miércoles, 26 de septiembre de 2018 02:03 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Una obra maestra de André Malraux

Archivado en: Cuaderno de lecturas, "La condición humana", de André Malraux

imagen

                   Individualista irreductible como soy, por lo general aborrezco el llamado "compromiso". Como detesto, aún más, a quienes exigen su compromiso a los demás, tengo por norma ignorar la creación artística y literaria mediatizada por el compromiso de sus autores. Pero las reglas siempre se confirman en sus excepciones. En el caso de esta mía, una de ellas es La condición humana (1933), la magistral novela de André Malraux ambientada en la Guerra Civil China.

 

                   La leí hace ahora dieciséis años. Lo que sigue son las notas que tomé entonces. Aún recuerdo la emoción que me produjo el fragmento en que Katow entrega a sus compañeros, conscientes de que no soportarán la tortura, el cianuro que se reservaba para él mismo cuando llegase la hora de su suplicio. Y me descubro ante la definición de la condición humana de Kyo. Tal recuerda Gisors, su padre -pág. 160, tercer párrafo-, es "todo aquello por lo cual los hombres aceptan dejarse matar. Más allá del interés, tiende, más o menos confusamente, a justificar esa condición, fundiéndola en dignidad: cristianismo para el esclavo, nación para el ciudadano, comunismo para el obrero".

 

                   Shanghái, 21 de marzo de 1927.

 

                   Kyo, un mestizo de chino y japonés, Chen y el ruso Katow son tres dirigentes comunistas que, convencidos de que su antiguo aliado Chang Kai-shek va a acabar con el movimiento comunista cuando entre en la ciudad, se disponen a buscar armas y organizar las unidades de combate del partido -tchons- para un inminente levantamiento contra el capitalismo occidental asentado en el país. Clappique, el hombre que ha de vendérselas, es un sujeto ambiguo. Aparentemente amigo de los comunistas, acaso consciente de que éstos no quieren pagarle, pone inconvenientes. Ante este panorama, Chen acuchillará al vigilante del arsenal: el armamento que custodiaba resultará insuficiente.

 

                   Este primer planteamiento de la trama, que tiene un ritmo rápido, acaso parecido al de una novela policíaca, se nos presenta mediante la experiencia de cada uno de sus protagonistas, a los que hay que añadir al padre de Kyo, un profesor al que se alude por su apellido -Gisors-; May, una doctora y militante alemana, amante de Kyo; Hemmelrich, un antiguo "anarcosindicalista belga", a la sazón convertido en "bolchevique"; y Ferral, el capitalista que viene a dar el contrapunto a los revolucionarios. Así, la adición al opio del primero, los problemas sentimentales de la segunda, las ataduras familiares de Hemmelrich o las peculiaridades sexuales de Ferral, van articulando los distintos capítulos, titulados cada uno con la hora del día en que suceden las acciones que en ellos se nos refieren.

 

                   Tras algunas páginas en que la narración me ha dejado de interesar tanto como en las primeras, a partir de la Cuarta Parte -pág. 113-, titulada 11 de abril, la obra vuelve a leerse con la avidez que se descubre la mejor novela de aventuras. Lo que aquí se nos refiere es como Capplique es avisado por un conde polaco -Chpilewski-, con quien ha tenido algunos negocios, de que los nacionalistas quieren fusilarle: la entrada de las tropas de Chang Kai-shek en la ciudad es inminente.

 

                   Conocedores ya de su destino en caso de que triunfe la reacción, los comunistas deciden atentar contra el general nacionalista. Chen es el encargado de llevar a cabo la acción arrojando una bomba al paso del Ford de Chang Kai-shek. Llegado el momento, ya con el explosivo en una cartera, se encontrará con un misionero norteamericano -Smithson-, antiguo profesor suyo. A los reproches del religioso le hace por su alejamiento de la vida piadosa, Chen opone sus ideales revolucionarios e incluso anuncia que no tardará en matar. Sin embargo, se equivoca: cuando se dispone a arrojar el artefacto contra el vehículo del general, la insistencia del comerciante, en cuya tienda ha entrado para disimular, en que compre determinado objeto, conseguirá frustrar los planes del revolucionario. Posteriormente, en un segundo intento, será el mismo Chen quien se arroje con la bomba contra el Ford de Chang en uno de los fragmentos más impresionantes del texto. En esta ocasión los resultados no serán mejores: el general nacionalista no viajaba en su coche. Chen, cuyas piernas han quedado destrozadas, no llegará a saberlo. Cuando los soldados comienzan a darle patadas en lo poco que le queda de cuerpo, decidirá poner fin a lo poco que le queda de vida pegándose un tiro.

                   Ya a la desesperada, los revolucionarios se hacen fuerte en uno de sus locales, Hemmelrich -cuya familia ha muerto-, ya no tiene las ataduras que le contuvieron en días anteriores y también está con ellos. La situación es insostenible. Herido y abrumado por su eterna pobreza, Hemmelrich decidirá morir matando al primer enemigo que le sale al paso. Katow, también herido, será llevado al centro de detención.

 

                   El arresto de Kyo se produce en otro lugar. Su padre irá a ver a Clappique para que interceda por él ante el jefe de policía -un alemán que odia a los comunistas porque los bolcheviques le torturaron a él en Rusia-. Será inútil. El jefe de policía, quien ha avisado a Clappique de su inclusión en las listas de los que deben ser ejecutados por mediación del aristócrata polaco, le recomendará que no insista y que abandone lo antes posible la ciudad: los nacionalistas saben que intentó venderles armas a los comunistas. Clappique -que ha intentado ayudar a Kyo sinceramente- seguirá el consejo y huirá de Shanghai en barco.

 

                   Mientras tanto, Kyo se encuentra detenido. Cuando uno de sus guardianes comienza a dar latigazos a un desequilibrado para satisfacción de los otros arrestados, intercede por él. Acto seguido, van a buscarle para llevarle ante el jefe de policía. Éste le propone que se convierta en su delator. El comunista se niega y es llevado junto a Katow y el resto de los que esperan ser quemados vivos en la caldera de un tren, creo recordar que se da a entender. Ha llegado el momento de utilizar el cianuro que guardan en las hebillas de sus cinturones. Kyo, en efecto, recurrirá a él. Katow, por el contrario, preferirá entregárselo a dos compañeros chinos que no ocultan el temor que les inspira su inminente sacrificio. La oscuridad en que están confinados hace que los agraciados pierdan el cianuro al dárselo su benefactor. No obstante, lo encuentran y, cuando vienen a buscar al ruso para su martirio, todos los suicidas han muerto.

 

                   En junio de ese mismo año, Ferral asistirá muy escéptico a una reunión en un ministerio francés donde se tratan los planes que el capitalismo galo tiene para China.

 

                   Todo un ejemplo de literatura comprometida. Una novela en verdad impresionante, que no defrauda el interés que despertó en mí cuando supe de la decisión de Katow. No puedo dejar de volver sobre esa definición de la condición humana según Kyo: "todo aquello por lo cual los hombres aceptan dejarse matar. Más allá del interés, tiende, más a menos confusamente, a justificar esa condición, fundiéndola en dignidad: cristianismo para el esclavo, nación para el ciudadano, comunismo para el obrero".

Publicado el 20 de julio de 2016 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD