viernes, 16 de noviembre de 2018 09:32 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Dos lecturas de Alejandro Dumas (y II): "Las tumbas de Saint Denis"

Archivado en: Cuaderno de lecturas, dos lecturas de Alejandro Dumas

imagen

En realidad, Las tumbas de Saint Denis y otros relatos de horror es una novela articulada en torno al atestado de un crimen acaecido en Fontenay-Aux-Roses. Creo entender que su primera edición data de 1849 y su título español fue Fontenay de las Rosas. Lo que sucede es que su construcción da tal autonomía a las historias que cuentan cada uno de los participantes en dichas diligencias que puede considerarse como una de las grandes selecciones de relatos de Alejandro Dumas -imposible escribir ese "Alexandre" que sería menester- que yo leí a comienzos del nefasto siglo XXI. En julio de 2003 para ser exactos. El mismo título de mi edición -la dada a la estampa por Valdemar en febrero de 2001 -ese Las tumbas de Saint-Denis y otros relatos de horror, que desde su lectura atesoro con el primor que es debido- da pie a tomar la novela como un conjunto de narraciones independientes que, bien mirada, no es.

Regresando de una partida de caza en Fontenay-Aux-Roses, Dumas -el narrador, al igual que en el resto de Los mil y un fantasmas al que esta novela pertenece- asiste a una curiosa escena. Un lugareño se presenta ante la autoridad exigiendo ser detenido porque acaba de degollar a su mujer. El alcalde -Jean-Pierre Ledru- y los gendarmes, que conocen perfectamente al tipo y saben que es un hombre cabal, tras los primeros recelos ante su petición, se presentan en el lugar donde se encuentra el cadáver y proceden a la detención del infeliz. Pero el asesino no quiere entrar en el siniestro lugar argumentando que la cabeza de su mujer le ha hablado.

Ya durante la cena que Ledru ofrece a Dumas y otros notables de la localidad que habrán de participar en el atestado del crimen, aunque la historia del asesino de su esposa nunca se nos llegará a contar, sí suscitará en los invitados a la velada el recuerdo de las experiencias macabras que constituyen la narración. Al hilo de si una cabeza separada del resto del cuerpo puede o no puede hablar, surge el primer relato. Referido por el mismo Ledru, abre el capítulo titulado La bofetada de Carlota Corday. En sus páginas se nos cuenta cómo, en los días de la revolución, un verdugo abofeteó la cabeza, recién guillotinada, de la bella aristócrata del título y la testa se ruborizó.

Condenado a tres meses de prisión por haber infligido semejante ofensa a quien no podía responder a ella, Ledru visitó al verdugo en la cárcel. Fue entonces cuando éste le dijo que las cabezas seguían parpadeando y rechinando hasta cinco minutos después de haber sido separadas del tronco, y que lo hacían con tanta fuerza que se veían obligados a cambiar periódicamente el cesto al que caían.

Abundando en esa teoría de que las cabezas siguen con vida después de la decapitación, el mismo Ledru es quien nos cuenta la experiencia de Solange, la más hermosa de las historias contadas en esta interesantísima novela.

En los días posteriores a la toma de la Bastilla, durante el Reinado del terror, Ledru tuvo oportunidad de salvar la vida a una joven tan misteriosa como hermosa la noche en un grupo de descamisados fue a pedirle la documentación. Tras identificarse como amigo de Danton, Ledru acompañó a la muchacha a casa. Ella le dijo que la llamara Solange -falso nombre- y él comenzó a preocuparse por ella. Tras conseguir que su padre abandone Francia, el amor surge inevitable y ella decide no huir para quedarse con él, que se hace llamar Albert.

Entregado a ciertos estudios sobre "la persistencia de la vida tras el suplicio", o lo que es lo mismo, sobre la mayor humanidad de la horca frente a la guillotina, Albert ha sido destinado a un cementerio donde llegan treinta o cuarenta decapitados cada día. Procedente de uno de los cestos que traen las cabezas, Albert creerá escuchar que alguien le llama. En efecto, es la cabeza de Solange, que se encuentra entre los ajusticiados de la jornada, pues ha sido reconocida por una de las cartas que la envía su padre desde el exilio. Tras tropezar y caer al suelo ofuscado por el horror, la cabeza de Solange rueda hasta la de Albert y le besa en los labios provocándole un desmayo.

NNNNNN

El doctor toma el relevo en la narración para dar noticia de una experiencia sobrenatural, totalmente ajena al terror materialista -o al menos lo que yo entiendo por él- por el que han ido discurriendo las historias hasta ahora.

Pese a ser un escéptico respecto al tema, el doctor presenta su relato para demostrar cómo, cuando alguien cree ver algo, esa alucinación puede acabar por volverle loco. La historia le fue referida a él le por un médico que acompañó a Walter Scott durante un viaje a Francia. El colega escocés de nuestro invitado tuvo oportunidad de conocer a un juez, paciente suyo, sobre el que obraba la maldición de un bandido al que mandó al patíbulo. Convencido el mismo magistrado de que lo que ve no son más que visiones, no por ello se libra del gato negro que todas las tardes se le aparece a las seis en punto, hora en que se dio muerte al forajido. Al gato le sigue una especie de ujier y a éste un esqueleto, los tres protagonistas del título del capítulo.

Pese a estar convencido de que todo es una alucinación e incluso llegar a intentar, junto al médico que nos refiere el relato, perder la noción del tiempo para no ser presa de su alucinación, el magistrado muere tres meses después de haber llevado a la horca al reo.

NNNNNN

Las tumbas de Saint-Denis, el capítulo que en mi edición da título al libro como si fuera el más destacado de una selección de relatos, nos es contado por un invitado que se nos presenta como el caballero Lenoir. Las sepulturas a las que alude el título son las de los reyes de Francia que fueron violadas tras la decapitación de Luis XVI. Dumas llega a cansar con su afección a la monarquía y al Antiguo Régimen.

Siendo Lenoir responsable de la exhumación de los cadáveres, fue testigo de cómo el de Enrique IV permanecía incorrupto y de cómo uno de los obreros empleados por el caballero, tras regresar de la ejecución de Luis XVI, lo ultrajó. Estando a punto de ser linchado, merced a la devoción que el recuerdo de dicho monarca inspiraba al pueblo, el trabajador fue despedido por Lenoir.

Ya sin trabajo y maldito por todos, el obrero vaga en la noche hasta que una mujer -a mi entender fantasmal- le invita a seguirle. Cuando el trabajador se quiere dar cuenta de a dónde le ha llevado la misteriosa dama, vuelve a estar en el cementerio de Saint-Denis, el espectro de Enrique IV se le aparece y de la impresión que le causa se cae a su tumba abierta. Allí será encontrado por el vigilante y por Lenoir, yendo a morir delirando tres días después.

Al hilo de esta anécdota se nos refiere cómo el vigilante, en su último día de trabajo ante las tumbas profanadas, asistió a un prodigioso entierro real. Treinta años después, todo lo que ha visto sucederá durante el entierro de Luis XVIII, el rey que ocupó el trono de Francia tras la caída de Napoleón. Esta historia, así como los constantes ataques a la revolución, son una buena prueba de que la ideología de Dumas: inequívocamente conservadora y reaccionaria.

NNNNNN

La historia que refiere el abate Moulle, gira en torno al perdón de un temible forajido. L'Artifaille, el villano en cuestión, tuvo una especial predilección por las iglesias en los días que siguieron a los crímenes de Cartouche, el célebre hors-la-loi del XVIII inmortalizado en una película homónima, protagonizada por Jean-Paul Belmondo y dirigida por Philippe de Broca en 1962.

Uno de los templos asaltado por L'Artifaille fue el primer destino del abate. La esposa del forajido, una de sus fieles, gustaba confesar con nuestro religioso. Corrían las fiestas de Pascua de 1783 cuando el villano se presentó a robar en la parroquia de Moulle. Éste, tras convencerle de que le interesa más su alma que las vinajeras y el manto de la virgen que pretende sustraer, se ofrece a darle de su propio bolsillo un dinero equivalente al montante de lo que iba a robar en el altar. L'Artifaille, impresionado con el gesto del abate, rechaza el ofrecimiento y no le pide más que una medalla que poder besar el día que se vea en el patíbulo. El religioso le entrega entonces la medalla que le puso su madre el día en que nació y durante un año no se vuelve a saber nada de L'Artifaille.

Transcurrido este tiempo, el forajido es prendido y condenado. Ya en el patíbulo, rechaza cualquier otra confesión que no sea la de nuestro abate, ocasionalmente ausente de la localidad, y exige que se le entierre con la medalla que Moulle le dio. Sin embargo, es el caso que, según manda la tradición, todos los despojos del reo pasen al verdugo.

Esa misma noche, cuando Moulle se acerca al pie del patíbulo, para rezar allí las oraciones por el alma de L'Artifaille que el forajido quería, sin ser visto, es testigo de cómo el verdugo, al pretender quitar al forajido la medalla, está a punto de ser ahorcado por el cadáver del ajusticiado.

NNNNNN

El brazalete de cabellos lleva por título el capítulo donde da comienzo la historia que nos propone un tal Alliette. Se trata del punto y final a un gran amor. El narrador tuvo noticia de ella durante un viaje en diligencia en el que coincidió con una joven esposa que, obligada a tomar las aguas en otra ciudad, se ve impelida a dejar a su marido en Basilea.

Durante todo el trayecto, la esposa cree que la diligencia en la que viajan es seguida por un jinete. Ciega y sorda por el mal que le ha obligado a ir en pos de las aguas, cuando un mes después se recupera, se le dice que sí, que en efecto, su marido mandó dos correos para comunicarle que estaba muy enfermo, pero que ambos fueron víctimas de sendas desgracias en el camino. Consciente de que se moría, el esposo envió un tercer emisario con una carta en la que la urgía a su viuda a hacerse un brazalete con el cabello y así permanecer unida a quien tanto la amó. Pero cuando la desdichada regresa a Basilea -ciudad en la que muriera su marido- nadie ha guardado el pelo en cuestión.

En las noches siguientes, la desdichada comienza a sentir un embotamiento, seguido de cierta presión en el brazo donde debería lucir la reliquia de su difunto. Ante estos misterios decide visitar el cementerio en busca de su tumba, pero el enterrador que dio tierra a su esposo también ha muerto. No obstante, han sido tantos los prodigios en torno al encargo que la mujer se acerca al cementerio en busca de otro más que le diga donde buscar.

Lo encontrará en el dibujo de una danza macabra que ilustra el muro del camposanto. La figura de La Parca señala una tumba. En ella ordena cavar la mujer. En efecto, allí se encuentra el ataúd de su marido. Los cabellos, crecidos milagrosamente después de que se los cortaran durante su agonía para aplicarle hielo en la cabeza -y darle a él pie para inventar lo del brazalete- han vuelto a crecer hasta el punto de que se salen por los bordes del féretro. La viuda ordena cortarlos para cumplir así el recado de su difunto.

NNNNNN

El monasterio de Hango, la última y más larga de las historias aquí copiladas es la aportada por la misteriosa mujer presente en la reunión: la dama pálida, Hedwige.

Tras presentarse como polaca, se dispone a referir a sus contertulios -y con ellos a nosotros- el por qué de su palidez. Tiempo atrás, cuando el castillo donde nació estaba a punto de ser tomado por las tropas del zar durante una de las guerras que Polonia mantuvo contra Rusia, su padre, junto a una pequeña escolta, la mandó huir por los Cárpatos. Asaltada entonces por un grupo de crueles montañeses moldavos al mando de un tal Kostaki, cuando todo parecía estar perdido para los fugitivos, entró en escena Gregoriska, hermano mayor de aquél. Como primogénito del castillo de Brankovan, al que ambos pertenecen, Kostaki debe obediencia a Gregoriska y éste le ordena que deje en paz a la mujer. La dama pálida es la única que queda de cuantos abandonaron el castillo polaco.

Ya refugiada en Brankovan, habida cuenta de que el castillo paterno ha caído y que nuestra mujer no tiene ningún lugar a donde huir, Hedwige no tarda en querer a Gregoriska tanto como él a ella. El problema está en que Kostaki, el hermano mezquino, también se siente atraído por la polaca. La madre de ambos no es ajena al drama que se anuncia. Ante este panorama, Gregoriska vende el monasterio de Hango para obtener el dinero suficiente para huir con Hedwige. Pero el día elegido para la marcha, Kostaki sigue a Gregoriska cuando su hermano mayor sale a cabalgar fuera del castillo y todo parece indicar que mantienen un duelo en el que el primogénito da muerte a su hermano menor. Obligado por su madre a vengar la muerte de Kostaki -incluso en la persona de la prometida de su asesino-, Gregoriska no puede casarse con Hedwige como hubiera querido.

Paralelamente, Hedwige comienza a ser presa de un vampiro que, mientras duerme, la muerde todos los días a la misma hora en que Kostaki debió morir. En efecto, lo mismo que en la narración referida al gato, el ujier y el esqueleto. Puesto al corriente de esto, Gregoriska actúa en consecuencia. Tras proteger a Hedwige con un ramo de boj mojado en agua bendita, se esconde en el cuarto de la dama. Cuando el fantasma de Kostaki irrumpe en la estancia, mediante el diálogo que mantiene con él, se nos indica que fue Kostaki quien se echó voluntariamente sobre la espada de Gregoriska para poseer a Hedwige mediante las fuerzas del mal. Pero como no es un caso de fratricidio el que el espectro quiere vengar, Gregoriska le da muerte. Mas él también caerá en el combate sobrenatural. Las últimas palabras que el primogénito dedica a su amor imposible son para recomendarla que se vaya del lugar, que sólo la distancia podrá salvarla de la maldición de Kostaki.

Incluidas, en efecto, dentro del ciclo de Los mil y un fantasmas -así titulado en clara alusión a Las mil y una noches-, en el que reunió toda su producción de terror. Sin embargo, según apunta el propio Dumas en sus últimas líneas, estas piezas surgidas en la velada de Fontenay-Aux-Roses son un prólogo a los relatos fabulosos recogidos en sus viajes por Suiza, Alemania, Italia, España, Inglaterra y Grecia.

Publicado el 29 de octubre de 2015 a las 13:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD