lunes, 22 de octubre de 2018 15:35 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Dos lecturas de Ambrose Bierce

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "El monje y la hija del verdugo" y "Cuentos de soldados y civiles", de Ambrose Bierce

imagen

Ilustración de Santiago Caruso para la edición de "El monje y la hija del verdugo" de Los Libros del Zorro Rojo.

                   Cuentista antes que novelista, Ambrose Bierce ocupa un puesto prominente en medio del camino que lleva al amante del cuento de miedo de Poe a Lovecraft. Siempre entre los grandes del género, sólo escribió una novela corta. El monje y la hija del verdugo, el título en cuestión, apareció en 1892. Parece ser que basada en un amor proscrito, alumbrado en 1680 por un franciscano de un monasterio de los Alpes bávaros llamado Berchtesgaden y la hija de un verdugo. El escenario, no puede ser más gótico. De hecho, el texto está considerado uno de los mejores ejemplos del género. Di cuenta de él hace diecinueve años, las líneas que reproduzco a continuación son las notas que tomé entonces:

                   Pese a que la atmósfera y los planteamientos llevan a pensar durante toda la narración que en la siguiente página se nos va a hacer referencia a una extraña entidad, lo cierto es que aquí lo sobrenatural no aparece por ningún lado.

 

                   Ambrosio, un monje franciscano es enviado por sus superiores al monasterio de Berchtesgaden, en los alrededores de Salzburgo. Durante el camino se topará con un cadalso, de cuya horca pende un ajusticiado. Pese a lo insólito del encuentro -uno de los mejores momentos del libro- en los alrededores del siniestro lugar pulula Benedicta, la hija del verdugo, cuya belleza no tardará en prendar al religioso.

 

                   La fraternal atracción que Ambrosio siente por la joven, no hace sino afianzarse ante los desprecios que la población dedica a Benedicta por la profesión de su padre. Presto a defender a la bella, el monje se ganará las reprimendas de su superior y las amenazas de Roque, un gigante fanfarrón, hijo de la máxima autoridad del lugar: el administrador.

 

                   Durante la celebración de las fiestas locales, cuando Ambrosio es puesto en aviso por Amelia -una joven mezquina que desea a Roque- de que el fanfarrón va en busca de Benedicta, el franciscano corre a impedir el encuentro. Cuál no será su sorpresa al comprender que Benedicta también se siente atraída por Roque. Días después, el pueblo, escandalizado, obligará al verdugo a que ponga a su hija en la picota.

 

                   Próxima la ceremonia en que habrá de ser convertido en fraile, dadas las proporciones que ha tomado el interés del monje por la muchacha, el superior manda a Ambrosio a meditar a las altas cumbres antes de ser ungido con los santos óleos. La soledad no hará sino aumentar la pasión del religioso por Benedicta. Él mismo comienza considerar la posibilidad de que el amor que la profesa sea carnal.

 

                   Hete aquí que entonces, muerto su padre, Benedicta ha huido del pueblo yendo a instalarse en Lago Negro, un lugar próximo a la cabaña que da cobijo a Ambrosio.

 

                   El religioso, que no quiere entender que la muchacha ama a Roque, insiste en redimirla del pecado. Finalmente, convencido de que ésa es la única forma de salvarla, la mata. Acto seguido sabemos que la confesión ha sido hecha por un condenado a muerte en sus últimas horas.

 

                   Para finalizar, una addenda nos dice que Benedicta no fue esa joven pura que imaginó el monje, sino que estaba amancebada con el verdugo. La última sensación es que toda la historia nos ha sido contada por un desquciado al que hemos creído un romántico totalmente cuerdo. Este final -esta explicación de la locura- me ha interesado tanto por sí sólo que ha conseguido suplir a esas entidades sobrenaturales, que he echado de menos a lo largo de todas estas páginas.

 

(abril, 97)

 

 

 

                   Puede que fuera la avidez con la que me di a las lecturas de Ambrose Bierce en los meses siguientes la que llevó a pensar que mi edición de Cuentos de soldados y civiles (1891) está expurgada o resumida de algún modo. Era tanto mi afán de aquellos cuentos que todos me parecían pocos. Desde entonces, para consolarme tiendo a pensar que esa sensación de que me faltan algunos en el tesoro bibliográfico puede deberse a que Cuentos de soldados y civiles apareció en 1892 con el título de En medio de la vida. Fue una edición corregida que bien pudo estar disminuida o aumentada y la mía estar extraída de la mermada. Pero no hallo consuelo. También son las notas que tomé entonces, tras mi segunda lectura de Bierce, ya en la primavera del 98, la que a continuación reproduzco:

 

                   Aunque sigo sin encontrar ese terror sobrenatural que vengo buscando en este autor desde que leyera El monje y la hija de verdugo, he de reconocer que esta recopilación me ha cautivado desde la primera de las narraciones: El puente del río del Búho. Cuenta la historia de Peyton Farquhar, un cultivador de Alabama -el único civil de la colección- que espera ser ahorcado por haber saboteado una vía férrea de los yanquis. Mediante una cronología en su principio fragmentada -prolegómenos de la ejecución, presentación de Farquhar junto a la sugerencia del delito que le ha llevado al patíbulo y ahorcamiento- se nos refiere la experiencia del confederado en trance de muerte. Es decir, aquella famosa última visión del moribundo que, en el caso del cultivador, le lleva a creer estar de nuevo junto a su familia.

 

                   Una escaramuza en los puestos de avanzada trata de un sudista de nacimiento que busca la recomendación de un gobernador yanqui para alistarse en el ejército de la Unión -federal, según el traductor-. Pese a los primeros recelos, el político accede y nuestro protagonista es nombrado capitán en un regimiento destinado a primera línea.

 

                   Durante una visita que el gobernador hace al frente, el capitán, al que encuentra muy demacrado por los rigores del combate, muere en el transcurso de una operación. Paralelamente se nos cuenta como Armisted -nuestro hombre- ha recibido una carta en la que su esposa, abandonada por el hombre que la sedujo, le pide perdón. De este modo entendemos que fue la infidelidad de su mujer lo que empujó a Armisted a enrolarse en las filas de sus enemigos naturales.

 

                   Adderson, aquel cuyo nombre da título a Parker Adderson, filósofo, es un espía de Unión. La noche antes de ser ejecutado como tal, se gana con sus chanzas y sus agudas reflexiones sobre el espionaje y la vida castrense al general Clavering -ya conocido de piezas anteriores- que lo interroga. Sin embargo, el momento de ser pasado por las armas se adelanta y Adderson, perdiendo el aplomo y el cinismo del que ha hecho gala hasta entonces, se abalanza sobre el capitán que ha de llevarle a la muerte, enzarzándose en una pelea contra él y contra el general. Pese a que al finalizar este combate creemos por un momento que el agente de la Unión salvará su vida. El general, desvanecido a consecuencia de los golpes que acaba de recibir, recupera el conocimiento a tiempo para ordenar la ejecución de Adderson.

 

                   En El caso del desfiladero de Coulter, Bierce vuelve a insistir en el tema del sudista enrolado en las filas yanquis. En esta ocasión es el capitán de artillería Coulter, a quien se le ordena que bombardee una posición. Como al principio se muestra reacio a obedecer la orden, su superior piensa que ello se debe a sus orígenes confederados. No obstante, Coulter sirve a su pieza con toda la valentía que se espera de él. Acabada la batalla, los oficiales pernoctan en una semiderruida mansión cercana cuando oyen un ruido. Puestos a averiguar de qué se trata descubren a Coulter llorando a su mujer y a su hijo muertos. Cabe suponer que el capitán, obedeciendo a sus superiores, se ha visto obligado a bombardear su casa.

 

                   En un paisaje dantesco, sembrado de cadáveres de hombres y caballos, en el que los cerdos salvajes se comen a los equinos aún agonizantes -lo que perfectamente puede significar que los soldados estaban corriendo la misma suerte, pero que el autor (que escribe en 1891), no se atreve a herir la sensibilidad del lector-, se sitúa El golpe de gracia. El capitán Downing Madwell, su protagonista, cuyo regimiento acaba de ser derrotado, busca entre los heridos a su amigo, el sargento Caffal Halcrow, al que encuentra en trance de muerte. Dado que no hay ningún médico cerca y, consciente de los inútiles que son los últimos sufrimientos de estos moribundos, Madwell remata a su camarada. Apenas acaba de hacerlo, el mayor Halcrow, hermano del sargento pero enemigo de Madwell, se acerca con dos sanitarios.

 

                   En Un jinete por el cielo Bierce vuelve al tema del confederado por lugar de nacimiento que combate al lado de la Unión. Aquí, el prototipo responde al nombre de Carter Druse. Pese a que de la guardia que se le ha ordenado depende la seguridad de cinco regimientos yanquis, Carter duerme. Sin embargo, cuando un jinete confederado inspecciona el terreno, el joven despierta y le encañona. Ahora bien, no se atreve a disparar, hay algo que se lo impide. Cuando acaba por decidirse a abatir al jinete y el sargento se acerca a preguntar sobre quién ha disparado, Carter contesta que sobre su padre.

 

                   Uno de los desaparecidos es la historia de Jerome Searing, a quien se le encomienda la misión de acercarse hasta las líneas confederadas y ver cuál es el estado de las fuerzas del enemigo. Habiendo comprobado que éste se bate en retirada, Searing se dispone a informar a sus superiores cuando una columna de confederados le hace amartillar su rifle a la espera de un buen disparo. Nuestro hombre ya está dispuesto a apretar el gatillo cuando la onda expansiva de un cañonazo de los sudistas le deja inmovilizado bajo unas vigas. Lo demás es esperar la muerte apartando a las ratas que le rodean e intentar llamar la atención de sus compañeros. Finalmente, cuando éstos llegan, un oficial asegura que hace una semana que Searing expiró.

 

                   Aunque el terror sobrenatural brille por su ausencia, llego al último de los relatos con la satisfacción de haber leído una maravilla, cautivadora desde sus primeras páginas. Asombra que ninguna de las narraciones aquí reunidas esté encuadrada dentro de las filas confederadas, en las que el autor combatió más de cincuenta años antes de ser dado por desaparecido mientras seguía como observador al ejército de Pancho Villa. Bien es cierto que casi todas los Cuentos de soldados y civiles mitifican el heroísmo y la entrega de los defensores de la esclavitud, como el Hollywood clásico por otro lado. Pero, como ante la buena literatura para mí no hay dogmatismos que valgan, aplaudo sin paliativos los textos de un autor que, a decir de Lovecraft, constituye "una de las cumbres de la literatura fantástica estadounidense".

 

                   Muerto en Resaca, que cierra tan espléndido conjunto, incide en lo apuntado en Una escaramuza en los puestos de avanzada. Esto es: el soldado que busca la muerte despechado por amor. En este caso, el militar es el teniente Herman Brayle, quien llama la atención de sus compañeros por el inconsciente arrojo del que hace gala en la batalla. Por fin, cuando se le encomienda llevar un mensaje, tras una cabalgada en la que desafía los disparos del enemigo -bien podría haber inspirado la de Kevin Costner al comienzo de la tediosa Bailando con lobos (1990)- el teniente muere.

 

                   Un año después, el narrador, a quien le ha tocado en suerte la cartera del difunto -al parecer siguiendo una costumbre castrense-, descubre en ella la carta de una señorita. En ella le dice a Brayle que se ha puesto en duda su valentía y le advierte que le prefiere muerto que cobarde. Personado en casa de la dama para devolverle la misiva, la mujer se escandaliza al ver que la misiva está manchada de sangre. Dicho gesto sirve de detonante al narrador para que cuando la joven, la novia de Brayle, le pregunte que cómo murió el teniente, el hombre responda -en clara alusión a ella, a mi entender- que "le mordió una serpiente".

 

(junio, 98)

Publicado el 16 de febrero de 2016 a las 12:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Jose Luis - 17/2/2016 - 12:44

Tu me descubriste a Bierce y realmente es un cuentista tal y como apuntas, además por la época parece vinculado al sturn ubd drag y al romanticismo.
Siempre es agradable leerlo
saludos

2 | Javier Memba (Web) - 17/2/2016 - 17:29

Me alegro mucho de que te guste. Un saludo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD