martes, 16 de octubre de 2018 06:47 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Treinta años de grabaciones

Archivado en: Inéditos cine, treinta años de grabaciones

imagen

            La pasada primavera hizo treinta años que comencé a grabar películas. Quería ponerme a ello desde que se comercializaron los primeros magnetoscopios a principios de los 80. Pero fue el 84 cuando, con los estipendios de un oportuno empleo como ayudante de montaje en unos estudios de Alcobendas, tuve dinero para mi primer JVC. Recuerdo sus trazas de armatoste: el mando a distancia tenía un cable. Largo como para operar con él desde el sillón, pero cable al cabo. Aun así, con aquel aparato grabé Un perro andaluz (Luis Buñuel, 1929) y El sirviente (Joseph Losey, 1963). Fueron las dos primeras cintas -nunca mejor dicho ya que entonces grababa en VHS- de una colección que hoy cifro en torno a los dos mil quinientos ejemplares. Todavía las conservo en perfecto estado. Y eso que, mi montador jefe de entonces, auguraba una vida efímera a mis grabaciones.

            Creo que fue él -un buen amigo y una buena persona por otro lado- el primero de todos los derrotistas que desde entonces han querido que desistiera en mi empeño. A excepción de eso muy corto, pero que si te lo da la mujer que quieres -como es mi caso- es lo mejor del mundo, no hay nada en la vida que me guste más que ver una película. Así que hace treinta y cinco años, apenas tuve noticia de la existencia de los magnetoscopios, comprendí las posibilidades que me ofrecían para ir haciéndome con ese tesoro videográfico del que ahora vengo a jactarme.

            Consciente desde aquellas primeras cintas de que una de mis grandes tareas era la de grabar películas, al ver el entusiasmo con me refería a ello, nunca me faltaron agoreros dispuestos a derribar mis ilusiones. Al principio, como el video doméstico aún se debatía entre el Betamax, el V2000 y el VHS, los hubo que me dijeron que mi sistema no sería el definitivo. Se equivocaron tanto como el montador que me aseguraba una vida efímera para las grabaciones: como es sabido, el VHS fue el que se acabó imponiendo. Siempre haciendo economías por no haber escuchado a aquellos otros, que me aconsejaron que me dejara de escrituras para dedicarme a algo de provecho, he de reconocer que mi decisión por el VHS obedeció a que sus cintas eran las más baratas, dentro de lo caras que eran todas entonces. Mención especial merecen las Bedeo, a un precio entonces en verdad módico. En ellas grabé la filmografía completa de Jean Renoir, por poner un ejemplo.

            Ya con cientos de películas en mi tesoro empezaron a anunciarme que no habrían de servirme de nada cuando el DVD acabara por desplazar al VHS. En efecto, así ha sido. Pero para 2007, cuando yo mismo empecé a grabar en DVD, con vistas a no quedarme sin lectores para mis VHS ya me había hecho con tres magnetoscopios. Ahora tengo uno más en un combo con un DVD. De esta manera puedo seguir viendo J' Acusse (Abel gance, 1938), una de las innumerables joyas filmográficas que atesoro, cuando lo considero oportuno. Eso sí, siempre con los primores que requiere saber que el procedimiento ya es casi arqueológico. Es más, cuando por "a" o por "b" una de esas películas que se regalan ahora con las publicaciones es una que ya atesoró en VHS, grabó encima de la copia antigua para ahorrar espacio.

            En efecto, como también me aseguraban algunos de los que se empeñaban en que desistiera sólo porque detestaban verme ilusionado, tengo llena de películas una pared entera de mi casa. El resto con libros y con fotos: las paredes vacías me dan miedo, son terreno abonado a los espectros. A excepción de El bello Sergio (Claude Chabrol, 1958) atesoro -como el necrófago Gollum el Anillo Único- todo el cine de la Nouvelle Vague; el de la Hammer, menos Lust for Vampire (Jimmy Sangster, 1971); de Fritz Lang la filmografía completa... Pero siempre tengo un hueco para grabar rarezas de los grandes de la serie B canónica, el cine policiaco español de los años 50 -spanish noir que lo llaman- y el italiano de géneros. Esto es lo que ahora más codicio.

            Con las obras maestras, esas que vienen a ser algo así como de primero de cinefilia, los títulos clave de Ford, Hitchcock, Rossellini y el largo etcétera, me hice en los primeros años de mi saludable monomanía. Y digo bien al calificarla de "saludable" frente a quienes estimen, que no faltarán, que ha de ser perniciosa tanta obsesión por algo. Me explico: desde que por ir a beber una noche no grabé La dolce vita (Federico Fellini, 1960) -con la que me hice un tiempo después, por supuesto-, dejé de volver a salir siempre que se anunciaba una película de mi interés. No hay duda de que la medida debió de ser muy buena para el borracho que fui durante tanto tiempo. Lo cierto es que ahora grabo mucho menos que entonces porque rara es la película buena y antigua que se emite en televisión -incluso en los canales exclusivamente cinematográficos- que no obra ya en videoteca. De hecho, en la actualidad son más numerosas las cintas que adquiero ya grabadas, algo que empecé a hacer a comienzos de los 90, que las que grabo yo mismo.

            De este modo he llegado a nuestros días, en los que el DVD también se ha quedado obsoleto. Tengo el convencimiento de que el VHS era más resistente pese a que la calidad de imagen del DVD sea muy superior y el precio más bajo. Siempre a la espera de hacerme con una televisión de gran formato y un USB grabador que me permita proseguir con el tesoro en pequeños pen drive, también grabo en el disco duro de uno de mis reproductores.

            Aún lloro la perdida de La Luna (Bernardo Bertolucci, 1979), la única grabación en video que me ha fallado en estos treinta años. Del DVD no puedo decir lo mismo. Sin ir más lejos, hubo una ocasión en que el disco duro resultó ser demasiado blando y perdí los veinticinco filmes que almacenaba en él. Ahora bien, ni siquiera entonces dejé de dar cuenta de esas tres o cuatro películas de mi colección, que acostumbro a visionar semanalmente, pese a quienes me preguntaban si lo hacía. Al final, mi tesoro filmográfico ha dado una nueva dimensión a mi cinefilia, que también se alimenta de un par de cintas en salas semanales. Por el contrario, a aquel montador jefe de hace treinta años en Alcobendas, el cine ha dejado de gustarle. Al menos eso fue lo que me dijo la última vez que le vi, cuando me confesó que el tiempo que otrora dedicaba a ver películas, ahora lo empleaba en estar con la familia. Mis VHS han durado más que su cinefilia. Por no hablar de mis ilusiones.

Publicado el 25 de septiembre de 2014 a las 08:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD