viernes, 16 de noviembre de 2018 11:27 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

"Neuromante", más que el inicio del cyberpunk

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Neuromante, de William Gibson

imagen

            En la página 179 de la edición de Neuromante (1984) de William Gibson, dada a la estampa por Minotauro en julio de 2002 -la que yo atesoro-, hay un pasaje que a mi juicio sintetiza uno de los grandes asuntos de la ciencia ficción contemporánea, si no el principal. Es aquel en que Molly refiere a Case cómo fue mejorada cibernéticamente en una clínica de Chiba City (un puerto imaginario de Japón) para que ejerciera la prostitución "especial", sin enterarse de nada, en un burdel donde "la casa tiene el software para cualquier cosa que el cliente quiera pagar". Lo malo fue que en cierta ocasión se enteró de lo que un cliente la estaba haciendo. "El problema era que el circuito recortado y los que me pusieron en la clínica de Chiba no eran compatibles".

            En efecto, en líneas generales, los problemas generados por la convivencia entre organismos celulares y circuitos electrónicos, entendiendo el concepto en toda su extensión -desde la atracción que Rick Deckard siente por Rachael en ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (Philip K. Dick, 1968) a este Neuromante en que Case tiene implantado en la cabeza una suerte de memoria USB- son a la ciencia ficción actual lo que el viaje a La Luna en los albores del género, los platillos volantes en los años 50 o la pastoral poscatástrofe atómica en la década siguiente. A mi entender, las cuchillas que le han injertado a Molly bajo las uñas, tan prácticas en su nuevo empleo de asesina a sueldo como lo hubieran sido con esos clientes que se empeñaban en hacerle cualquier cosa que pudieran pagar, no son más que pequeñeces, prodigios de superhéroes que quizás imaginara Gibson en las viñetas de Lobezno.

            La verdadera grandeza de Neuromante es haber sentado las bases del principal asunto de la ciencia ficción actual: la convivencia entre la inteligencia biológica y la inteligencia artificial. En este sentido, Gibson puede compararse a Luciano de Samοsata, si este autor sirio en lengua griega del siglo II de nuestra era en verdad fue, como se le considera, el primero que escribió sobre el viaje a La Luna. Como Gibson, el de Samosata es el pórtico al que fuese otro de los grandes asuntos de la ciencia ficción, hasta que el 21 de agosto del 69 Neil Armstrong diera su "pequeño paso para un hombre pero su gran salto para la Humanidad" sobre la superficie lunar.

            De ahí que a Neuromante, más que atribuirle el mérito de haber inaugurado el cyberpunk -que también lo tiene aunque no en exclusiva puesto que hay novelas anteriores como ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? que apuntan en la misma dirección- quepa atribuirle el de ser el pórtico de una constante argumental. Por eso, la novela de William Gibson resuena en Matrix, la trilogía de los Hermanos Wachowski, y Nivel 13 (Josef Rusnak, 1999), filme más notable que aquéllos, también sobre la realidad virtual. Y lo que es aún más admirable, Neuromante resuena en nuestra realidad.

            A poco que se observe, se admite que la ciencia ficción, pese a su fantasía, es uno de los géneros más apegados a la actualidad del tiempo en que se concibe y el ciberespacio de Gibson, bien podría ser nuestro Internet. Eso sí, si nosotros, y no nuestros ordenadores, nos conectásemos a la Red. Pero sería el Internet de estos últimos años, no el de 1984, cuando Gibson concibió la novela. Recuérdese que entonces, la informática, tímidamente, se empezaba a comercializar para el común de los usuarios, quienes se limitaban a la utilización de las primeras bases de datos, hojas de cálculo y procesadores de texto. Cela decía que no tocaba el ordenador por si daba calambre y se quedaba tan ancho. Todavía era frecuente que las plumas más doctas despotricaran sobre el prodigio que sintetizaba el futuro mejor que ningún otro, de cuantos entonces despuntaban. Eso era lo que había, cuando Gibson anticipó el ciberespacio. Ese carácter de Neuromante, también merece toda mi admiración.

            Pese a que yo la acabo de leer, en los treinta y un años transcurridos desde su publicación, se ha convertido en todo un clásico de la ciencia ficción. Queda por tanto poco que decir acerca de su argumento. Lo apunto para que no se me olvide, principal motivo de estas notas sobre mis lecturas que, hace ya veintitantos años, empecé a tomar:

            Case es un vaquero (hacker) que se buscaba la vida robando software por encargo. Hasta que quiso jugársela a sus empleadores y éstos le inocularon un gas nervioso que le impide volver a ser memoria USB humana a sueldo del mejor postor. Cuando Armitage le encarga una nueva misión junto a Molly y él mismo, su degeneración en Chiba City es la misma que la de cualquier otro perdedor. Los tres asaltarán, informática y físicamente, los bancos de memoria de Tessier-Ashpool, una de las grandes corporaciones que dirigen el planeta. Pero ignoran que, en el fondo, están siendo utilizados por Wintermute, una inteligencia artificial que adopta la forma que le place para que Case, Molly y Armitage le puedan ver. Más aún, ya al final se nos descubrirá que tras Wintermute hay otra inteligencia artificial. No es otra que esa Neuromante a la que alude el título, "el camino a la tierra de los muertos. Donde tú estás, amigo mío" (pág. 289). Y es que el final parece indicarnos que el propio Case, como todos cuantos moran en el ciberespacio, todos los personajes de la novela, también son un programa informático. Aunque todos parecen ignorarlo, todos podrían haber muerto en la última guerra mundial. Ahora cada uno de ellos pudiera ser un Dixie Flatline, un programa que revive la inteligencia de los difuntos[1].

            Aunque haya fragmentos tan líricos tal que aquel en que Gibson nos cuenta cómo Case conoció a Linda Lee, su novia (pág. 17), Neuromante no es una lectura fácil. Todo lo contrario -y en esto coinciden todos los comentaristas- es una novela densa y abigarrada. Tengo la impresión de que, consciente de ello y de lo grato que se hace leer nombres conocidos, Gibson ha incluido todas esas firmas comerciales que menudean en el texto: Hitachi, Fuji, Microsoft... Si bien, esta última, aquí se refiere a un chip, que no a la corporación de Bill Gates, las marcas menudean hasta el punto de llamar la atención.

 


 

[1] A este respecto me llama mucho la atención la similitud fonética entre Dixie Flatline y la Dixon Line que, cultural y popularmente separa el norte y el sur estadounidenses. Dos mundos diferentes.

Publicado el 18 de enero de 2015 a las 15:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 1

1 | Javier Memba (Web) - 07/2/2015 - 21:23

Gracias a ti por tu interés.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD