lunes, 22 de octubre de 2018 15:29 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un Hoffman menor

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Los elixires del diablo"

imagen

 

                   Los elixires del diablo, de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann -leída y anotada en septiembre de 2000-, es una obra confusa, que se dispersa en un montón de propuestas. Bien es verdad que casi todas ellas son sugerentes, pero a la postre, precisamente por serlo, acaban defraudando el interés que despiertan. Uno de los peores reproches que podemos hacer a una novela de miedo.

                   El pequeño Medardo, estigmatizado por las impiedades de sus antepasados, crece bajo la tutela del clero. Con estos antecedentes, nada más normal que la precocidad de su vocación religiosa. Convertido en fraile, le es encomendado el cuidado de una reliquia, de la que se dice fue un elixir con el que el Maligno quiso tentar a San Antonio. Habida cuenta de la cantidad de referencias a la ingestión de sustancias -alcohol, drogas, etcétera- que pueden desprenderse de este último dato, cumple reparar en su significado. Y es justo ver en él un trasunto de la mismísima manzana del pecado original ni más ni menos. Pero Medardo no repara en ello. Viendo que dos visitantes del monasterio dan cuenta del elixir alegremente, nuestro fraile, tras superar la tentación, decide imitarlos. Acto seguido comienzo su fantástica aventura.

                   El primero de los síntomas de la embriaguez producida por el néctar del Diablo es una elocuencia en el púlpito. Tanto el prior como la abadesa, que han apadrinado a Medardo en su infancia, dudan de la fluidez de su verbo. Donde la feligresía ve piedad, los superiores religiosos no encuentran sino vanidad y arrogancia.

                   Las similitudes de Medardo con el Ambrosio de Lewis no son casualidad. Tampoco es gratuita, como en un principio creí, la afirmación de la deuda de este texto con El monje. En la página 210, dentro de una carta referida por Aurelia a la abadesa leemos: "(...) vi sobre la mesa un libro extraño. Era una novela traducida del inglés: ¡El monje! Un estremecimiento helado acompañó al pensamiento de que mi amado desconocido era un monje". Lástima que el homenaje, sin ser el plagio que descaradamente podría ser -todo hay que decirlo-, no esté a la altura de las circunstancias.

                   Vista la vanidad que se encierra tras su falsa piedad, su superior ordena a Medardo que viaje a Roma. En ello está cuando se desata la fantástica experiencia del religioso. Llegado a un siniestro desfiladero presenciara la muerte de un misterioso personaje al precipitarse al vacío. Se trata del conde Vitorino, quien se hacía pasar por un fraile como el nuestro en el momento de su caída. Dándose la casualidad de que el desdichado guarda un asombroso parecido con nuestro protagonista y de que estaba metido en una intriga de faldas en un castillo próximo, Medardo decide ocupar su puesto. Allí -sin que nadie lo advierta, primera nota chocante-, fingirá ser el amante de Eufemia, la dueña, mientras disfruta de la hospitalidad del castellano.

                   Pero quien en verdad le inspira es la ya citada Aurelia, la bella hija de la casa. Medardo ve en ella la imagen de Santa Rosalía que tanto admirara de niño. Descubierto por el hermano de la bella -Hermógenes- en el momento de llegar a la conclusión de sus amores adulterinos con Eufemia, dará muerte a una y a otro, siendo Aurelia testigo del asesinato de su hermano.

                   Refugiado bajo una falsa identidad en una ciudad, allí conocerá a un prodigioso peluquero -Belcampo, más fantástico que terrorífico- que está al corriente de la experiencia del religioso y le proporciona nuevos peinado y atuendo.

                   Cuando Medardo ya se cree integrado en el lugar, asistiendo a una reunión de sus nuevos amigos, se presenta en ella un artista muy admirado que va mostrando la vida del fraile en sus cuadros hasta llegar al crimen que cometiera en el castillo en uno de los pasajes que más me han interesado. La huida vuelve a imponerse a nuestro protagonista.

                   El siguiente episodio tendrá lugar en la casa de un guardabosques. Si no recuerdo mal, es aquí donde -merced al relato de este nuevo personaje, quien ha dado cobijo a un monje desquiciado, cuya experiencia es exactamente igual a la de nuestro Medardo- se nos refiere por primera vez la existencia de un doble. Reducido a una simple justificación que aparece y desaparece cuando a Hoffman le viene en gana, a mi juicio, el del sosia, que tantas posibilidades ofrece, será uno de los asuntos peor tratados del texto.

                   La nueva etapa del viaje de Medardo le llevará al reino de un benévolo príncipe. Tras entrar en la corte merced a su erudición y unas disertaciones sobre el juego que a fe mía no vienen al caso, Medardo será reconocido por Aurelia como el asesino de Hermógenes y detenido por dicho crimen.

                   Mientras el lector -como el mismo Medardo, quien ocupa el tiempo en su celda en urdir coartadas- está convencido de que el fraile, ahora cortesano, es el asesino, resulta ser que no. Ha sido el doble y Medardo, tal y como pretendía él mismo en las argumentaciones que inventaba en su confinamiento, es un noble polaco.

                   Liberado mediante esta chapuza narrativa de la prisión, convencida la misma Aurelia de su inocencia, se prometerá a él en matrimonio. Sin embargo, después de un nuevo transporte durante la que habría de ser su boda, que coincide con la que habría de ser la ejecución de su doble, Medardo es presa de un delirio en el que dará muerte incluso a la misma Aurelia.

                   Vestido otra vez de fraile, Medardo despertará de su acceso de locura en un manicomio al que le ha llevado Belcampo. Reemprendido el camino a Roma, en la Ciudad Eterna volverá a ser famoso por su bondad. Tanta será la estima de la parroquia romana que el mismo pontífice le llamará a su presencia. Cuando el papa -un hombre descreído en el que Hoffman personifica toda su crítica religiosa. Aunque a diferencia Lewis, el alemán apenas se muestra anticlerical- considera la posibilidad de convertirle en su confesor, Belcampo -creo recordar- le advierte que por ello su vida corre peligro. En efecto, tras ver cómo el mismo fraile que le acusara ante el tribunal de la corte -quien luego le pide perdón- es degollado por los miembros de otra orden religiosa, Medardo regresa a su convento.

                   Con anterioridad, la historia del doble nos es referida mediante un dudoso artificio: un manuscrito dejado por el pintor que mostraba la experiencia del religioso en sus cuadros. Descendiente de un artista impío, que pintó a Santa Rosalía (Aurelia) desnuda y engendró varios hijos exactamente iguales, todo parece indicar que ha sido uno de sus hermanos -o primos- el autor de cuantas fechorías se le han imputado a nuestro buen monje.

                   Otra vez en su monasterio, Medardo es bien recibido por sus antiguos compañeros. Allí asistirá, ya sin transportes, a la ordenación como monja de Aurelia, que no murió, como todos creímos, asesinada por Medardo.

                   Por su parte, la religiosa -en la que resuenan todas las monjas seducidas de la historia de la literatura- es descendiente de la modelo en quien el antepasado artista del monje quisiera ver a Santa Rosalía. Pero el doble del fraile dará muerte a la bella hermana, quien exhalará su postrer suspiro perdonando a Medardo.

                   El último descendiente de una estirpe maldita ha expirado su culpa, y la de todos sus ancestros, superando la tentación de abalanzarse sobre ella el día de la ordenación. Un año después será nuestro fraile quien fallezca. Todo parece indicar que Santa Rosalía (Aurelia) le ha llevado con ella. Lo que está claro es que este folletín -aturulla hasta en este simple apunte de su asunto- desmerece la genialidad de su autor en sus grandes aportaciones a la literatura gótica.

 

Publicado el 27 de abril de 2013 a las 01:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD