domingo, 18 de noviembre de 2018 12:13 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

La tiara de Oribal

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "La tiara de Oribal", de Jacques Martin

imagen

            Si he de ser exacto, anhelé La tiara de Oribal desde marzo de 2012, cuando tuve noticia de su excelencia en 1001 cómics que hay que leer antes de morir (Grijalbo), de Paul Gravett. Sé que fue entonces porque el día treinta de aquel mes, los editores de esta estimable guía coordinada por Gravett tuvieron la gentileza de obsequiármela para mis reseñas. Ávido de toda la obra de Jacques Martin, como lo estoy desde que descubrí a Lefranc -su otro gran personaje- en sus primeras traducciones españolas, dadas a las estampa por Ediciones Junior en los años 80, fue la suya la primera referencia que busqué en la páginas de Gravett y un artículo del inglés David A. Roach me remitió a esta aventura.

            Al punto me puse a buscarla, pero su primera edición en Netcon2 ya estaba agotada. Ha sido recientemente, en la última Feria del Libro de Madrid, donde finalmente he adquirido uno de los primeros ejemplares de la segunda. Pero ya estaba yo metido en la lectura de las aventuras de Alix por estricto orden cronológico y a La tiara de Oribal (1958) no le llegó el turno hasta la semana pasada.

            Al cabo, mi peripecia para hacerme con la primera obra maestra de Martin ha sido la de una de esas lecturas que deseé durante mucho tiempo. De hecho, ha venido a recordarme la espera de En el camino (1956). Aunque naturalmente las aventuras de Alix no guardan relación alguna con la novela capital de Jack Kerouac, fue el caso que no pude hacerme con su primera traducción española, llevada a la imprenta en 1975 por Producciones Editoriales, dentro de su colección Star Books y con el título de En la carretera. De modo que no pude leer tan celebrado texto hasta que en 1977 compré la traducción argentina publicada por Losada. Pero estamos con Alix el intrépido, cuyas andanzas no guardan relación alguna con la experiencia Kerouac.

            A mi juicio, La tiara de Oribal es grande porque esa segunda grafía, iniciada en La isla maldita (1956), aquí alcanza una perfección equiparable a la de su argumento. La historia ya no adolece de esa compacidad que sí faltaba en las dos primeras entregas. Es tan densa que, por momentos -y por su grafía- me ha recordado La marca amarilla (1956), de Edgar P. Jacobs, uno de los cómics más densos y cautivadores que he tenido oportunidad de leer.

            Pórtico a esa edad dorada de Alix que se extendió desde Las legiones perdidas (1962) hasta El dios salvaje (1969), su asunto, una vez más, gira en torno a una comisión que le encomienda Roma a nuestro héroe. Con la guerra que Craso mantiene contra Partia como telón de fondo, Alix en esta ocasión ha de escoltar a Oribal -último descendiente de un antiguo linaje aliado de Roma- a su reino. Puede que para no caer en anacronismos -que por otro lado no mermarían en modo alguno el atractivo de un álbum elaborado hasta el punto de que, para darnos a entender que sus protagonistas alzan la voz, las palabras del bocadillo correspondiente van en negrita y no sólo en versales como es costumbre-, Martin no llegue a referirse nunca a Babilonia. Pero los jardines colgantes y la iconografía del reino de Oribal, cuya capital aquí se llama Zur-Bakal, no dejan lugar a dudas. Recuerdo que este detalle fue uno de los que más me llamaron la atención al leer sobre esta maravilla en La historia en los cómic (Glenat, 1997) de Sergi Vich. Tampoco deja lugar a dudas el usurpador del trono de Oribal, un gran visir aliado con los partos que no es otro que el pérfido Arbacés.

            Exactamente igual que el Muskar XII de El cetro de Ottokar (1939) ha de exhibir el preciado cetro durante el desfile del día de San Vladimiro si quiere conservar el trono de Syldavia, Oribal ha de ceñirse en su testa la tiara para ser proclamado rey. Como se ve, la sombra del gran Hergé se proyecta sobre el más prolífico de sus discípulos a todos los niveles.

            Huelga decir que el afán de oro del inefable Arbacés, quien como el Olrik de Edgar P. Jacobs tiene una capacidad asombrosa para liderar cualquier clase de ejercito siempre que sea enemigo de los romanos, estará a punto de hacer fracasar el regreso de Oribal. Pero la tiara, forjada por los magos del primer Oribal, sólo puede ser ceñida por sus descendientes. Sólo ellos conocen su secreto y, quienes se la ponen ignorándolo, enloquecen. Ése es el caso de uno de los partos salvados por Alix en las primeras páginas.

            La lucha por la tiara dará lugar a todas las peripecias de esta historia. No faltan entre ellas las clásicas caídas al abismo de las aventuras del galo romanizado. Según se nos cuenta en unas viñetas posteriores a aquellas en la que le hemos visto caer y dado por muerto -un auténtico flash-back, como el cine- quien las sufre suele salvarse de ellas al poder agarrarse milagrosamente a un saliente. En este caso es Sirdar (págs. 47-48), uno de los lugartenientes de Arbacés. Su frecuente repetición, tampoco resta atractivo a este recurso. Por el contrario, la maestría del álbum, la calidad de su dibujo, quedan de manifiesto muy en especial en las viñetas que nos muestran la presa que rodea Zur-Bakal -y su posterior destrucción por el infausto Arbacés- y en la secuencia concerniente a la batalla librada entre los leales a Oribal y las tropas del gran visir.

 

            Por su parte, Enak todavía no ha crecido. Más que un compañero de aventuras de Alix, es un lastre para él. Una vez más, su captura está a punto de hacer todo se vaya al garete. Estando el egipcio en manos de Arbacés, Oribal está dispuesto a entregarle la tiara para que le libere. Afortunadamente, los buenos siempre ganan en estas maravillas del Noveno Arte. Un último apunte, la viñeta más representativa del ya inefable Arbacés, aquella que suele mostrarle en la nómina de personajes de colección, es la última de la página 30, en la que Martin nos lo presenta corriendo. No digo nada nuevo al apuntar que La tiara de Oribal es arte mayor.

Publicado el 18 de julio de 2014 a las 10:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD