viernes, 6 de diciembre de 2019 01:19 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Una nueva aventura de Jhen

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Los desolladores" de Jacques Martin y Jean PLeyers

imagen

            En los foros donde se expresan, veo que los lectores más veteranos de las aventuras de Jhen, quienes las leían en francés con anterioridad a las impagables traducciones españolas de NetCom2 editorial de nuestros días, veneran esas ediciones originales de Casterman de los años 80. Hasta el olor estiman de estas últimas. En los 80 yo descubrí las aventuras de Blake y Mortimer publicadas por Ediciones Junior, el sello de Grijalbo Dargaud que tanto contribuyó a la difusión del cómic francobelga en España. Y en efecto, aún recuerdo el olor de los álbumes nuevos. Al tener un mayor número de tintas, puede que incluso fuera más grato que el del resto de los libros recién impresos.

            Mi primer Jhen, El secreto de los templarios, dado a la estampa por Casterman, hubiese sido una de aquellas ediciones mitificadas por los devotos si no fuera porque su pie de imprenta data del año 99. Ya entonces, una de las cosas que más me llamó la atención fue la presencia de Gilles de Rais -uno de los mayores y más despiadados asesinos en serie que la historia registra- como uno de los héroes de la colección. Comprendo ahora que Martín, autor sólo del guión ya que el dibujo es obra de Jean Pleyers, mi favorito de sus muchos colaboradores, se había propuesto la rehabilitación del señor de Rais -que también fue mariscal de Francia y perteneció a uno de sus más antiguos linajes- merced a sus hechos de armas. Sin ocultar para ello el lado abominable del barón de Rais. El propio Jhen le recrimina cuando de madrugada le despierta el hedor que se desprende del inquietante humo que sale de una de las torretas de castillo que les alberga. Siempre que abro un álbum de Jacques Martín me ratifico en la idea de que, debería figurar en ellos, aquella leyenda que rezaba "cómic para adultos", en las publicaciones de propuestas similares de mi juventud. Así se evitaban los malos entendidos que pudieran surgir de la extendida idea de que los tebeos sólo eran para los niños.

            Incondicional de Juan de Arco, de Rais permaneció fiel a La Pucelle hasta que ésta fue a enfrentarse a su destino. Así que en El oro de la muerte, la primera entrega de la serie, apenas tiene noticia Gilles de Rais de que Jhen ha intentado salvar de la hoguera a la doncella de Orleáns, se hace su amigo incondicional. Sólo por esa amistad, El mariscal de las tinieblas, como tan acertadamente le llamó Juan Antonio Cebrián, su biógrafo español, permite que Jhen le censure las abominables prácticas a las que se entrega junto a sus nigromantes.

            En El oro de la muerte, donde los dos amigos persiguen a los felones que vendieron a Juana a los ingleses, se alude tangencialmente a "los desolladores". Al parecer, éstos fueron una tropa mercenaria llevada a Francia por Carlos VII para combatir contra los ingleses en el tramo de la Guerra de los Cien Años donde está ambientada la serie: 1431. Como el rey no pudo -o no quiso- pagarlos, los desolladores se ganaron su terrible nombre arrancando la piel a tiras a los aldeanos que se negaban a pagarles el tributo que les exigían.

            Cuando su nueva aventura empieza, Jhen cabalga junto a Eustache de La Gore y algunos dignatarios de la villa hacia el burgo de La Gore. Como el arquitecto que es, nuestro héroe se dispone a reparar las murallas de la ciudad, y a organizar su defensa a la espera de un ataque de los desolladores. En la segunda viñeta, Prefecto, el ermitaño de uno de los bosques del lugar, les ha atacado creyéndoles bandidos. Aclarado el mal entendido, Prefecto se une al grupo que cabalga hacia La Gore.

            Ya en las inmediaciones del burgo, Jhen y Prefecto invitan a buscar refugio intramuros a Matilde y Ariana. Dos mujeres malditas por "las matronas del pueblo" porque sus esposos se interesaban demasiado por la belleza de la segunda. El antiguo ermitaño, al punto, queda prendado de ella.

            Apenas han acabado de acomodarse en el burgo Jhen y Prefecto cuando hace aparición Conrad Tierstein. Es el jefe de los desolladores y se presenta a Eustache para proponerle el pago de diez alforjas de oro y plata a cambio de que la terrible horda pase de largo por sus dominios. Ni que decir tiene que tiene que la respuesta es negativa.

            Para organizar la defensa, Jhen ordena talar los bosques próximos a La Gore. De esta manera, además de conseguir puntales para los tramos de las murallas que se están viniendo abajo, quita a los desolladores la posibilidad de hacer máquinas de guerra.

            Así como en sus series dedicadas a la antigüedad clásica -Alix, Orión, Keos probablemente, aunque me es desconocida-, Martin apenas se detiene en la crueldad, en Jhen no la evita. Bien es cierto que no se recrea en las atrocidades, pero tampoco faltan viñetas donde se muestran los suplicios que infligen los desolladores a los campesinos que se han negado a pagarles. Decididamente, la obra de Martin -a excepción, si acaso, de aquel Lefranc que leí en Ediciones Junior en los 80- es para adultos. Adultos interesados en las amenidades de la historia antes que jóvenes cautivados por la aventura y el dibujo. De hecho, sus reproducciones de la Grecia de Orión y el medioevo de Jhen -como ya he expresado en estos mismos apuntes- se me antojan mejores que las del común de las películas.

 

            Nada más llegar -volviendo a las esplendidas viñetas que hoy me ocupan-, los desolladores se aplican en la terrible práctica que les da nombre. Los campesinos que se han negado a pagarles son despellejados, a modo de espectáculo, de cara a los sitiados de La Gore. Jhen no tarda en comprender que se trata de una estratagema de Conrad Tierstein para distraer la atención de los defensores de la ciudad, y mandar a un buen contingente de su horda al asalto de las murallas por donde la fortificación está más deteriorada. Tanto ese primer ataque, como todos los demás, serán contenidos.

            Sorprende que en medio del asedio, los desolladores permitan el paso al recaudador de impuestos del rey, quien ha intentado en vano cobrar un tributo en el burgo. Pero como el propio Jhen explica (pág. 23), "jamás se ha visto que una tropa protegida con las armas del rey sea atacada". Sí es más previsible es que Jhen y Conrad Tierstein, tras varios días de asedio, decidan jugarse la continuidad del sitio en combate singular.

            Naturalmente, el héroe gana. Pero el villano queda prendado de Ariana, cuando ella, desoyendo la advertencia de Jhen, se asoma desde su escondite para ver el desarrollo de la lucha. Cautivado por la muchacha maldita, Conrad Tierstein -traicionando la palabra que ha dado a Jhen- anuncia que no levantará el sitio hasta que no se la entreguen. Los sitiados están dispuestos a ello. Así que Ariana, Matilde y Prefecto escapan por un antiguo pasadizo.

        En lo que a La Gore se refiere, será Gilles de Rais quien la libere cuando los desolladores preparan el asalto final. Puesto en aviso de lo que allí sucede, acude en auxilio de Jhen con su ejército. Peor será la suerte de Ariana. Habiéndose adentrado en uno de los bosques por los que discurre su huida, será atacada por unos lobos que la matarán a mordiscos. Decididamente, las aventuras de Jhen, la obra de Martin en general, además de un prodigio, es para adultos.

Publicado el 13 de julio de 2013 a las 00:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

 

 

 

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD