martes, 25 de septiembre de 2018 13:58 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Las aventuras de Arno

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "Arno" de Jacques Martin y André Juillard

imagen

                   Comenzadas a escribir por Jacques Martin en 1983, con anterioridad a las de Jhen y Orion, las tres primeras aventuras de Arno conocieron una edición española veinte años después bajo el sello de Glénat. Apenas me fueron obsequiadas por sus editores, di cuenta de ellas con avidez. Aunque aquella también fue una lectura gozosa, el grafismo de André Juillard me chocó. Ya había tenido oportunidad de leer La maquinación Voronov (2000), primera entrega de las aventuras de Blake y Mortimer dibujada por Juillard, y la similitud entre los trazos de ambas series me chirrió.

                   Ha sido ahora, al volver sobre el álbum y mis apuntes del 2003 para adecuarlos a este asiento, cuando la armadura de Djeila me ha recordado sobremanera a la del emperador Açoka de las dos entregas de Los sarcófagos del 6º continente (2003 y 2004), díptico de las aventuras de Blake y Mortimer y también dibujado por Juillard.

                   La Pica Roja, primero de los tres episodios aquí reunidos, comienza con Napoleón recién llegado a Venecia. Bonaparte está siendo agasajado por los ediles de la república cuando escucha una melodía que le magnetiza. Tanto le llama la atención que al punto quiere conocer a su intérprete. Éste no es otro que Arno Firenze, un músico local. La amistad que surge entre Arno y el Emperador -que ha venido a recordarme a la que el Napoleón (Pierre Mondy) de Austerlitz (Abel Gance, 1960) parece mantener con Alboise (Michel Simon)- le llevará a descubrir un complot que trama contra Bonaparte la Pica Roja. Estamos en 1797 y ya se atisba el tiempo de los carbonarios y el resto de las sociedades secretas, que en gran medida surgieron en oposición a Napoleón.

                   La Pica Roja es una de estas inteligencias. Los patriotas venecianos conjuramentados en ella, no dudan en introducirse en el cuartel general de los franceses para dar muerte a sus propios miembros, allí detenidos, antes de que las torturas del invasor les hagan delatar sus planes. Arno que los descubre casualmente, cuando en una de sus escaramuzas dan muerte a un amigo suyo, no tardará en convertirse en su principal enemigo.

                   Además de con la ayuda del ejercito francés, el músico contará con la colaboración de su joven compañero Grazzio, el hermano de la muchacha que le salva cuando los pica roja le tiran al fondo de la laguna. Seguro que los lectores italianos de estas páginas, a todas luces imbuidas por la veneración que los franceses sienten por su emperador, tendrían mucho que reprochar a un veneciano que traiciona a los suyos en beneficio de los invasores de su país.

                   Entre los Pica Roja -que se distinguen por llevar tatuada dicha estampa de los naipes y usar la misma carta para sus inteligencias- destaca Rezzo, un noble que está en tratos con los austriacos, a la sazón enemigos de los franceses.

                   Finalmente, muerto Rezzo, Arno acudirá a una recepción de Bonaparte en la que la misma hermana del general -todavía está construyendo su imperio- quedará prendada de él.

                   El ojo de Keops -segundo álbum de esta edición- nos presenta a Arno junto a la "elite científica y artística que acompaña al ejército francés" en Egipto. También allí se encuentran los pica roja, quienes siguen queriendo acabar con Napoleón. Sin embargo, ahora, los enemigos no son venecianos, son ingleses. Douglas Month, un agente de Londres que conspira entre los árabes, destaca entre todos ellos.

                   En uno de los lances de la aventura, cuando Arno y un grupo de franceses se disponen a visitar las pirámides, son perseguidos por unos mamelucos. En efecto, son los mismos que una vez convertidos en mercenarios de Francia acuchillarán a los madrileños en la Puerta del Sol. Pero entonces, hay algo en el veneciano que le impide disparar al jefe de los nativos. Por su parte, el árabe tampoco puede agredir al pianista. Ha sido un flechazo. Como descubriremos algunas viñetas después, no se trata de un hombre, sino de una mujer -Djeila- quien se convertirá en el gran amor de Arno.

                   La pareja vivirá su romance entre los laberintos de las pirámides y las charcas de los oasis. Hasta que una maniobra de Month pone fin a la vida de la muchacha. Arno jura entonces venganza.

                   Puesto a buscar dicha satisfacción encontramos al veneciano al comienzo de El pozo Nubio, tercera de las entregas aquí copiladas. En sus páginas vivirá un nuevo amor con una nativa -Tara- prima de Djeila. Ella será quien le salve cuando Arno es atrapado por Month, atado y arrojado al fondo de un pozo.

                   Pero el recuerdo Djeila pesa demasiado sobre Arno y el veneciano, siempre pensando en vengarla, haciéndose pasar por árabe, se embarca en el mismo navío que devuelve a Douglas a Inglaterra. Antes de despedirse, Tara le regalará un cofre lleno de riquezas arqueológicas.

                   Una vez en Inglaterra, gracias al obsequio de su nubia -"nubiana" para el traductor (pág.10)-, Arno se compra unas tierras colindantes a las Month. Tras salvar de unos salteadores de caminos -entre los que también se encuentra un pica roja- a Stuart Stanford, un aristócrata local, éste será quien auspicie al veneciano en su transformación inglesa.

                   Paralelamente, Douglas Month hace uso de su derecho de pernada con una joven campesina local. En el mismo lugar donde abusa de la infeliz encontrará la muerte a manos del enamorado de la muchacha. Aunque Arno puede remediar el final de su enemigo prefiere no hacerlo.

                   De igual manera que me ha chocado la idea de un veneciano amigo de Napoleón, el invasor de la entonces república, los amores interraciales y las viñetas eróticas que jalonan estás páginas han venido a ratificarme que Martin fue el más singular de los discípulos de Hergé.

                   Las estampas referidas a las torturas de los pica roja detenidos por los franceses en Venecia, el esparcimiento de cabezas de algunos nativos que se han rebelado contra los franceses en El ojo de Keops e incluso el suplicio de Arno en el pozo del Nilo de El pozo nubio, vienen a corroborar ese espanto que a parece interesar a Martin en exclusiva de todos los cultivadores de la Línea Clara.

                   Las aventuras de Arno se prolongaron hasta 1997 en otras tres entregas que, me parece, no llegaron a conocer traducción española. Así pues este álbum no era una edición integral como se anunciaba en su portada.

 

 

Publicado el 31 de enero de 2014 a las 00:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD