viernes, 21 de septiembre de 2018 18:40 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

"El juramento de los cinco lores", una nueva entrega de las aventuras de Blake y Mortimer

Archivado en: Cuaderno de lecturas, las aventuras de Blake y Mortimer, sobre "El juramento de los cinco lores"

imagen

            Si hay algo de lo que abomine tanto como del cine contaminado por la política, eso es el cine contaminado por el teatro, excepción hecha de las adaptaciones de Shakespeare de Orson Welles. Tengo la teoría de que es mucho más estrecha la relación entre la pantalla y cómic que entre la pantalla y la escena. Los planos son las viñetas del cineasta y viceversa. El asunto de El juramento de los cinco lores, la nueva entrega de las aventuras de Blake y Mortimer debida a Yves Sente y Andre Juillard, ha venido a ratificarme en mis convicciones.

            No hace falta ser cinéfilo, basta con ser un simple aficionado al cine para recordar ese accidente del comienzo de Lawrence de Arabia (David Lean, 1962) en el que pierde la vida el protagonista de la cinta, que realmente arranca tras el flashback que sucede al funeral. Pues bien, toda la trama de El juramento de los cinco lores tiene su origen en ese mismo accidente de motocicleta que costó la vida al militar británico. Y también es otra analepsis, otra vuelta atrás, concerniente a T. E. Lawrence -como firma el propio Lawrence de Arabia Los siete pilares de la sabiduría (1922), texto donde da cuenta de su experiencia en la rebelión árabe contra el imperio otomano- la que abre El juramento. Muy probablemente sea el manuscrito de ese libro el que debamos entender le es robado al héroe por unos miembros del MI5 mientras espera en la cantina de una estación un tren que ha de llevarle a Bristol. Estamos en 1919 y el paladín británico del panarabismo es conminado por Lawless, -un antiguo subordinado suyo, ahora el jefe los agentes- a enmendar los fragmentos antipatrióticos de su libro.

            Treinta y cinco años después, ya en Oxford y en el tiempo en el que va a tener lugar la narración, los robos en el Ashmolean Museum de diversos objetos, no especialmente valiosos, por un misterioso encapuchado se suceden a las muertes de los tres primeros lores. A veces de forma tan violenta a como las torturas a las que es sometido lord Toddle. Aunque su martirio se nos omite, siéndonos dado a entender por las viñetas que nos muestran a Toddle maltrecho, tales crueldades hubieran sido inimaginables en las entregas originales del gran Edgar P. Jacobs. Por el contrario, el dibujo se me ha antojado jovial en comparación a los diseños del creador de la serie. Al estar ambientado en Inglaterra, en una Inglaterra casi siempre nevada, El juramento, a mi entender, debería haber sido un álbum tan sombrío como las primeras viñetas de La marca amarilla, la obra maestra de la serie.

            Sin embargo, más que a las entregas de Jacobs me ha recordado a los dos tomos de La maldición de los treinta denarios. No tanto por los dibujos, aunque también, como por el personaje de Lisa Pantry. La secretaria del profesor Diging, el responsable del Ashmolean Museum, toca tan de cerca a la Eleni Philippides como el cine al cómic. Ninguna de las dos son esas buenas chicas que parecen ser en un primer momento. Lástima que Olrik no esté compinchado con Lisa, como lo estaba con Eleni. Pero ni el coronel ni ningún otro de los villanos habituales de la serie hacen aparición en esta entrega. Los he echado de menos. Muy en especial al gran Olrik.

            Aquí los malotes tardarán en darse a conocer. Antes sabremos -en otro flashback que nos lleva a la juventud del capitán Blake y se abre con las explicaciones que éste da a Mortimer cuando la verdad comienza a salir a la luz- cómo la admiración por T. E. Lawrence llevó a cinco alumnos de colegio de Jesús de Oxford a hermanarse en una sociedad secreta para salvaguardar la obra del paladín del panarabismo. Los cuatro jóvenes lores posaron en una foto en la que de manera elíptica, como el martirio de Toddle, también está presente el quinto lord. Aunque no se le ve, como ha deducido Mortimer en uno de los fragmentos que más me han gustado de todo el álbum, éste no fue otro que el autor de la foto: el capitán Blake.

            Recién incorporado al MI5 -el servicio de contraespionaje-, el primer jefe de nuestro protagonista fue Lawless. La primera misión del capitán en ese contraespionaje inglés del que llegará a ser el más famoso agente -al menos en lo que al cómic se refiere- consistió en conducir el coche con el que Lawless provocó el accidente que le costó la vida a T. E. Lawrence. La similitud de las viñetas que dan cuenta de ello con los planos correspondientes de la película de Lean es otra de las cosas que más me han maravillado de estas páginas. Naturalmente, todo es una suposición. Pero tan bien construida que cuando Blake, tras enterarse de a quién ha ayudado a asesinar, pide explicaciones a Lawless, éste le asegura que Lawrence estaba a punto de traicionar el imperio británico con sus contactos con Oswald Mosley, el líder del fascismo inglés.

            Sin embargo, según le confiesa al capitán un antiguo amigo del MI6 -el servicio de espionaje-, T. E. Lawrence estaba poniéndose en tratos con Mosley cumpliendo órdenes del MI6 puesto que trabajaba para ellos. Lawless le ha "eliminado" porque le odiaba desde que el paladín del panarabismo le abofeteó en un comedor de oficiales de El Cairo, cuando se burló de él porque Lawrence entró vestido de beduino, de Lawrence de Arabia. Se alude así a otra célebre secuencia del filme de Lean.

            Lo que ya es invención de Yves Sente, el brillante guionista de esta historieta, es la sustracción de ese manuscrito de T. E. Lawrence de la caja fuerte de Lawless por parte de Blake. A partir de entonces, cada uno de los cinco lores guardará un fragmento del texto en uno de los objetos encontrados en sus excavaciones arqueológicas -todos estudiaron arqueología en Oxford- enviados para su custodia al Ashmolean Museum, como hacía el propio T. E. Lawrence.

 

            Antes de ser neutralizado por el MI6 y llevado a la prisión donde acabó poniendo fin a sus días, Lawless tuvo oportunidad de hacer seguir a Blake por uno de sus hombres y enterarse así del juramento que unía a los lores. Antes de matarse, escribió una carta que habría de ser entregada a su hijo al cumplir la mayoría de edad. En ella dejó instrucciones para su venganza. Sus hijos fueron dos: Alfred, un joven que se hace pasar por "simplón" y actúa bajo falso nombre -en realidad se llama John Lawless- y Lisa, cuyo auténtico apellido es Lawless. Ellos son los asesinos de los lores y los ladrones del manuscrito de T. E. Lawrence.

Publicado el 30 de agosto de 2013 a las 09:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD