miércoles, 19 de septiembre de 2018 10:07 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El cementerio Père-Lachaise

Archivado en: Entre la imagen y las mil palabras, "El cementerio Père-Lachaise"

imagen

            Ya sabía de esa jovial peregrinación que lleva a tantos alucinados a la tumba de Jim Morrison. Pero no acaba de ubicar la legendaria sepultura en el cementerio del Père-Lachaise hasta que Jesús Ferrero me recomendó la visita a esta necrópolis en la primavera de 2000. Recuerdo que ya hacía las maletas para mi viaje de aquel año a París cuando le llamé para preguntarle la dirección de la librería Shakespeare & Company. Quería hacerme en ella la debida foto. Al volver a Madrid tenía la instantánea que da fe de que estuve en el establecimiento fundado por Silvie Beach, quien como es sabido, en 1922, editó por primera vez el Ulises, de James Joyce. Pero las imágenes de las que me sentía más satisfecho eran las del Père-Lachaise. Pues en la toma de éstas, que no de aquélla, hallé la mayor expresión de esa comunión con mi mitología que siempre me lleva a París.

            Y es ahora, con la digitalización mis viejos negativos -que naturalmente también entraña toda una reorganización de mis recuerdos-, cuando comprendo que aquellos paseos por el Père-Lachaise donde las tomé fue lo mejor de mi primera visita al París del siglo XXI, a la vez que inspiración de uno de mis reportajes fotográficos de los que me siento más orgulloso.

            No tengo datos para afirmarlo tajantemente, pues lleva el nombre de un cura -el confesor de Luis XIV- y tiene, como poco, una capilla. Aun así, todo parece indicar que es un cementerio aconfesional. De ahí su eclecticismo, que permite que las tumbas de finados de los más variados credos se mezclen con las de quienes no tuvieron ninguno. Eso es lo que le ha convertido en la necrópolis más famosa del mundo -no creo que sea camposanto de ninguna fe, he de insistir- porque es lo que ha permitido una profusión de protagonistas de la cultura que no admite comparación alguna.

 

           Recuerdo que llovía cuando llegamos, con lo que Cristina estaba incómoda y apenas me dejó ver el emplazamiento de las sepulturas en ese plano que recibe al visitante. Así que encontrarme de pronto con la tumba de Balzac fue la gran sorpresa de aquel viaje a París. Seguro que quiere decir algo que escampara precisamente entonces. Tomé al punto la primera imagen. Acto seguido, como solía hacer cuando trabajaba con cámaras de foco manual, enfoqué a Cristina y, tras tomar una referencia en el suelo desde donde lo había hecho, le di a ella la cámara para volver a mi sitio junto a la tumba del maestro y que me retratara. Arriba se reproduce con otra tonalidad porque está escaneada de un positivo. Aquellas Fueron las primeras de una serie de vistas que tomé azorado por la emoción de encontrarme frente a las últimas moradas de Guillaume Apollinaire, Oscar Wilde -bajo estas líneas- o Max Ophüls, entre tantos otros poetas, escritores y cineastas que admiro desde las primeras noticias que tuve de sus obras respectivas.

            Modigliani y su Jeanne Hébuterne -"compañera devota hasta el sacrificio extremo", según reza su epitafio-, Yves Montand y Simone Signoret -bajo esta líneas-, Abelardo y Eloísa... Los que se amaron hasta que les separó la Parca yacen juntos. Sus fosas vienen a demostrar que su amor fue -es- más poderoso que la vida. Y mi emoción fue tanta en aquella toma de vistas que, cuando el carrete -uno de aquellos Tmax 400 que tanto estimé- se me acabó, creí por un instante que el motor de mi tercera Yashica se había estropeado. Para salir del paso comencé a trabajar con la TLR y me apliqué en la grabación de ese video 8 con el que tomé unos planos de todos los lugares que visitamos en aquel viaje a París. Las fotos sacadas con la TLR no las estimo. Pero si un día tengo un ordenador lo suficientemente potente para editarlo, lo haré y subiré el video a esta bitácora.

            Quedémonos de momento con aquella primera visita al Père-Lachaise, a la que puso fin Cristina cuando, ya cansada de tanta celebración de mi mitología, me urgió a que nos fuéramos. No había visto la tumba de Jim Morrison. No obstante lo cual, tenía la sensación de haber estado en Olimpo de mis lecturas y admiraciones. De modo que la cosa me supo a poco. Me faltaban por ver los sepulcros de Georges Méliès y Nadar, uno de los fotógrafos que más admiro.

            Dos días después, el último de nuestro viaje, mientras Cristina se arreglaba para salir, lo que de ordinario le lleva un par de horas, volví al parnaso de mis mitos en busca de todas esas tumbas que no pude visitar la primera vez. Entonces me di cuenta de que, aun siendo un cementerio, no es tenebroso en modo. De hecho, para los parisinos es un parque como puedan serlo para los madrileños los jardines de Sabatini. En aquella segunda ocasión, tomé la avenida circular y llegué hasta el Muro de los Federales. No tengo la más mínima afinidad política con los comunistas. Pero me impresionó encontrar ese monumento que recuerda a los españoles que lucharon contra el nazismo, anarquistas principalmente, dicho sea de paso.

            Lastima que las imágenes que tomé de la placa que conmemora a los comuneros que allí mismo, contra ese muro, fueron fusilados, cuenten entre los clichés que no me parecieron satisfactorios en el positivado. La primera ampliación de estos negativos, siempre en aquellas noches en que montaba mi cuarto oscuro en el mismo lugar donde escribo esto, fueron especialmente laboriosas. No acababa de dar con el papel adecuado. Como tampoco acabe por dar con la tumba de Jim Morrison.

            Esa misma primavera de 2000, cuando me encontré con Jesús Ferrero e Irene Gracia en la fiesta que entonces organizaba El Mundo con motivo de la Feria del Libro madrileña, les agradecí el consejo. Abundando en el tema del turismo necrológico, Irene me dijo que ellos visitaban los cementerios de todas las ciudades a las que viajaban. "El de Venecia es especial, porque vas en barca y parece que te lleva Caronte". Desde tengo ganas de seguir aquel nuevo consejo.

Publicado el 9 de julio de 2013 a las 13:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Begoña (Web) - 09/7/2013 - 18:25

¡Estupendo reportaje! Es impresionante las historias que esconden los cementerios y lo mucho que cuentan de sus moradores. El arte funerario se ha perdido bastante pero creemos que es una forma muy bonita de homenajear a nuestros seres queridos o personajes ilustres de nuestra época.Gracias por compartir tus fotos.

2 | Javier Memba - 10/7/2013 - 00:43

Gracias a ti, Begoña, por tu interés.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD