sábado, 17 de noviembre de 2018 17:38 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Vigencia del musical estadounidense

Archivado en: Inéditos cine, sobre el musical estadounidense

imagen

            No recuerdo a quien, pero en cierta ocasión escuché a un comentarista afirmar que la pantalla clásica estadounidense -esa que admiro tanto como abomino de la actual- tuvo sus tres pilares fundamentales en el western, el musical y el cine negro. Aunque cabrían matices -que hacemos con las screwballs de los años 30, por ejemplo, cuya sombra se proyectan hasta ciertas comedias trepidantes de nuestros días- en líneas generales comparto la opinión.

            Pues bien, de esos tres géneros sobre los que se alzó esa producción fascinante en los albores del sonoro, para extenderse hasta la inquisición mccarthista a comienzos de los años 50, cuando el clima de desconfianza sembrado por el Comité de Actividades Antiamericanas puso fin a tanta excelencia, creo que el musical es el único que puede darse por concluido. De vez en cuando, uno de los realizadores actuales tiene a bien soltar una patada al Oeste y nos enjareta un remake, la reinterpretación de uno de sus mitos o una cinta sin personalidad alguna y dudoso brío haciéndola pasar por un western crepuscular. Qué decir del cine negro, explotado hasta convertirse en uno de los ejemplos meridianos del agotamiento y el adocenamiento del Hollywood actual. Ahora bien, el musical a la antigua usanza, a la del Hollywood clásico, con mucha manga ancha, puede darse por finalizado con Empieza el espectáculo (Bob Fosse, 1979).

            Sin embargo, es curiosa la vigencia que, desde ciertos puntos de vista, pueden tener estas películas, optimistas donde las haya, en unos días aciagos como los nuestros. Tan es así que, desde dejé de beber, hace ya cuatro años, buscó en ellas esa euforia y esa alegría desesperadas, indispensables para capear el temporal, que antes me procuraba el ron.

            Como tantas cosas, descubrí el musical americano junto a mi madre. Fue en títulos como La mitad de seis peniques (George Sidney, 1967), Hello Dolly (Gene Kelly, 1969) o Adiós, Mr. Chips (Herbert Ross, 1969), a cuyas proyecciones asistíamos en las tardes de nuestros mejores sábados en las salas de la calle Fuencarral. Sin olvidar un memorable pase de Escuela de sirenas (George Sidney, 1944) en uno de aquellos cines del paseo de Extremadura, sesión continua en programa doble desde las cuatro de la tarde, que también nos hicieron tan dichosos.

            Ya en mis primeros encuentros con tan jovial género, siendo aún el niño más feliz del mundo, me cautivó su dinamismo y su plasticidad. Su alegría, la esencia misma del musical, lo hizo algo después. Ya adolescente, durante una de esas aburridas semanas santas de los primeros años 70, La 2 -aún el UHF- dedicó un ciclo a Fred Astraire y Ginger Rogers que me proporcionó el primer transporte al limbo del musical. Lo que no deja de ser curioso porque ya amaba el rock & roll y siempre he odiado el baile en su conjunto.

            Ahora bien, ver a la singular pareja moverse a las órdenes de Mark Sandrich y al compás de la música de Irving Berlin en filmes como Sombrero de copa (1935), Sigamos a la flota (1936) o Amanda (1938), es algo tan maravilloso que está por encima de cualquier otra consideración. Como también lo es admirarles en La alegre divorciada (1934), de Sandrich igualmente aunque con música de Max Steiner. Por no hablar de El alas de la danza (George Stevens, 1936), con partitura de Jerome Kern, o Ritmo loco (1937), la última colaboración de la pareja con Sandrich con el score, ni más ni menos, que de George Gershwin. Berlin, Gershwin y Kern. Sí señor, Fred Astraire y Ginger Rogers bailaron al compás del triunvirato presidencial de la música estadounidense.

            Pero entonces, cuando me dejé llevar por el embrujo de su danza en aquella Semana Santa, ni siquiera sabía quiénes eran Berlin, Gershwin y Kern. Fue la magia del musical en sí, que yo sintetizo en eso de que la narración se detenga de repente para mostrarnos un baile y una canción concernientes a lo que se nos contaba en ese momento -como la ilustración de un texto, por así decir- lo que me cautivó.

            Ya ganado por el procedimiento, descubrí los grandes títulos de Vincente Minnelli -Cita en St. Louis (1944), El pirata (1948), Un americano en París (1951)- y, por supuesto, en Melodías de Broadway (1953), donde al poderoso atractivo que ejerce sobre mí el musical estadounidense, se sumó el magnetismo de las maravillosas piernas de Cyd Charisse.

            Al gran Stanley Donen, uno de mis favoritos desde que me hice cinéfilo hace treinta y muchos años, lo descubrí en una de aquellas películas con que mi madre me regalaba por haberme portado bien durante la visita a casa de una tía. Fue en una proyección en el cine Princesa de Un día en Nueva York (1949). Siendo ya filmófilo llegó el gran Busby Berkeley de Toda la banda está aquí (1943) y, naturalmente, el de las coreografías geométricas para Lloyd Bacon en La calle 42 (1933).

            Cinéfilo o simple espectador, la fascinación que el género viene ejerciendo sobre mí desde que me recuerdo, siempre ha obedecido a ese procedimiento de detener la historia para insertar un número musical. Ha sido ahora, desde que las cosas no dejan de venirme mal dadas, cuando he comprobado las semejanzas que el procedimiento guarda con la vida misma. Fred Astraire cantaba y bailaba cuando perdía a Ginger Rogers y yo me veo un musical cuando vuelve a escapárseme la suerte. Hay veces que esa alegría que busco al hacerlo ya me la proporciona el título. Verbigracia, Siempre hace buen tiempo (Stanley Donen y Gene Kelly, 1955).

            Esa impronta entusiasta que dejan en mí los musicales, por más que la vida no me dé motivos objetivos para ello, se produce hasta con obras claramente fallidas, tales son los casos de El límite es el cielo (Edward H. Griffith, 1943), El rey y yo (Walter Lang, 1956) e incluso Suena el teléfono (Vincente Minnelli, 1960). Si en El límite... merece la pena atender a todo ese metraje que transcurre sin nervio sólo por ver a Fred Astraire cantando One for My Baby (And One More for the Road), en Suena el teléfono pasa otro tanto con Dean Martin entonando Just in Time, dos estándares de la música estadounidense que hoy -que venero a Berlin, Gershwin y Kern- son capaces de proporcionarme una alegría inconmensurable.

 

 

Publicado el 9 de marzo de 2014 a las 13:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD