sábado, 22 de septiembre de 2018 00:45 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Tres entregas anteriores de los amigos del Centaur Club

Archivado en: Cuaderno de lecturas, las aventuras de Blake y Mortimer, sobre "Los sarcófagos del 6º continente" y "El santuario de Gondwana"

imagen

El interés de los sucesores de Jacobs por situar sus tramas en la época en que el maestro concibió las primeras aventuras de la pareja es más que notable. Así, el primer tomo de Los sarcófagos del 6º continente (2004), con guión de Yves Sente y dibujos de André Juillard, se abre con una intriga en torno al emperador Açoka situada en 1958. Es éste un extraño personaje. Después de llevar muerto más de dos mil años, resucita para llamar a la rebelión contra los ingleses a los distintos señores de la India. Entre sus prodigios destaca una guardia de fabulosos monos. Cuando se nos presenta, está en colaboración con el mayor Voritch, de La maquinación Voronov. El soviético y el paladín hindú tienen un enemigo común: Philip Mortimer…

Se inicia entonces un flash-back que nos lleva 35 años atrás. A la India de los primeros brotes independentistas. Es entonces cuando un joven Mortimer no duda en defender a un joven Blake de un grupo de nativos que se dispone a agredirle. Será el mismo Gandhi quien le salve. La amistad entre los dos compañeros acaba de nacer. Ya en casa de sus padres, Mortimer se enamorara de la bella hija de Açoka, ante la natural oposición de los padres de ambos. Cuando la joven cree que el futuro profesor la está engañando con una inglesa decide suicidarse y Açoka jura venganza.

De vuelta a 1958, Açoka se encuentra maquinando en colaboración con la delegación soviética que habrá de visitar la exposición universal de Bruselas. Olrik es sacado del GULAG para servir de instrumento a los planes del emperador, que tanto me recuerda al líder tibetano de El secreto del espadón. Blake y Mortimer, que forman parte de la delegación inglesa, no tardan en descubrir que Açoka –quien en realidad es la princesa Gita, que ocupó el puesto de su padre cuando éste murió- y los soviéticos han conseguido interesar a varios países del Tercer Mundo en su amenaza. Las primeras manifestaciones de nuevo peligro son unas extrañas radiaciones. En la delegación del Congo se trama algo, pero en contra de lo que parece, obedeciendo sin duda a la corrección política, Mukeba –un watusi- está al servicio del bien…

Julio, 2004 

***

Es lástima que en el segundo tomo de Los sarcófagos del 6º continente, publicado en España en 2005, el papel de Olrik -junto con Rastapopoulos de las aventuras de Tintín mi villano favorito- sea meramente testimonial. Está confinado en uno de los sarcófagos, desde donde el malvado Açoka, extrayendo la energía del cerebro del coronel, pretende sembrar el mal en la Exposición Universal de Bruselas del año 58. Ante este panorama, sólo tiene presencia en las últimas viñetas para ponerse al lado de Mortimer, dando lugar a una tregua en la que los eternos antagonistas pueden salvarse.

Lo primero que me ha llamado la atención de esta segunda entrega de Los sarcófagos de 6º continente ha sido la normalidad con la que el fiel Nasir –el criado hindú del profesor- se desenvuelve la Sudáfrica de 1958. Aunque esas teorías sobre la revolución tercermundista que lidera Açoka dan mucho que pensar acerca del posible racismo de los autores, lo cierto es que aquí, Nasir es un amigo más que ese criado que nos refiere Jacobs en las aventuras donde nos lo presenta.

Argumentalmente hablando, tras esa pequeña escala en Ciudad del Cabo, mientras Nasir se introduce en un barco de los sediciosos haciéndose pasar por un herido-, Blake y Mortimer se trasladan a una base inglesa en la Antártida. Pero ésta ha sido tomada por la gente de Açoka, quienes hacen prisioneros a los dos ingleses.

El capitán consigue escapar y llegar a una base francesa donde se encuentra el profesor Labrousse, inventor del subglaciator. Es éste un fabuloso vehículo sumergible, capaz de avanzar por las aguas que hay debajo de los hielos. Con él se acercan a la base de la Antártida -el sexto continente-, donde preparan su traición los tercermundistas con electricidad procedente de la base soviética. Cuando Blake, tras la muerte del mayor Voritch, consigue convencer a un teniente ruso para que corte el suministro eléctrico a la Antártida, se produce un pequeño terremoto que pone a Açoka y a los suyos fuera de juego. Es entonces cuando uno de sus antagonistas, en su agonía, prosigue con el flash-back iniciado en la entrega anterior...

Ahora se nos cuenta que fue Sushil, un amigo hindú de Mortimer, quien, creyendo haber dado muerte a la princesa que el profesor amó en su juventud, dejó junto al cadáver de la muchacha el cuchillo que le había regalado el inglés para culpar así del crimen al futuro profesor. Pero la muchacha no muere y aunque Açoka lo descubre todo, da muerte a Sushil.

Pese a que en el final del flash-back se nos dice que la princesa se ha quedado en una institución religiosa, apenas termina el moribundo de relatar sus recuerdos se nos descubre que en realidad, la muchacha –ya envejecida- es Açoka. Ocupó el lugar de su padre cuando éste, en el flash back, regresó sólo de la supuesta congregación donde teóricamente había quedado su hija.

Mortimer no ha salido de su asombro por todo el odio que le guarda su antiguo amor, cuando la princesa le somete al mismo destino que a Olrik encerrándole en el segundo sarcófago del 6º continente. Tras la unión de los dos eternos antagonistas en contra de Açoka, la base de la Antártida –con la princesa dentro- se hunde entre explosiones. La Exposición Universal de Bruselas puede inaugurarse felizmente. Todo un homenaje a la capital del cómic que sea Bruselas precisamente la ciudad elegida.

Julio, 2005

***

El santuario de Gondwana, también de Sente y Julliard y publicado en España en 2009, no se anuncia como una continuación de Los sarcófagos del 6º continente, pero de eso se trata. Tanto es así que, además de continuar un asunto lanzado en su argumento, propone una variación de otro.

El álbum comienza con un científico alemán -Ulrich Heidegang- adentrándose en una singular cueva. La gruta, que ha quedado al descubierto con la sequía en un lago de la llanura de Serengeti, lleva al templo al que alude el título. Sorprendido por sus guardianes mientras roba un diamante de un ídolo de lugar, el alemán es herido en su huída.

Entra entonces en escena Mortimer, que asiste a un reconocimiento médico a consecuencia de unos dolores de cabeza que padece tras el shock sufrido en su aventura en el sarcófago. Nastasia, la joven rusa que se unió a los acólitos de los ingleses en La maquinación Voronov, se presenta al profesor con los resultados del análisis de una roca hallada en la aventura del 6º continente. Según las pruebas, la piedra muestra unos grabados que obedecen a una voluntad inteligente, quizás artística, que se remontan a 350 millones de años atrás. El dato es en verdad asombroso pues, a decir de Mortimer, los grabados más antiguos que se conocen “sólo tienen 30.000 años”.

Mientras el profesor y la bella rusa aventuran sus primeros juicios, son espiados por un personaje en el que creemos entrever a Olrik. Este mismo espía se interesa por las consultas hechas por Mortimer en la hemeroteca de un periódico, donde el profesor descubre que los grabados de la roca de la Antártida coinciden con los de un anillo robado por Heidegang en su visita al santuario, joya cuya fotografía es una de las que ilustran la noticia donde se da cuenta de la suerte del alemán, que languidece enloquecido por el miedo en un hospital de Tanganika.

Ya en su confortable hogar de Park Lane, tras un breve encuentro con Blake –que como algunas otras veces apenas aparece en esta entrega-, Mortimer, releyendo sus memorias, evoca a miss Sarah Summertown, otro amor de juventud, también truncado y de la India. De ahí que se me figure una variación del frustrado sentimiento del científico y la princesa Gita, la hija del Açoka de Los sarcófagos del 6º continente.

Siendo miss Sarah una experta en objetos tribales, Mortimer se apresta a visitarla en busca de información. Ella no tarda en sumarse a la pequeña expedición hacia Tanganika, en la que también formará Nastasia.

Mientras el trío se encuentra en África, Blake recibe la visita nocturna del tipo en quien creemos ver a Olrik. Sin embargo, el supuesto coronel consigue convencer al capitán, aunque una vez que él también se encuentre en Tanganika se nos descubrirá que en efecto es Olrik, quien conseguirá camelar a un grupo de nativos tras enfrentarse a ellos por defender a un masai en unas viñetas evocadoras del episodio de Tintín y Zorino en El templo de sol. A decir verdad, dichos nativos obedecen órdenes del Bezendjas de El misterio de la gran pirámide.

Ya adentrados en llanura de Serengeti, la expedición de Mortimer y sus acompañantes recuerda sobremanera a esas películas de aventuras africanas de los años 60 pero sin todo el, desprecio hacia los nativos que ese cine conlleva. Descubierto finalmente el lago, el científico y las dos mujeres se sumergen en sus aguas. A destacar la sensualidad del dibujo de Nastasia en bañador, a la altura de las chicas de Milo Manara.

Una vez en el santuario, les es dado a los expedicionarios descubrir los restos de una remota civilización que se remonta a las inscripciones de la piedra de la Antártida y el anillo de Heidegang. Dichos restos consisten en una inteligencia superior, una gran masa pensante.

            Mucho más sorprendente es descubrir que Mortimer es Olrik camuflado bajo el aspecto del profesor y viceversa, por eso, cuando sólo parecía un espía, convenció a Blake en su visita nocturna. La transformación fue obrada en los sarcófagos del álbum anterior. De ahí que sea una clara prolongación de uno de sus asuntos. Pero también es venir a abundar en esa alteración de las personalidades tan frecuente en la serie. Verbigracia, Mortimer contra Mortimer (1990), segundo tomo de Las tres fórmulas del profesor Sato (1970).

Noviembre, 2009

Publicado el 13 de mayo de 2015 a las 14:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD