miércoles, 19 de septiembre de 2018 04:18 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

La tumba etrusca

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "La tumba etrusca", de Jacques Martin

imagen

            Las chicas no menudean en mi amado cómic belga. De hecho, sólo alcanzo a recordar a la maravillosa Seccotine, de las entrañables aventuras de Spirou y Fantasio dibujadas por Franquin, y a la no menos adorable Cerecita de Gil Pupila, la gran serie de Maurice Tillieux. Seguro que no es gratis que ambas colecciones pertenezcan a la Escuela de Marcinelle, en principio opuesta a la de Bruselas y su Línea Clara. Que esta última sea mi favorita no significa que la lectura de algunas aventuras de Spirou y Fantasio -La mina y el gorila (1956), El viajero del Mesozoico (1957)- no constituyeran una de las más preciadas glorias de mi feliz infancia. Dicha recuperada en parte en uno de estos veranos que tanto placer encuentro leyendo cómics al sol en la terraza. Fue así como di cuenta del resto de las aventuras de Spirou y Fantasio dibujadas por Franquin, en una edición completa de Ediciones Junior con pie de imprenta 1995, y de dos tomos del integral de Gil Pupila publicados por Planeta De Agostini. Ya atesoraba los cuatro primeros álbumes de este simpático detective, en su primera versión española -creo- de Editorial Casals.

            Vaya esta digresión para dejar constancia de que, aun admirador de la Escuela de Bruselas desde hace cincuenta y dos años, ello no significa que desprecie la de Marcinelle. Antes al contrario, como el gran Hergé -el primer admirador del gran Franquin- también tengo en la más alta estima las delicias de ese otro gran pilar del cómic belga capaz de alumbrar maravillas como las encantadoras Cerecita y Seccotine.

            Lidia, la chica que aparece de la mano de Alix en la portada de La tumba etrusca -y una de las pocas de la Escuela de Bruselas-, es mucho menos coqueta que las de Marcinelle. Aún así, inspirará a Brutus -el nuevo villano- tanta pasión que ese sentimiento será lo que eche a perder los propósitos del desalmado, ávido de convertirse en el nuevo rey de los etruscos. Pero vayamos por partes.

            Tras la presencia de Lidia en la portada, lo primero que me ha llamado la atención de La tumba etrusca (1968) ha sido su prólogo. Como ya apunté en el asiento concerniente a La esfinge de oro (1956), dichas introducciones son consecuencia de la concepción por entregas semanales de los álbumes dada su publicación anterior en la revista Tintín. Pero, en esta ocasión, Martin hace virtud de la necesidad y el preámbulo queda como un presagio. En sus viñetas se nos refiere cómo, de vuelta a Roma por la Vía Aurelia, Lucius Valerius Sinner y su séquito se encuentran con Alix, Enak y Octavio. Este último es un sobrino de Julio Cesar que se dirige en compañía de nuestros amigos a Tarquini en busca de Lidia, su hermana. Valerius Sinner obsequia a los jóvenes con unos panecillos y un águila imperial, tras descender del cielo y arrebatarle el suyo a Octavio, vuelve a devolvérselo. Lucius Valerius va a ver en ello un designio de Júpiter. En efecto, nuestro Octavio es el futuro César Augusto, el primer emperador romano. Pero antes de llegar a serlo habrá de vivir esta aventura junto a nuestro Alix Graccus.

            Estamos en la Segunda Guerra Civil de la República de Roma. Nuestros amigos, naturalmente, forman entre los partidarios de Julio César. Aunque en esas primeras viñetas que tanto me complacen creen que Valerius Sinner y su séquito son gente de Pompeyo, sus antagonistas en esta entrega serán los moloquistas. Aunque Moloch Baal, la abominable divinidad que adoran los moloquistas es de origen fenicio, en torno a su culto se han juramentado varios etruscos que aún quieren imponerse a Roma. Esa Tarquini a la que se dirigen nuestros amigos en busca de Lidia, fue una de las principales ciudades de Eturia.

            Siempre ávidos de sacrificios infantiles para su dios impío, los moloquistas saquean las aldeas y las villas en busca de niños que inmolar. Huelga decir que Alix los salva con las mismas que da de beber a un moloquista cautivo de los romanos.

            Ya en la villa de Tullius en las afueras de Tarquini, donde les espera Lidia, resulta que entre los secuestrados para el holocausto se encuentra Claudius, el hijo de la casa. A quien Brutus -un pretendido amigo de Tullius- libera misteriosamente. En realidad Brutus es el gran señor de los moloquistas. Ante la desidia de Vesius Pollion, el prefecto romano, un pusilánime que ha llegado a una inteligencia con los etruscos, intentará que nuestra tropa no regrese a Roma.

            Perseguidos pues por los moloquistas apenas emprenden el camino, tras algunas peripecias es Lidia la que acaba cayendo en sus manos. Ni que decir tiene que a Alix le falta tiempo para acudir en su rescate. Sin embargo, será Brutus quien, en un primer momento, salve a la muchacha de ser ofrecida en holocausto a Moloch Baal.

            En la búsqueda de Lidia, Alix descubre la tumba aludida en el título, donde se guarda el tesoro de los etruscos -"que los romanos han buscado en vano durante siglos", nos explica nuestro héroe- y donde están acuartelados los moloquistas. Con la ayuda de aquel al que dio de beber, Alix consigue encontrar a Lidia. Pero la coyuntura le obliga a abandonarla de nuevo en la guarida de sus antagonistas para ir en busca de refuerzos a Tarquini. Lejos de conseguirlo, Brutus -que no duda en descubrirse como jefe los conjurados y amenaza con pasar a sangre y fuego la ciudad- le emplaza a una de esas carreras de cuadrigas que tanto gustaban a Jacques Martin.

            Entre tanto, en la tumba etrusca, Lidia vuelve a ser descubierta por los moloquistas en tres viñetas de la página 51 que alabo por su prodigiosa expresividad y lo eminentemente cinematográficas que son.

 

            Volviendo a las cuadrigas, tras vencer la carrera y enardecer a la multitud cuando los moloquistas se disponen a atacar Tarquini, Alix parte al frente de las masas a la tumba etrusca. Brutus que ha escapado de la ciudad con su gente y ya ha llegado a su guarida, vuelve a salvar a Lidia del sacrificio. Al hacerlo le abandonen los moloquistas que aún pueden. Cautivo del pueblo romano, el águila del prólogo vuelve a descender de los cielos para acabar con Brutus. Aunque la similitud fonética de su nombre con uno de los asesinos de César induce a dudas, su sentimiento por Lidia es inequívoco.

Publicado el 30 de julio de 2014 a las 23:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD