Kennedy, el primero de ellos, es un mujeriego; Burger, el segundo, se nos presenta como un hombre más interesado en su trabajo.

De hecho es este último quien acaba de descubrir una nueva catacumba. Kennedy le reprocha que no tenga confianza en él y le oculte su ubicación. Burger accede a darle noticia de su hallazgo a cambió de que Kennedy le refiera su aventura con una muchacha que ha dado mucho que hablar. En un principio, Kennedy se niega, pero acaba por acceder. Ya al corriente del romance, Burger lleva a su colega a la catacumba que acaba de descubrir. Se trata de una excavación llena de galerías. Inspeccionando una de las más recónditas, Burger confiesa a Kennedy que él era el prometido a quien la muchacha despachó para vivir su aventura con Kennedy y le deja abandonado sin luz y sin posibilidad de salir del laberinto construido por los primeros cristianos.

Dos meses después, la prensa da noticia del descubrimiento de Burger. En el artículo se dice que Kennedy fue el primero en descubrir la catacumba, pero que halló la muerte intentando salir de ella, según se deduce del estado de sus botas y sus pies. Nadie se preocupó en buscarle porque se supuso que había abandonado Roma por un escándalo sentimental.

NNNNNN

El gato del Brasil es un puma llevado a Inglaterra por Everard King, un primo del narrador que hizo dinero en el país carioca. Nuestro protagonista es un joven con aficiones caras que ha agotado el crédito que se le ha dado a cuenta de que su tío -del que es heredero- es una de una de las primeras fortunas del país. Así que cuando su primo le invita a pasar unos días en su mansión, no duda en aceptar la hospitalidad de su pariente.

Una vez en la suntuosa villa, todo es un primor, incluso el peligroso puma. Sólo dos cosas llaman la atención del narrador, la insistencia de la señora King en que se vaya y la gran cantidad de telegramas que recibe su anfitrión. Nuestro hombre está a punto marcharse, pero decide no hacerlo antes de haber puesto a Everard al corriente de su situación económica. El primo se muestra sensible ante el problema y le pide que vaya a verle después de la cena, cuando todo el mundo en la casa esté dormido. Se trata de una estratagema para encerrar al narrador en la habitación donde pasa la noche el puma, al que Everard no ha dado de comer...

Habiendo comprendido que él ha de ser el alimento de la bestia, consigue salvarse sin más daño que un zarpazo encaramándose a un lugar de la jaula donde el animal no tiene acceso. A la mañana siguiente, cuando el primo vuelve al cuarto esperando encontrar a nuestro hombre devorado, es él quien sufre el destino que había reservado para su pariente: el puma, excitado por la sangre probada tras el zarpazo, no reconoce a su amo y le devora.

Siendo Everard el segundo heredero de ese tío rico, y puesto al corriente por los telegramas de que éste ha muerto, el anfitrión urdió el plan para matar a su huésped. Se explica así también la insistencia de su mujer en que nuestro protagonista abandonara su casa.

NNNNNN

            En El espanto de las alturas, como en el de la cueva, vuelve a caer el alto nivel de la selección. Bajo la forma de la trascripción de las notas de un teniente del arma aérea desaparecido en vuelo, encontradas por un peón de labranza, se nos habla de la existencia de unas formas -como las medusas que "cruzan por nuestros mares en verano"- que habitan tras las nubes, en un determinado punto del cielo.

Después de haberse salvado una vez de ellas, hemos de suponer que en un segundo vuelo en su busca no ha corrido la misma suerte, yendo a ser pasto de esos monstruos del espacio. Además del que escribe las notas que conforman el relato, en su principio, Conan Doyle -para demostrar su veracidad- nos dice que ha habido otro piloto desaparecido por el mismo procedimiento.

 

 


[1] Aunque esto no se cuenta, se trata, según creo, de colocar al reo un embudo en la boca y hacerle tragar agua -o cualquier otro líquido- hasta reventar.

 

Publicado el 16 de abril de 2013 a las 12:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Magliette Arsenal Bambino (Web) - 22/5/2018 - 16:07

Pretty revealing looking forth to visiting again.

2 | real madrid trøje (Web) - 23/5/2018 - 02:57

Great looking site. Presume you did a great deal of your own html coding.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


 

          

 

Miniatura no disponible

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 


contador de visitas com


 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Nuevos momentos estelares de la humanidad

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el feminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

La primera chica de Éric Rohmer

El último cadáver bonito

La exnovia de James Dean que no quiso cumplir 40 años

Don Luis Buñuel, "ateo gracias a Dios"

La estrella cuyo fulgor se extinguió en sus depresiones

El gran cara de palo

Sylvia Kristel más allá de Emmanuelle

Roscoe Arbuckle, cuando se acabaron las risas

Laura Antonelli, la reina del softcore que perdió la razón

Nicholas Ray, que nunca volvió a casa

El vuelo más bajo de la princesa Leia Organa

Eloy de la Iglesia y el cine quinqui

Entiérralo con sus botas, su cartuchera y su revólver

La chica sin suerte

Bela Lugosi y la sombría majestuosidad de Drácula

La estrella de triste suerte

La desmesura de Jacques Rivette

Françoise Dorléac

Klaus el loco

Una hippie de los 70

Jean Esustache, entre la Nouvelle Vague y el ascetismo

Nadiuska, un juguete roto

Thea von Harbou

Jesús Franco

David Cronenberg

Sharon Tate, como en un cuento de Sheridan Le Fanu

Un guionista sediento

La reina del fantaterror patrio

Dalton Trumbo y los diez de Hollywood

La primera chica que arrojó una tarta 

El desdichado Hércules contemporáneo

En la tradición familiar

El músico del realismo poético

Otro tributo a la gran Patty Shepard

Elmer Modlin y su extraña familia

Las coproducciones internacionales rodadas en España

Marilyn Monrore y su desesperado último gesto

Un amor más poderosos que la vida

El actor atrapado en sus personajes

Entre el fantasma de su madre y el final del musical

Barbet Schroeder

Amparo Muñoz

Samuel Bronston más alla de Las Rozas

Chantal Akerman

Françoise Hardy 

Un antiguo dogmático

Jane Birkin

Anna Karina, su turbulento amor y el Madison

Sandie Shaw, ya con calzado

El gran Serge Gainsbourg

Entre la niña prodigio y la mujer concienciada

La intérprete de Shakespeare que inspiró a The Rolling Stones

La maleta del capitán Wajda

Val Lewton y su dramatización de la psicología del miedo

La alimaña de Whitechapel

Cristina Galbó

La caravana Donner

Eddie Constantine

Un nuevo curso del tiempo

Rosenda Monteros

Una criatura de la noche

Una carta a Nicolás I

Edison y el 35 mm

Barbara Steele

El felón Esquieu de Floyran acaba con los templarios

Entre Lovecraft y Hitchcock

Tchang Tchong Yen recuerda a Hergé

La musa del ciberpunk

Néstor Majnó

Una leyenda del Madrid finisecular

El rey de la serie B

La primera cosmonauta soviética

Cuando la injuria sucede a la fatalidad

Bajo Ulloa y sus cuentos crueles

La cicerone de los Stones en el infierno 

Nace Toulouse-Lautrec

El París del Charlestón se rinde a Josephine Baker

Nastassja Kinski, la dulce hija del ogro

Un tributo a Sam Peckinpah

La leyenda del London Calling

Fiódor Dostoievski frente al pelotón de fusilamiento

Mi alucinada favorita

El hombre de las mil caras

El 7º de Caballería pierde la gloria

Un recuerdo de Silke

El genocidio camboyano

Peter Bogdanovich

Guy Debord y la sociedad del espectáculo

Un héroe de Iwo Jima 

Lupe Vélez tras el último tequila sunrise

El general Lee

Roman Polanski

Un hampón italoamericano

Jane Fonda en su juventud

Kraken en la Cuesta de Moyano

Josef von Sternberg

The Beatles en The Carvern y en el show de Ed Sullivan

Que la tierra le sea leve a Douglas Trumbull

El último superviviente del hampa de Chicago

Inma de Santis

El Álamo

Una musa insumisa

El malvado Zaroff y un elogio a las revistas pulp

Miles Davis

Un polaco y el amour fou

La Legión extranjera como género literario

Conchita Montenegro

Peter Lorre y su cara de villano

El juez de la horca

Syd Barrett

Kathleen Turner

Una caricatura de la hombría

Eric Clapton

Helga Liné

Butch Cassidy

Carlos Arévalo, un cineasta español

Nace el último bohemio

Pascual García Arano

María Perschy

El Combray de Ingmar Bergman

Carlos Castaneda

Una canción de Neil Young

Un suicida dandi

Hedy Lamarr

Nace la academia

Philip K. Dick y sus realidades bastardas

La última mujer fatal

Andréi Tarkovski, otro maldioto por la censura soviética

Nace la música de la New Age

"Wie einst" Lili Marleen

Una lectura de Byron en Villa Diodati

Un apostol de la sedición juvenil

Ava en mi ciudad

Rider Haggard

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD