miércoles, 26 de septiembre de 2018 11:54 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Mi primera lectura francesa

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "El emperador de China" de Jacques Martin

imagen

 

                   Recuerdo que me compré El príncipe del Nilo, mi primera aventura de Alix, en la sección de cómics de la Casa del Libro mediados los años 80. No mucho después, Norma Editorial abandonaba la publicación de la serie. En los casi treinta años transcurridos antes de que Netcom2 la retomara hace apenas dos o tres temporadas, la colección se convirtió en un auténtico mito entre los amantes españoles de la Línea Clara. Jamás me cansaré de repetir que Alix -junto con Tintín y Blake y Mortimer- integra el triunvirato rector del cómic belga. Que es como decir lo mejor de lo mejor.

                   Nunca publicada íntegramente en nuestro país con anterioridad a la iniciativa de Netcom2, aquellos números de Alix que aparecieron con el sello de Norma -y más aún los que vieron la luz en los años 60 con la marca de Okius Tau- se convirtieron en álbumes preciadísimos, de esos que raramente se pueden encontrar y siempre a precios muy elevados. Ante este panorama, me hice a la idea de evocar las aventuras de Alix como las de Steve Pops, aquella parodia de James Bond, original de Jacques Devos, que supusiera otro de los grandes mitos del cómic belga. También publicado en España por Okius Tau, tuve la primera entrega, Steve Pops contra el doctor Yes (1967), hasta que las continúas trampas que han jalonado mi vida me obligaron a venderla. Aún la añoro como a uno de los grandes tesoros perdidos de mi feliz infancia.

                   Con Alix no estaba dispuesto a la añoranza. Así que, ante la imposibilidad de leerlo en español, en mi visita a París de 2000 entré en una de esas esplendidas librerías de cómics -bande dessiée que allí los llaman- de los aledaños de Saint-Michel dispuesto a hacer de El emperador de China en la edición original de Casterman mi primera lectura francesa. La experiencia no pudo ser más gratificante. Al punto comprendí lo dados que son las viñetas y los bocadillos para el aprendizaje de una lengua. De ahí su frecuencia en los métodos de idiomas. Dicho esto, paso a reproducir las notas que tomé entonces, en mayo 2000 -buena época- tras la lectura.

                   Publicada originalmente en 1983, cuando Jacques Martín se encontraba en la plenitud de su trazo y no precisaba colaboradores, la historia se abre con Alix y Enak recién llegados a Elefanta, un puerto de la India. Acompañan al griego Mardokios, hijo del mentor del primogénito del emperador de China, el príncipe Lou Kien. El heleno les ha invitado a viajar con él. Ya en el junco que habrá de llevarles al país de la Gran Muralla, la embarcación es abordada por unos piratas. En este ataque, Alix salva la vida del príncipe Wou Tchi, un primo del emperador chino.

                   Una vez en China, mientras se dirigen al palacio imperial, un poeta les sale al paso y Wou Tchi comienza a apalearle. Alix, que como todos los personajes de la Línea Clara está imbuido del afán de justicia y tolerancia de Tintín -en cuya revista nació-, no duda en salvar al bate de las iras del príncipe.

                   Enclavado en una isla maravillosa, el palacio real resulta ser un nido de intrigas y traiciones. Apenas son recibidos por el emperador, nuestros dos amigos llaman positivamente la atención de Lou Kien. Éste resulta ser un joven enfermo desde que, un año antes, fuese herido por una flecha envenenada mientras participaba en una batalla al frente de sus tropas. A la sazón languidece en espera de la muerte con un único interés: ver pintada de rojo una montaña que se alza frente al templete -kiosque lo llama Martin- en que su majestad acostumbra a apreciar el paisaje.

                   Obsesionado con la realización de tan desatinado capricho, Lou Kien pide a Alix que vaya a inspeccionar la marcha de los trabajos. Alberga la sospecha de que el pueblo esclavo que está pintando el monte no avanza todo lo deprisa que debiera. Cuando Alix, obedeciendo a esos códigos de los héroes de la Línea Clara referidos, se niega a cumplir la misión, Lou Kien le ofrece a cambio la posibilidad de poder abandonar el palacio. Según la ley, ningún extranjero que haya estado en su interior puede salir con vida. La empresa del joven galo se entremezcla con una intriga palatina, un golpe de estado, en la que están involucrados Mardokios, su padre y Wou Tchi.

                   Ajeno a la conjura, Alix, en compañía del joven Wiong, descubre que los trabajadores que pintan la montaña son arrojados al lago por sus guardianes.

                   De regreso a palacio, mientras Wiong se escapa, Alix es apresado acusado de la muerte de Mardokios y su padre, en tanto que Enak no goza de mejor suerte. La culpa del joven egipcio es haber sido amigo del príncipe. Sólo por esto, deberá ser enterrado junto a él.

                   Tras escapar de su cautiverio merced a la colaboración de Wou Tchi, con la ayuda de éste y del poeta al que defendiera en el camino al palacio, Alix saca a Enak del mausoleo en el que ha sido enterrado vivo junto a Lou Kien y una pequeña corte. Cuando el galo se introduce en tan tétrico lugar, todos ellos están narcotizados.

                   Alejados de la ciudad imperial, nuestros amigos hallarán refugio en la casa de unos pescadores. Pero no tardarán en tener que volver a emprender la huida: el emperador ha puesto precio a sus cabezas. Presos otra vez de semejante déspota, nuestros héroes están a punto de ser decapitados -como ya lo han sido el poeta y cuantos les han ayudado- cuando Wou Tchi intercede por ellos. Wiong no tendrá tanta suerte: será degollado mientras el junco que se lleva a nuestros amigos de China inicia su singladura.

                   Una obra excelente, en la que ese hilo de Ariadna del que hablaba Hergé discurre a la perfección, a veces entre asuntos tan poéticos como la quimera del monte pintado de rojo.

 

Publicado el 19 de mayo de 2013 a las 19:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD