sábado, 16 de octubre de 2021 22:50 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Entrevista con el vampiro

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre Entrevista con el vampiro, de Anne Rice

imagen

            Una vez más he de reconocer que mi sempiterno prejuicio hacia todo lo que sea popular, mayoritario, gregario en definitiva, me había impedido descubrir una gran obra a su debido tiempo. Pero fue el caso que hace un par de años, el fragmento de Anne Rice incluido en Los nuevos góticos me resultó uno de los mejores de aquella la selección y desde entonces venía dándole vueltas a la lectura de la novela. Acometida hace unos días, éstas son mis conclusiones.

            Muy probablemente, la Rice última, la que en las postrimerías del amado siglo XX descubrió el cristianismo tras una vida de atea confesa, para empezar a escribir novelas sobre Cristo con las mismas que antes las había escrito sobre Louis, Lestat y otros vampiros, no sea más que una excéntrica autora de best sellers, que además ha vuelto a perder la fe, al menos en la Iglesia. Dicho de otra manera, muy probablemente, la Rice de ahora es aquella que yo no quise leer por popular. Sin embargo, la que en 1976 publicó Entrevista con el vampiro fue la autora que dividió en un antes y un después de ella la literatura de miedo.

            Como los lectores de esta bitácora ya saben, de antiguo tengo la teoría -desarrollada más detenidamente en El cine de terror de la Universal (T & B, Madrid, 2004 y 2006) y No halagaron opiniones (Huerga y Fierro, Madrid, 2014)- de que el vampiro, tal y como lo entendemos, no tiene su origen en el sobrevalorada Drácula de Bram Stoker. A mi juicio, el chupador de sangre -como le llaman los lectores de Anne Rice-, dejando a un lado a Vlad e empalador y los antecedentes históricos, tiene su origen literario en El vampiro (1819), de John Polidori. Aunque los verdaderos ancestros de la bestia en la mitología popular son cinematográficos y se remontan al Drácula (1931), del gran Tod Browning.

            Desde entonces hasta la publicación Entrevista con el vampiro, cuanto al chupador de sangre concernía había sido, básicamente, un asunto estético: la elegancia y el poder de seducción del conde, impronta inequívoca de Browning, el primero que viste con un frac a Drácula y lo muestra seduciendo a mujeres. Pero, como dijo alguien muy sabio, no hay estética sin ética, "todas las decisiones estéticas son morales", escribe la propia Anne Rice en boca de Louis (pág. 87). En cuanto concierne a la inmortalidad, donde podía haber habido ética para dar y tomar en el desmesurado Drácula de Stoker no hay nada, ni el más mínimo apunte.

            Más aún, salvo error u omisión, creo que antes de Entrevista con el vampiro no hay ninguna novela sobre los chupadores de sangre que tenga la inquietud moral de la Rice. Ya en la página 22, cuando Louis de Pointe de Lac comenta a su entrevistador que el mal siempre es posible -porque lo frecuente es rendirse a todo tipo de codicias y apetitos, y no la renuncia de la virtud- me ha ganado la hondura moral del discurso de la autora.

            Apesadumbrado al considerarse el culpable de la muerte de su hermano, Louis, un criollo de la nueva Nueva Orleans de finales del siglo XVIII -1791 para ser exactos-, ha perdido el gusto por la vida. Así están las cosas cuando el vampiro Lestat se presenta en Pointe de Lac, la plantación de Louis, para ofrecerle la inmortalidad. Aunque, al parecer, en las sucesivas entregas de estas Crónicas vampíricas que Entrevista... inaugura se abunda en los motivos que llevan a Lestat a acercarse a Louis y se dan otros, aquí se dice que Lestat quiere hacerse con la plantación para encontrar allí un lugar donde meter a su anciano padre.

            A diferencia de otras novelas que he reseñado en entradas recientes, cuya lectura se me quedaba tan lejana como el visionado de sus adaptaciones cinematográficas -las notas reproducidas eran de más de hace diez años-, he vuelto a ver ex profeso la excelente adaptación de estas excelentes páginas llevada a cabo por Neil Jordan en 1994. Aunque hay cosas que en la película no aparecen o están cambiadas -por ejemplo, en la cinta, Louis pierde las ganas de vivir tras la muerte de su mujer-, en líneas generales, es una adaptación fidedigna. Al pie de la letra, incluso cabría decir. Tanto es así que una de las consideraciones de Rice que más me han llamado la atención, el referido a París como la madre de Nueva Orleans, se repite exactamente igual en la película. No hay duda de que el guión del filme de Jordan también es de Rice.

            De modo que fue ella, la autora de la novela quien también decidió omitir los pasajes del libro que faltan en la película. Entre éstos se encuentra el referido a Babette Freniere, la vecina de Louis. El episodio, que precisamente fue el que me descubrió el universo de Anne Rice en Los nuevos góticos, se remonta a cuando el joven Freniere -hermano de Babette- es víctima de Lestat tras salir victorioso de un duelo. Louis, sinceramente preocupado por el destino de la familia sin que el debió ser el hombre de la casa, avanzando en el texto, acaba enamorándose de Babette. Cuando los esclavos de Pointe de Lac comprenden que Louis y Lestat son unos vampiros, los condenados buscan refugio en casa de Babette, pero ella les traiciona e intenta matar a Louis.

            Por el contrario, eso de llamar al vampirismo "el don de la oscuridad" es un hallazgo de la película. En el libro no aparece por ningún lado. Con todo, para Louis, católico convencido, más que don es una maldición. Su problema para alimentarse de humanos será una constante a lo largo de todo el relato pues se niega a matar a sus semejantes. La duda en la que se debate Louis alcanza uno de sus momentos álgidos en la visita a una iglesia, donde hace del cura una de sus primeras víctimas.

            Sin embargo, la gran víctima de Louis será Claudia, una niña de cinco años a la que encuentra junto al cadáver de su madre durante una epidemia desatada en la ciudad. El vampiro, apesadumbrado, intenta darle muerte para aliviar su sufrimiento. Pero acaba alimentándose con ella hasta que Lestat acaba el trabajo otorgándole el don de la oscuridad.

            Convertida Claudia en una niña vampiro, los tres juntos constituyen algo parecido a una familia. Pasarán sesenta y cinco años aunque Claudia, aparentemente, sigue siendo una niña de cinco. A diferencia de Louis, no tiene ningún problema para matar a cuantos se acercan a ella encandilados por su aparente candor. En compañía de Lestat es capaz de perpetrar matanzas que acaban con familias enteras. Enamorada de Louis como la mujer que en realidad es, comparte con él ataúd. Por su parte, Louis ve en ella a una hija, a una amante -sin sexo- y a una compañera. Como los humanos, los vampiros de Anne Rice tienen uno de sus principales problemas en la soledad. Si cabe, en los condenados el drama de la compañía es más grande porque han de afrontar la eternidad entera.

            Siendo eso que anuncia ser, una entrevista, esta primera entrega de las Crónica vampíricas se articula en torno a un diálogo entre Louis y su entrevistador. A la postre, el recurso ha acabado por cansarme. Como empezaba a hacerlo la experiencia de Nueva Orleans, que comprende toda la Primera Parte de la novela, a la que pone punto y final la aparente muerte de Lestat. Días antes de llevarla a cabo, desde que ha comprendido que su destino es ser una mujer eterna encerrada en el cuerpo de una niña pequeña, Claudia discute constantemente con su creador. Tanto ella como Louis tienen el convencimiento de que Lestat no les cuenta cuanto sabe del don de la oscuridad. Pero es Claudia quien ofrece a Lestat unos gemelos como víctimas. Cuando comienza sangrarles descubre que los infelices habían bebido ajenjo -un veneno letal para los vampiros- y Claudia, ante la indecisión de Louis, se aprovecha de que Lestat está en trance de muerte para acuchillarle y arrojarle al pantano. Con todo, el vampiro vuelve a la casa la misma noche en que sus antiguos compañeros se embarcan rumbo a Europa en busca de los orígenes del vampirismo.

            Ya en la Segunda Parte de la novela, tras un periplo por el Mediterráneo, Louis y Claudia arriban en el Viejo Continente y se dirigen a la Europa Central. Los vampiros que allí encuentran son meros espectros, bestias que matan brutalmente a sus victimas, no seres refinados como ellos. Esta Segunda, es la parte más breve y menos lograda de un texto que, precisamente por estar más atento a la soledad y la ética de los vampiros que al miedo que los chupadores de sangre causan en sus víctimas es uno de los más sobresalientes sobre el tema que he tenido oportunidad de leer.

            Quienes sí son sujetos tan refinados como despiadados son los condenados que encuentran reunidos en torno a Armand en el Teatro de los Vampiros del París decimonónico. Ya estamos en la Tercera Parte de la novela. Armand, con sus cuatrocientos años, asegura ser el vampiro más viejo. Al frente de su tropa de sangradores sacrifican a sus víctimas de cara al público, haciendo pasar el crimen por un espectáculo.

            Desde que Santiago, uno de los acólitos de Armand, descubre a Louis en un callejón, la desconfianza entre los parisinos y los criollos es mutua. Sólo Armand, quien desde el primer momento se siente atraído por Louis, consigue frenar los instintos de sus acólitos para con los americanos. Los franceses desconfían de una niña vampiro y están convencidos de que mataron a su creador. Según su ley, dar muerte a quien les convirtió en vampiros, es el mayor delito que puede cometer uno de ellos.

            No obstante lo cual, Claudia -siempre con el miedo a quedarse solos frente a la eternidad de nuestros condenados-, dando por sentado que Louis va a dejarla por Armand, le pide que antes de hacerlo convierta en vampiro a Madeleine. Esta última es una fabricante de muñecas que desea la conversión con todas sus fuerzas. De este modo podrá ser la eterna madre de la terrible niña. Tras muchas reticencias, Louis accede.

            Apenas han comenzado a disfrutar de todo ese tiempo del mundo que les aguarda cuando la cohorte del teatro cae sobre ellos. Aunque también se omite en la película, Lestat ha viajado desde América para confirmar lo que ya sospechaban los parisinos: Claudia intentó matarle. Armand consigue liberar a Louis -a quien el propio Lestat exculpó cuando se lo llevaron los del Teatro- del ataúd sellado donde se le ha confinado para la eternidad. Pero Claudia y Madeleine son expuestas a la luz del sol y destruidas. Louis, por su parte, se vengará incendiando el Teatro de los Vampiros con todos ellos dentro.

            En la Cuarta Parte se nos habla, por elipsis, de los viajes de Louis y Armand hasta que también se acaban por separar. Así llegamos al siglo XX, cuando Louis vuelve a Nueva Orleans. Ya no tiene problemas en alimentarse de quien le sale al paso. Finalmente se encuentra con otro vampiro y, tras seguirle, da con un Lestat decrépito y desvencijado que le estaba esperando con cariño. Pero Louis no se queda con él.

            Cuando el vampiro termina de contar su historia, su entrevistador, fascinado por los poderes del don de las sombras, quiere que lo convierta. Louis, no obstante las primeras reticencias, acaba por comenzar a sangrarle hasta que el joven pierde el conocimiento. Cuando lo recupera va en busca de Lestat.

            No he leído el resto de las Crónicas..., pero, al haber nacido al socaire del éxito de ésta, me da la sensación de que carecen de esa profundidad que da a esta primera el debate de Louis ante el bien y el mal, así como el miedo de todos los vampiros a la soledad. Tan semejante al de esos humanos de los que se alimentan, pero más angustioso visto desde la perspectiva que da la eternidad.

Publicado el 21 de agosto de 2014 a las 00:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Juanqui (Web) - 15/9/2014 - 13:26

Pues si te gustó esta... no te pierdas la mejor de todas ellas: LESTAT EL VAMPIRO.

Un saludo

2 | Javier Memba (Web) - 15/9/2014 - 15:41

Sí que debe de ser la mejor puesto que todo el mundo me lo dice. Ya la tengo y, en los próximos meses, la leeré.
Un saludo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


 

          

 

Miniatura no disponible

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Nuevos momentos estelares de la humanidad

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el feminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

La primera chica de Éric Rohmer

El último cadáver bonito

La exnovia de James Dean que no quiso cumplir 40 años

Don Luis Buñuel, "ateo gracias a Dios"

La estrella cuyo fulgor se extinguió en sus depresiones

El gran cara de palo

Sylvia Kristel más allá de Emmanuelle

Roscoe Arbuckle, cuando se acabaron las risas

Laura Antonelli, la reina del softcore que perdió la razón

Nicholas Ray, que nunca volvió a casa

El vuelo más bajo de la princesa Leia Organa

Eloy de la Iglesia y el cine quinqui

Entiérralo con sus botas, su cartuchera y su revólver

La chica sin suerte

Bela Lugosi y la sombría majestuosidad de Drácula

La estrella de triste suerte

La desmesura de Jacques Rivette

Françoise Dorléac

Klaus el loco

Una hippie de los 70

Jean Esustache, entre la Nouvelle Vague y el ascetismo

Nadiuska, un juguete roto

Thea von Harbou

Jesús Franco

David Cronenberg

Sharon Tate, como en un cuento de Sheridan Le Fanu

Un guionista sediento

La reina del fantaterror patrio

Dalton Trumbo y los diez de Hollywood

La primera chica que arrojó una tarta 

El desdichado Hércules contemporáneo

En la tradición familiar

El músico del realismo poético

Otro tributo a la gran Patty Shepard

Elmer Modlin y su extraña familia

Las coproducciones internacionales rodadas en España

Marilyn Monrore y su desesperado último gesto

Un amor más poderosos que la vida

El actor atrapado en sus personajes

Entre el fantasma de su madre y el final del musical

Barbet Schroeder

Amparo Muñoz

Samuel Bronston más alla de Las Rozas

Chantal Akerman

Françoise Hardy 

Un antiguo dogmático

Jane Birkin

Anna Karina, su turbulento amor y el Madison

Sandie Shaw, ya con calzado

El gran Serge Gainsbourg

Entre la niña prodigio y la mujer concienciada

La intérprete de Shakespeare que inspiró a The Rolling Stones

La maleta del capitán Wajda

Val Lewton y su dramatización de la psicología del miedo

La alimaña de Whitechapel

Cristina Galbó

La caravana Donner

Eddie Constantine

Un nuevo curso del tiempo

Rosenda Monteros

Una criatura de la noche

Una carta a Nicolás I

Edison y el 35 mm

Barbara Steele

El felón Esquieu de Floyran acaba con los templarios

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD