lunes, 19 de noviembre de 2018 01:03 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Doce historias y un sueño de H. G. Wells

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Doce historias y un sueño de H.G. Wells

imagen

H.G. Wells

                   Cuando se habla de los textos en papel Biblia, puestos a evocar las joyas de la edición pretérita, suele pensarse en la colecciones de editorial Aguilar. Sin embargo, junto a los crisoles, crisolines y la biblioteca de Premios Nobel -los papel Biblia de Aguilar de mi tesoro- conservo con igual primor sus pares de Plaza & Janés: los Premios Pulitzer, los Goncourt y Los Clásicos del Siglo XX. En esta última colección tengo las obras completas de Rudyard Kipling, las de Thomas Mann y las de H. G. Wells. Después de haber leído en la adolescencia las grades novelas de Wells con la natural avidez -La máquina del tiempo (1895), La isla del doctor Moreau (1896), El hombre invisible (1897), La guerra de los mundos (1898)-, volví a él en octubre de 2000. Pero la obra elegida, Doce historias y un sueño (1906), no fue una lectura tan placentera como las de mis primeros años, cuando Wells -junto a mi entonces dilecto Hermann Hesse- era uno de mis favoritos. Es más, Julio Verne, al que releo con cierta regularidad desde que me hice con la edición completa de los Viajes extraordinarios en 1987, me resulta mucho más divertido. Ahí van, en cualquier caso, las notas que tomé entonces, en octubre de 2000, de mi rencuentro con uno de mis favoritos:

                   Esa ciencia ficción, cuya paternidad suele atribuirse a Wells junto con Julio Verne, no preside en modo alguno estos relatos. Sin embargo, estas páginas también son representativas de su autor. Ello se sigue al considerar la faceta idealista de Wells -sus ideas socialistas, su pertenencia a la sociedad fabiana-, de la que se desprende la ingenuidad que encierran piezas como la última, El sueño de Armageddon (pág. 696). En ella la experiencia onírica de su protagonista, compuesta por unas vividas imágenes en las que el amor por una bella se entremezcla con los manejos en el partido al que Armageddon pertenece, sirve al autor para hacer toda una apología de la honestidad en política. Ésta, al igual que tantas otras, es una historia referida por su protagonista a un interlocutor -casi siempre compañero del clásico club inglés- en los que será uno de los procedimientos narrativos más frecuentes en su autor.

                   Filmer primero de los relatos, viene a dar cuenta de un afamado inventor de aviones que, viéndose en la obligación de subir a uno de sus prototipos, le da miedo volar.

                   El bazar mágico -rayano en la cursilada- nos presenta a un padre que entra con su hijo en una juguetería. El encargado del negocio resulta ser una suerte de prestidigitador capaz de hacer que surjan ante sus clientes los más insospechados objetos y sujetos. Al final, tanto prodigio, acaba por abrumar a los visitantes. Cuando, finalmente, consiguen abandonar el insólito establecimiento y el padre intenta volver a él para pagar el regalo del niño, resulta que el comercio ha desaparecido.

                   El valle de las arañas, que a buen seguro ha de encerrar una gran metáfora sobre el cambio radical de las circunstancias, cuenta la historia de unos perseguidores que acaban siendo perseguidos.

                   La verdad acerca de Pyecraft, una de esas historias referidas en el club, pretende ser una pieza humorística sobre la obesidad. El hombre al que alude el título comienza a seguir una dieta que le hace perder peso hasta el punto de que empieza a flotar en el aire y ha de ponerse un contrapeso para mantenerse en tierra.

                   Como ya se entrevé en la propuesta de su argumento -un tipo que enamora a un hada, a la que rechaza en pos de una simple mortal que tiene un comercio- la cursilada también gravita sobre Mr. Skelmersdale en el país de las hadas.

                   Historia del fantasma inexperto (pág. 573) es otra de esas narraciones referidas por alguno de sus protagonistas a sus compañeros de club. Pero, a diferencia de las demás, su principio es la frase que más me ha impresionado de todo el libro: "A mi memoria vuelve con gran precisión la escena en que Clayton contó su última historia". En esta ocasión, el narrador, que conoció a un fantasma torpe, trata de demostrar a los otros socios de la casa en la que cuenta su relato los procedimientos de dicho espectro.

                   Jimmy Goggles, el dios (pág. 589) refiere la experiencia de un hombre, superviviente al naufragio de un barco, El Explorador del Océano, que integra en la expedición que vuelve al lugar del siniestro: los alrededores de una isla volcánica llamada Soona. Hallándose Goggles -nuestro protagonista- buceando en busca de los restos del naufragio, en la superficie, sus compañeros son atacados por una tribu de salvajes. Así las cosas, el buzo emerge siendo tomado por un dios por los nativos. Lo que en principio parece una maravilla no tarde en resultar un tormento: para conservar el culto que se le rinde, ha de permanecer constantemente con escafandra puesta.

                   El auténtico Wells, al menos el que espera encontrar el lector de sus obras más conocidas, despunta en El nuevo acelerador (pág. 604), curiosamente fue el título que me indujo a la lectura de todo el libro. Lo que aquí se nos cuenta es la experiencia con una droga -ingerida por el narrador- que hace aumentar la velocidad de quien la toma hasta el punto de que el resto de cuanto le rodea le parezca lento. Esta nueva subjetividad dará lugar al relato más interesante de la selección.

                   Las vacaciones de Mr. Ledbetter (pág. 622) evoca la triste suerte de un pastor protestante que, por demostrar su valor, se introduce clandestinamente en una casa ajena. Siendo el propietario del domicilio un delincuente que descubre al intruso cuando éste último ya se ha dado cuenta de la condición del dueño de la casa, el delincuente no puede entregarlo a la policía. Tomando pues al pastor por un ladrón torpe, el delincuente, guiado por cierta "filantropía" decide enseñarle los secretos del oficio. El resultado de tan descabellada idea es que el religioso, cuando finalmente puede escaparse de su benefactor, acabará tirado en Jamaica, de donde vuelve gracias a la ayuda del narrador.

                   Muy en la honda del interés por el espiritismo de la época en que se escribió, El cuerpo robado (pág. 644) versa sobre un hombre que pretende la proyección del propio espectro a voluntad. Estando metido en ello, un espíritu maligno se apodera de su cuerpo yendo a agredir a su socio, quien ha intentado salvarle del destino al que le ha llevado su experimento.

                   El tesoro de Mr. Brisher (pág. 664), otro de los textos que más me han interesado, cuenta la historia de un tipo que descubre un cofre lleno de monedas de plata en casa de su prometida. Siendo el padre de la muchacha un hombre recto, que desprecia a los don nadie como el pretendiente de su hija y que asegura que quien se encuentra un tesoro está obligado a devolverlo, nuestro hombre intenta llevarse su cofre a escondidas. Pero la desgracia hace que todas las monedas se desparramen por el suelo en el intento. Rota la relación con la muchacha, puesto que no sabe si ha sido descubierto mientras intentaba arramblar con la plata, al cabo de un tiempo tiene noticia de que el padre ha sido detenido por falsificar las mismas monedas que él creyó un tesoro.

                   Por último, El corazón de Miss Winchelsea (pág. 675), toda una rareza puesto que se trata de una pieza tan realista que viene a dar cuenta de cómo la mezquindad puede acabar con el amor, me ha resultado lo mejor de toda la selección. La señorita en cuestión es una profesora inglesa, a la sazón turista en Roma, que se enamora de un joven compatriota, también profesor y tan culto como ella. Ya imagina lo que será su matrimonio cuando el apellido del joven le resulta muy vulgar y decide romper la relación existente entre ambos. No obstante, como aún sigue enamorada de él, le encarga a una amiga, que también viajó con ellos a Roma, que visite al joven y averigüe si ha sufrido mucho con la ruptura. Posteriormente, habrá de comunicarle sus impresiones al respecto por carta.

 

                   En esas misivas, la amiga comenta a nuestra señorita que el apellido no es tan vulgar como ellas se creían y que el amor ha surgido entre ellos. Ya casados, Miss Winchelsea visitará a sus amigos esperando encontrar en él algún vestigio de los sentimientos que antaño le inspirara. Será inútil, cuando nace el primer niño y empieza a ocupar el cuarto de invitados donde antes dormía ella, nuestra señorita deja de visitar a la pareja. 

Publicado el 24 de diciembre de 2014 a las 10:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD