domingo, 23 de septiembre de 2018 21:10 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

La alimaña de Csejthe

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "La condesa sangrienta" de Valentine Penrose

imagen

            Biografía, que no la novela que en un principio creí, he aquí un libro sobresaliente tanto por el personaje que trata como por la calidad de su prosa. Bella y dotada de un ritmo vertiginoso, se adecua a ella una encomiable traducción que respeta la erudición, el rico vocabulario y otros logros atribuibles al texto original.

            En cuanto al personaje, Erzsébet (Isabel) Báthory, no sin cierta fascinación por ella, la autora empieza enmarcándola en su tiempo. Años en verdad sombríos aquellos de las postrimerías del siglo XVI y los comienzos del XVII, cuando los albañiles que construían los castillos emparedaban viva a la primera muchacha que pasaba para proporcionar así fertilidad a los señores de la fortaleza. Eran aquellos los días en que la lucha contra los invasores turcos había alumbrado en la Europa central tanta crueldad que el vampirismo entró por la puerta grande en la superstición popular.

            La familia de la alimaña de Csejthe -"ilustre desde los comienzos de Hungría"- a la que la autora dedica las primeras páginas de su relato, fue pródiga en sádicos. Si bien ninguno alcanzó las cotas de Erzsébet a la que, como no podía ser de otra manera, se compara constantemente con Gilles de Rais.

            Aunque se nos dice que Erzsébet no era una mujer que inspirase el amor, sí se nos pinta como bella y obsesionada con la belleza. Según nos da a entender Penrose, la mujer que no era bella en aquel tiempo cruel no era nada. Fue por lo tanto la conservación de la blancura de su piel lo que le llevó a inmolar salvajemente a 650 muchachas. Lesbiana incuestionablemente a tenor de la inequívoca inclinación de sus apetitos -únicamente sacrificó a doncellas-, sostiene la autora que la homosexualidad femenina también suele ser sádica. Esta última afirmación no ha dejado de chocarme puesto que, considerando eso de que "la mujer que no era bella no era nada" que sostiene, presupongo en Valentine Penrose el feminismo de las lesbianas.

            En cualquier caso, Erzsébet fue educada por su suegra como era la tradición húngara desde la temprana adolescencia. Durante su vida de casada con el conde Francisco Nádasdy, no se mostró más cruel con las criadas de que lo que era habitual: cuando tenía un mal día las mordía hasta arrancarles la carne y poco más. Una minucia si compara con las matanzas venideras, que por otro lado hace presagiar.

            Fue después de enviudar, casados ya sus cuatro hijos, habiéndose quedado sola en el castillo y estando ya en la cumbre de su edad -una de las cosas que más me han interesado ha sido ese consignar las elipsis temporales empezando los párrafos con la noticia de los otoños de la condesa: "a sus cuarenta años era tal; a sus cincuenta años esto otro"...- cuando puso en marcha sus sórdidos festines en el lavadero del castillo de Csejthe. Contó para ello con la ayuda su hechicera, Darvulia; Jó Ilona y Dorkó, sus criadas; y Ficzkó, "ejecutor de sus órdenes".

            Sin que sintiera en ningún momento el más mínimo sentimiento de culpa se entregó a abominables ritos guiada únicamente por el placer que le proporcionaba ver correr las sangres. Así, quemó las plantas de los pies a las muchachas que le plancharon mal los vestidos; desgarró los senos, apaleó y desangró a las que le robaron una pera o cometieron cualquier pequeña falta y pasó por la dama de hierro a cuantas jóvenes se le antojó. Destaca entre sus tormentos -de los que se supo durante el proceso que se siguió contra ella en enero de 1611- el agua fría que hizo verter sobre jóvenes desnudas en las gélidas noches del invierno austrohúngaro, procedimiento que procuró la inmediata congelación a las desgraciadas. Y por último la antropofagia. El canibalismo y la autoantropofagia a las que sometía a las desdichadas que, en espera de su terrible final, tuvo semanas enteras sin comer.

            Tanto era su afán por los suplicios que, según contaron sus sicarios en el proceso, lo que más urgía en los viajes, al llegar a un nuevo castillo, era encontrar un lugar donde torturar. Insaciable en su sed de sangre, hubo momentos en que acabaron con las campesinas de algunas regiones, viéndose obligados a recurrir a jóvenes aristócratas. Esto fue determinante a la hora de su detención.

            La suerte de sus cómplices estuvo a la altura de sus atrocidades: se les condenó a que el verdugo les arrancara los dedos con sus tenazas antes de ser arrojados a la hoguera. El castigo de la condesa, merced a su rancio abolengo, consistió en ser encerrada viva dentro de su habitación. Nunca más volvió a ver el sol ni dispuso de una hoguera. Nadie volvió a dirigirle la palabra. Murió sin arrepentirse el 21 de agosto de 1614, tras poco más de tres años de reclusión.

 

            Referencia obligada en cuantos libros sobre vampirismo tienen pretensiones de veraces, no es de extrañar que esta obra maestra de Valentine Penrose se haya convertido en un pequeño clásico

Publicado el 18 de diciembre de 2013 a las 22:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD