jueves, 15 de noviembre de 2018 12:54 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Juana de Arco, otra aventura de Jehn

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Juana de Arco" de Jacques Martin y Jean Pleyers

imagen

            Admiro tanto la obra de Hergé y sus discípulos que, cada vez que termino uno de sus álbumes, tengo la sensación de que ese par de horas que suele llevarme su lectura no ha hecho justicia a los ímprobos esfuerzos -siempre de varios años- que tan queridas páginas cuestan a sus autores. Esas largas e interminables jornadas, que a todas luces dedican al paciente dibujado y coloreado de tan queridas viñetas, merecerían una lectura tan larga como la de esos novelones de Balzac a los que me entrego con tanto placer durante varias semanas. Sin embargo, desde que hace cincuenta años descubrí La estrella misteriosa -aún no sabía leer y no pude ir más allá de la fascinación que me causaron las viñetas del maestro- raramente he tardado más de un par de horas en dar cuenta de estas aventuras.

            Deseoso de prolongarlas de una u otra manera, a la vez que de contemplar los dibujos de Jean Pleyers con todo el detenimiento que se merecen, he escrutado algunas viñetas de Juana de Arco con lupa. Con ello me he ratificado en la idea de que las aventuras de Jhen son unas de las visiones de la Edad Media más fidedignas que me han sido dadas. Pero no he conseguido prolongar el placer de la lectura de esta entrega más allá de esas dos horas.

 

            Sabiendo que las primeras secuencias de esta serie son las que se dedican a dar noticia de cómo Jhen intenta salvar a Juana de su destino en la hoguera, en un principio, lo que más me llamó la atención de este episodio fue su alusión en el título a la Doncella de Orleáns. Pero es a las falsas Juanas, que se hicieron pasar por La Pucelle tras el sacrificio de la verdadera, a quienes aluden aquí Jacques Martin y Jean Pleyers. Una de ellas es desenmascarada, junto con sus secuaces, cuando intentan robar a los aldeanos para los que Jhen ha tallado un belén. Aprovechan que los lugareños se han reunido en la iglesia con motivo de la Nochebuena invitándoles a compartir sus manjares. Este fragmento -doce páginas-, bien puede entenderse como un prólogo.

            La aventura en sí da comienzo cuando Jhen abandona la aldea y se encuentra con su amigo Gilles de Rais y su tropa. Juana de Arco también es la segunda entrega de la trilogía dedicada al nefasto mariscal. Aquí, al igual que en El oro de la muerte -primera entrega del tríptico, amen de la aventura inaugural de la colección- se habla de los hediondos humos que suceden a las desapariciones de niños secuestrados de sus aldeas para saciar los execrables apetitos del señor de Rais. Jhen, en ese intento de justificar lo injustificable por parte de los autores, siempre condena las atrocidades que supone a su amigo. Así las cosas, cierta sensación de déjà vu -que en modo alguno ha mermado la dicha de esas dos horas- ha gravitado en mi lectura. Déjà vu acrecentado por el tema mismo del álbum. Acogido en la tropa del mariscal, Jhen se dirige con ellos a asediar el castillo de Croussy. Su objeto es "expulsar a un capitán de mercenarios que se ha instalado allí con la protección del inglés".

            Considerando que Los desolladores trata sobre el asedio sufrido por Jhen en la ciudad de La Gore, es natural que Juana de Arco me haya parecido una variación del mismo tema desde que la tropa llega al castillo de Croussy y comienza a ponerle sitio. Jhen, siempre en sutil liza con su amigo el mariscal, decide abandonarle argumentado que en El oro de la muerte el señor de Rais prometió no guerrear más.

            Su nuevo destino es el castillo de Tiffaugues, la fortaleza del señor de Rais. Sabido esto, imagino Tiffaugues como la casa común. Algo así como Moulinsart a las aventuras de Tintín. Pese a que el mariscal sigue guerreando en Croussy, Jhen se dirige a Tiffaugues como si viviese allí. Apenas llega, se arrepiente de haber abandonado a su amigo frente al enemigo y regresa a Croussy para idear una estrategia que pondrá fin al asedio. Es entonces cuando los mercenarios protegidos por el inglés juegan su última carta asegurando que defendían a Juana de Arco, que se la habían confiado los ingleses para entregársela a los enviados de Carlos VII. Huelga decir que se trata de otra falsa Juana. Descubierta por el mariscal, quien sí combatió a los ingleses junto a la verdadera, es llevada a un convento para vivir en su clausura lo que le quede de vida.

            Ya en las últimas viñetas se presentan Estausche de la Gore y sus compañeros. Son los mismos jinetes con los que cabalgará Jhen al comienzo de Los desolladores, el álbum siguiente. Comprendo así la variación sobre el tema del asedio narrado en aquella entrega que supone Juana de Arco. Muy probablemente, en 1980, cuando Jacques Martin -el guionista- terminó esta última, sintió la necesidad de contar el sitio a una fortaleza desde dentro. Decidió escribir Los desolladores, aparecida en 1984.

            Estas alteraciones de la cronología natural de las colecciones en modo alguno me molestan. Antes al contrario, me descubren -con la misma satisfacción que lo descubro todo en estos álbumes- el afán de crear su propio universo por parte de los autores.

            Me inicié en la lectura del cómic belga, de esa maravilla que llamamos "Línea clara", con el orden de publicación de las primeras y segundas ediciones españolas de las aventuras de Tintín. Si los pies de imprenta de mis álbumes no fallan, llegaron a las librerías por primera vez en 1958, con la aparición de El cetro de Ottokar. Así pues, no guardan relación alguna con su concepción por parte del gran Hergé, quien como es sabido alumbró al infatigable reportero en enero de 1929, en las entregas de Tintín en el país de Soviets aparecidas en Le Petit Vingtième. Se sabe igualmente que el primer álbum propiamente dicho, Tintín en el Congo, apareció en Casterman 1946.

 

            Casterman también fue la primera editorial de Juana de Arco, que acabo de leer con tanto placer en su edición española de NetCom 2. Traducida con brillo por Miguel Bermejo, me ha permitido seguir adentrándome en el universo de Jhen con sumo agrado.

Publicado el 14 de enero de 2014 a las 13:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD