lunes, 24 de septiembre de 2018 08:33 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Dos lecturas imperialistas

Archivado en: Cuaderno de lecturas, "Los herederos de Joseph Conrad y Ford Madox Ford y "Tifón" de J. Conrad

imagen

                   A mi juicio, ese culto a Joseph Conrad al que asistimos durante tantos años fue debido a un par de adaptaciones cinematográficas de la talla de Los duelistas (Ridley Scott, 1977) -sobre El duelo (1907)- y Apocalypse Now (Francis Ford Coppola, 1979) -sobre El corazón de las tinieblas (1899)-. Acaso sea ahora, que parece haber remitido tanto afán de Conrad, el momento de dar a conocer estas notas que tomé de dos lecturas de su obra en la primavera del año 98. Al volver sobre ellas para hacerlas públicas, dadas algunas de mis afirmaciones de entonces -que sigo manteniendo sin fisuras- vaya por delante que tengo el convencimiento de que la ideología de un autor no contamina en modo alguno su obra. Y así lo demuestra mi admiración por las páginas de Louis-Ferdinand Céline, Pierre Drieu La Rochelle y el resto de los colaboracionistas franceses por más que abomine -como no podía ser de otra manera ya que si volvieran sus amigos sería el primero al que mandarían a la cámara de gas- de su ideología.

                   Conrad, imbuido por la intransigencia del converso -nació polaco y se nacionalizó inglés-, es infinitamente más racista e imperialista que Rudyard Kipling, todo un hijo del imperio británico. Nada que ver, tampoco, con la buena disposición hacia el diferente de Robert Louis Stevenson, otro de los grandes novelistas de la Inglaterra victoriana y tan afecto a la aventura como Conrad. Quede por tanto claro que en modo alguno condeno la obra de Conrad por su racismo, simplemente me limito a consignar un hecho.

 

                   Un último apunte previo, Los herederos (1901), primera de las obras comentadas, está escrita en colaboración con el editor y también novelista sublime Ford Madox Ford. Vayamos, pues, sin más dilación, a las notas que tomé en la primavera de hace diecisiete años.

 

                   En el Londres decimonónico -ya entrando en el asunto de Los herederos-, Granger -el narrador- es un escritor fracasado que anhela el éxito. Eso es lo que hay cuando queda prendado de una mujer que dice pertenecer a un grupo llamado "Los dimensionistas". Según cuenta la dama, vienen de la Cuarta Dimensión y acabarán siendo los herederos de la tierra.

 

                   Por esas mismas fichas, a Granger se le propone escribir editoriales para el Hour, un periódico que apoya la campaña de Churchill. El León del imperio quiere poner en marcha un protectorado inglés en Groenlandia, con la disculpa de llevar la luz a una "raza inferior" como la de los esquimales. En una de las visitas que realiza al efecto, el escritor vuelve a encontrarse con la mujer, que, curiosamente, responde al nombre de Etchinghmam Granger. La coincidencia de apellidos hará que muchos los crean primos.

 

                   Convencido como sin duda lo están los autores de que la misión de los europeos es civilizar el resto del mundo, Granger se emplea en la empresa -cuyo primer objetivo sería la construcción de un ferrocarril- con ahínco. En tanto que en sus encuentros y desencuentros con la mujer hacen que supongamos -ya que él nunca llega a contárnoslo- que se está enamorando de ella, las entrevistas con los personajes implicados en la conjura van dando forma a la trama que, en un momento dado, lleva a nuestro hombre a París.

 

                   Finalmente, cuando se sabe que toda esa luz que se pretende llevar a Groenlandia con el protectorado no es sino una descarada explotación de los nativos y fracasa la empresa, uno de sus mayores promotores se suicida. Por ese mismo tiempo, Granger, que se decide a pedir en matrimonio a Etchinghmam, es rechazado por ésta. La mujer le anuncia que va a casarse con uno de los antagonistas del escritor en la campaña.

 

                   Días después, estando Granger en su club, uno de aquellos que invirtieron su dinero en el proyecto, se acerca a pedirle responsabilidades. Pero nuestro protagonista, sin poderlo remediar, lo ignora.

 

                   Cuando vuelve a ver a Etchinghmam, ambos son conscientes de que esa será la última vez que se encuentren. Ella confiesa que se ha servido de él obedeciendo a un plan ideado con el convencimiento de que Granger se enamoraría de ella. No obstante, reconoce que hubo un momento en que la cosa pudiera haber sido diferente de como estaba prevista. A la sazón, Granger se siente aún más fracasado de lo que se sentía al comienzo de esta historia.

 

                   Por mucho que al final se insinúen de pasada lo expeditivos que son los métodos puestos en práctica por los europeos en sus protectorados, Los herederos ha venido a ratificarme con creces el exacerbado racismo de Conrad. No hay duda de que Madox Ford -como el noventa por ciento de los occidentales de su tiempo- también estaba convencido de las "misiones y superioridades" encomendadas a los europeos por la civilización. Pero aquí se me antoja un comparsa.

                   Ya hablando de Tifón (1899), a través de los comentarios que Conrad nos hace de la correspondencia del capitán McWhirr, sabemos que éste se enroló en un barco sin que le hiciera ninguna gracia a sus padres. Por el mismo procedimiento entendemos que sigue siendo marino aunque su profesión tampoco entusiasme a su mujer; si bien, a esta última, le ofrece el aliciente de tener a al marido siempre fuera de casa. A decir verdad, esta actitud por parte de la esposa, que lee las misivas sin prestarlas el más mínimo interés, no es de extrañar si se considera que McWhirr, al desembarcar, es un hombre taciturno, tan vulgar como cualquier otro. Así, escribe el autor en el primer párrafo: "tenía una fisonomía que, a juzgar por las apariencias materiales, era la réplica exacta de su carácter: (...) no se distinguía por ninguna característica pronunciada; era sencillamente vulgar, impasible, inexpresiva".

 

                   Jukes, el segundo de abordo, a su manera es igual de ordinario que su jefe. Pero, a diferencia de él, en éste atisbamos ciertos rasgos de servilismo, que el autor nos sugiere en esas líneas dedicadas a contarnos cómo se permite llevarle el paraguas a McWhirr cuando el capitán se dispone a desembarcar, uno de los fragmentos que más me han llamado la atención. Pero sobre todo, a través de las reproducciones de su correspondencia a los amigos.

 

                   Lo de las cartas -se impone señalar- constituye todo un recurso por parte de Conrad. Bien mirado, no hay en ello nada que extrañar. Las misivas que el navegante manda a los suyos en tierra, se antojan una de las mejores formas de conocer al marino.

 

                   El Nan-Sahn, vapor en el que navegan por las aguas del mar de China -uno de los mejores barcos de sus características-, lleva en su cubierta a un cargamento de nativos que regresan a sus casas después de trabajar durante cinco años en condiciones que imagino próximas a la esclavitud. Ni que decir tiene que, a un autor como Conrad -cuyo racismo sólo se explica por su antigua condición de marino- esto le da pie a hablar textualmente de la "superioridad de la raza blanca". Lo hace en cierto fragmento en el que se refiere a la manera que Jukes tenía de dirigirse a los chinos. En otro párrafo, el capitán no los considera pasajeros.

 

                   No obstante, lo que el escritor viene a contarnos es cómo el tifón que tendrá que afrontar el barco -cuya inminencia se anuncia mediante el descenso de los barómetros desde las primeras páginas- convertirá a un hombre tan vulgar como McWhirr, quien nunca se ha enfrentado a uno de estos temporales, en un auténtico héroe. El coraje, que la presencia del capitán infunde a Jukes, es un buen ejemplo de esto.

 

                   Asimismo, ya con los elementos desatados, los chinos, en el hacinamiento al que les condena el encierro que les han impuesto los blancos, ante el temor de la muerte y de que algún compañero les robe el dinero ganado durante el largo lustro de trabajo -ya que los cofres en que lo guardan se han roto con el balanceo del navío-, se enzarzan en una pelea que habrá de atajar la tripulación. Finalmente, hecha la paz entre ellos, McWhirr les repartirá equitativamente el dinero antes de que el Nan-Shan llegue a puerto destrozado.

 

 

Publicado el 28 de diciembre de 2015 a las 20:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD