domingo, 23 de septiembre de 2018 15:31 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Los cuentos de Leopoldo Lugones

Archivado en: Cuaderno de lecturas

imagen

                   Atesoro El imperio Jesuítico (1904), de Leopoldo Lugones, desde que apareció en la Biblioteca Personal de Jorge Luis Borges, hace ya la friolera de veintiséis años. Aunque lo he hojeado algunas veces desde entonces, el tema -las reducciones que la Compañía de Jesús fundó en Argentina, Paraguay y Brasil- no acaba de atraparme. De modo que llegué a Lugones merced a la referencia que hace de él Horacio Quiroga en uno de los relatos del excelente De los perseguidos, de amor, de locura y de muerte. Apenas acabé tan grata lectura, me obsequiaron sus responsables los cuentos de Lugones reunidos en una selección de Ediciones Internacionales Universitarias, bajo el título del primero de ellos, La lluvia de fuego. Los leí con la natural avidez en octubre de 2000. No sin cierta sorpresa, comprobé que las analogías entre ambos autores no son tantas como imaginé. Ahora bien, no por ello dejé de maravillarme ante unas piezas -probablemente extraídas de Las fuerzas extrañas (1906) o Cuentos fatales (1926), no consta en la edición- que, a decir de la crítica, convierten a Lugones en todo un precursor del cuento latinoamericano. Siguen las notas tomadas tras su feliz lectura.

                   Escrita en un español arcaizante pero tan culto como atrayente, La lluvia de fuego es una pieza fantástica en la que un rico hacendado nos refiere cómo una lluvia ígnea -de la que el narrador se salva buscando refugio en su bodega- acaba con una población. Más que a Quiroga, me ha recordado al Jack London de la Peste escarlata.

***

                   En Un fenómeno inexplicable se cuenta la historia de un inglés afincado en Latinoamérica. En un pasado remoto, respecto al tiempo de la narración, nuestro hombre quiso adentrarse en los conocimientos de los yoghuis -santones hindúes-. Fue así a desdoblar su personalidad en un mono, "melancólico y negro", presente en él constantemente. Tanto es así que el tipo acaba por perder el concepto de la unidad. Cuando le pide al narrador que dibuje su sombra, éste descubre con sorpresa que, en efecto, se trata de la de un mono. Huelga apuntar que Un fenómeno... ha sido uno de los relatos que más me han interesado.

***

                   A El milagro de san Wilfrido he de referirme en idénticos términos. Ambientada en el tiempo de las cruzadas, su historia es la del caballero a quien alude el título. Se trata de un germano que habiendo matado a su esposa creyéndola infiel, descubre la inocencia de la dama y va a confesar su terrible error a un ermitaño. Éste le impone en penitencia convertirse en peregrino. Antes de partir se acerca a orar a la tumba de su esposa, de la que arrancará la flor que crece sobre ella. Transformada la misma en prodigioso yelmo, será el que cubra la cabeza del paladín en Tierra Santa.

                   Siendo Wilfrido el elegido para llevar un mensaje a los sarracenos, el caudillo de éstos ordenará su crucifixión. Al ir a descolgarlo, a los mahometanos les resultará imposible desclavar su mano. Así pues, deciden cortarla del cadáver y dejarla en la cruz, la que a su vez es guardada en la armería. Tomada la fortaleza por los condes cristianos, el caudillo que ordenara la suerte triste de Wilfrido, pasará en su huida por el lugar donde se guarda la reliquia del santo. Es entonces cuando la mano aferra los cabellos del infiel sin soltar a su presa hasta estrangulara.

***

                   La propuesta de El escuerzo es la de un sapo vengativo que, a no a ser que le queme una vez que se le ha matado, resucita para dar muerte a su asesino.

***

                   He creído entender que El origen del diluvio, que nada tiene que ver con el que nos presenta la Biblia, consiste en la evocación de un fenómeno semejante a una glaciación, es decir: un cataclismo natural, por el espíritu -emplazado en una sesión de espiritismo- de uno de sus protagonistas.

***

                   En cuanto a Los caballos de Abdera cabe apuntar que se trata de una fantasía, en la primera acepción de la palabra, donde se da noticia de una ciudad donde los caballos estaban tan mimados que deciden iniciar una rebelión.

***

                   Yzur es otra de las cotas más altas de la selección. Aquí sí que registran analogías con ese Quiroga que nos presenta a los animales antropomorfizados. Lo que se nos cuenta en sus páginas es la experiencia del narrador, quien pretende enseñar a hablar a un mono. Dándose entre ellos todas las singularidades del cariño entre una persona y un animal, sólo será al final cuando, antes de morir, el simio pronuncie unas palabras para pedir agua a su amo.

                   Previamente, se ha retratado con magistral pericia la humanización de la bestia. A destacar lo fidedigno que resulta el fragmento dedicado a mostrarnos como Yzur, el chimpancé, afianza el amor que tiene a su dueño cuando éste, después de haberle pegado por no querer hablar -su criado le ha dicho que ha escuchado pronunciar algunas palabras al simio-, se arrepiente y comienza a prodigarle cuidados.

***

                   La estatua de sal da cuenta de cómo un hombre santo, Sosistrato, mediante el consejo de un extraño viajero -que no es sino el mismísimo Satanás- tiene oportunidad de llegar a la estatua de la mujer de Lot, aquella cuyas formas quedaran condenadas a la sal después de que se volviera a mirar hacia Sodoma y Gomorra. Pese a que en un primer momento ha sabido vencer a la tentación, frente a la condenada no puede por menos que aplicarla el procedimiento por el que la desdichada vuelve a la vida. Es entonces cuando Sosistrato le pregunta lo que vio. Ella se resiste a contarlo. Ante la insistencia de él acabará por contárselo al odio. Automáticamente, el que fuera un hombre santo caerá fulminado sin que al lector, en un alarde de inteligencia narrativa, se le llegue a contar lo que Sosistrato ha sabido.

***

                   Igualmente interesante, aunque nada fantástico -nostálgico cabría decir si hubiésemos de aplicarle un calificativo- se nos presenta Abuela Julieta. La anécdota contada en sus páginas es la de un cuarentón y una sexagenaria, sobrino y tía respectivamente, que no tienen a nadie más en el mundo que a ellos mismos.

                   Pudientes, cultos y solitarios ambos, las partidas al ajedrez que disputan regularmente constituyen la única distracción de sus tristes vidas. En una de éstas, después de que el autor nos haya referido cómo la extraña pareja se ama desde que él, siendo un niño, estuviera enfermo, tía y sobrino se confiesan el sentimiento que les une.

***

                   El vaso de alabastro y Los ojos de la reina forman un díptico que se encuentra entre lo mejor del texto. En la primera de estas piezas se nos propone la experiencia del miembro de una expedición a la tumba de un faraón. Habiendo salvado nuestro arqueólogo a uno de los nativos que les acompañan de morir en las fauces de un cocodrilo, el egipcio le devolverá el favor advirtiéndole que se quede atrás al entrar en cierta cámara de la pirámide. En dicha estancia, será descubierto el vaso al que alude el título, donde se guarda el perfume de la muerte. El expedicionario que lo huele, un lord inglés, perecerá algunas semanas después.

                   En las últimas páginas de este interesante cuento se habla de una mujer que ha provocado el suicidio de dos hombres. Ella es la protagonista de Los ojos de la reina, segunda pieza de este magno díptico. Acaso la mejor y la que más me ha sugerido de todas las aquí reunidas. Se trata de la reencarnación de una antigua divinidad egipcia: la Señora de la Mirada. Mujer de extraordinaria belleza, el reflejo de "la egipcia del Plaza" -como se la llama en Buenos Aires- es letal. Me explico: descubierto en una tumba un espejo por dos exploradores ingleses, al ir éstos a mirarse en él, no su imagen la que ven, sino la de Señora de la Mirada. Subyugados por la Belleza de tan bella dama "el deslumbramiento entró en sus almas, quitándoles toda potestad de palabra y reflexión, hasta poseerlas en un vértigo que inspiraba la delicia insaciable, y con ello necesariamente la muerte".

                   Cuando el espejo obra en poder del narrador, éste podrá comprobar como, en efecto, no muestra el reflejo de quien se mira en él, si no la subyugante belleza de la Señora de la Mirada.

 

 

Publicado el 27 de noviembre de 2014 a las 17:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD