miércoles, 19 de septiembre de 2018 10:02 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Alix en ayuda de Cartago

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "La isla maldita" de Jacques Martin

imagen

            Los álbumes que son el resultado de una aventura publicada por entregas con anterioridad en la revista correspondiente, suelen adolecer de un buen hilvanado. Estoy convencido de ello desde mi lectura de Fort Navajo, el primer episodio del teniente Blueberry, a comienzos de los años 80. Como es sabido, el legendario personaje de Charlier y Giraud nació por este procedimiento en el semanario francés Pilote. Fue en 1963. Dos décadas después yo lo ignoraba cuando, deleitándome con Fort Navajo en una de las ediciones españolas de Blueberry, que por aquellos días daba a la estampa Grijalbo/Dargaud, reparé de algún modo en ello. Era como si, cada determinado número de páginas, se incluyera una de aquellas viñetas de los tebeos de mi feliz infancia que rezaban: "continuará la semana que viene". Y en efecto, en la fecha indicada, la historia retornaba con un nuevo asunto que sólo tocaba tangencialmente al argumento general.

            Hace algunos meses, leyendo al fin Alix, el intrépido, primera entrega de colección, volví a tener la misma sensación. Esta vez, mucho más pronunciada. Hasta el punto de que, a la espera de la reedición de La tiara de Oribal -que dicen es la obra maestra de la serie- compré La isla maldita con ciertas reticencias. Una vez más, como casi siempre que recelo de una lectura, estaba equivocado. La isla maldita ya apunta esas maneras de maestría, si no es una obra maestra ella misma, de La tiara...

            Publicada por primera vez en 1951, semana tras semanas en la revista Tintín, me ha parecido que esa primera grafía del personaje -que se extiende desde 1948, fecha de su creación, hasta 1956- aquí ya ha alcanzado su cenit. En paralelo, ese hilvanado al que me refiero, es perfecto. La cohesión no se resiente en ningún momento y las que debieron ser distintas entregas en la publicación original, ya en el álbum -que vio la luz como tal en 1957- encajan de maravilla como giros del argumento. Proporcionan además una mayor extensión: 64 páginas frente a las 48 que tienen las aventuras concebidas directamente para un álbum.

            Como el gran enemigo de Roma que fue, Cartago es un escenario frecuente en la serie. Aquí se nos presenta ya sojuzgado por su vieja enemiga. Los notables cartagineses se muestran agitados en el palacio de Flavius, el gobernador romano, y Alix es el enviado por los cónsules de la metrópoli para aclarar la situación. De un tiempo a esta parte, la ciudad está alborotada por el secuestro de un mago local, Lydas, y los extraños navíos griegos que, dotados con poderosas lupas, han incendiado las naves con las que los cartagineses intentaron rescatarle.

            Entre unas viñetas que a menudo me han resultado pequeñas y he tenido que escrutar con mis propias lupas -los cómics son para jóvenes, no para cincuentones con la vista cansada como yo-, Alix me ha ido descubriendo una trama fenicia en la que Segobal y Galo -dos de los notables cartagineses- sólo son el instrumento. Por encima de ellos está Arbacés, el pérfido griego que ya me era conocido de Alix el intrépido, uno de los grandes villanos de la colección. Arbacés es a Alix lo que otro griego, Rastapopoulos, a Tintín.

            Para que parta tras los fenicios cuanto se le escapan, todos a excepción de Segobal, Flavius pone a disposición de Alix una galera y una centuria comandada por Vitela. Aunque a Enak se le había prohibido subir a bordo, también viaja de polizón. Me ha chocado sobremanera la condición del joven egipcio. Tras haberse encontrado con Alix en la entrega anterior -La esfinge de oro-, aquí se nos presenta como un huérfano desamparado al que el héroe trata como a un hermano menor, no como a ese infatigable compañero de aventuras que, con el tiempo, llegará a ser. Asimismo, me ha chocado la villanía que se atribuye a los fenicios, a quienes en los planes de estudio de mis tiempos se presentaba como un pueblo de comerciantes.

            En cualquier caso, cuando la galera de nuestros héroes naufraga, Alix, Vitela, Enak y el resto de los supervivientes dan con sus huesos en una isla habitada por una colonia egipcia. Tras socorrerles, los egipcios les ponen en antecedentes. Viven escondidos en las grutas del lugar porque los fenicios de una isla vecina, gobernada por El hombre de negro, su Ilustrísima Grandeza Sardón, de descubrirles, les esclavizarían. Naturalmente, Sardón y los suyos son los que secuestraron a Lydas y, también naturalmente, Alix y sus compañeros partirán hacía su isla dispuestos a acabar con él.

            Estamos ante un tebeo, que no ante una novela histórica. De modo que no me cantan -al contrario, me placen- ingenuidades como esa de que nada más llegar, Alix y su gente encuentren a un grupo de fenicios disidentes dispuestos a ayudarles. Entre todos intentan poner fin al reino de Sardón, el tirano que valiéndose de un armamento muy adelantado para la época -pólvora, ballestas, las poderosas lupas que proyectan rayos letales- pretende gobernar el mundo entero. Siempre ávido de sus conocimientos, su Ilustrísima Grandeza secuestra para su empresa a los sabios como Lydas. Alumbrada la aventura en plena posguerra, no hay duda de que el nefasto sueño del Reich de los mil años que acaba de sumir al mundo en una de sus mayores carnicerías gravita en estas viñetas. Pero prefiero quedarme con las impactantes imágenes proporcionadas por los anacronismos armamentísticos.

 

            Aunque nuestros amigos pondrán en marcha su destrucción, la isla maldita acabará por sucumbir a la erupción del volcán local y el maremoto que la sucede. Resumiendo, esta tercera aventura de Alix ha resultado una lectura mucho más placentera de lo que esperé en un primer momento.

Publicado el 8 de abril de 2014 a las 17:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD