martes, 11 de diciembre de 2018 04:41 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

La patrulla del tiempo (I)

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre La patrulla del tiempo

imagen

    El curso del tiempo, que de una u otra manera está presente en casi todas las narraciones de enjundia -o mejor dicho: cómo el tiempo se nos escapa-, es mi argumento preferido en cualquier ficción. De ahí que mi sintonía con Poul Anderson fuese absoluta cuando, a finales de los 90, tuve oportunidad de leer algunos de los relatos incluidos en La nave de un millón de años (1989). Los inmortales que protagonizaban aquellas piezas me ganaron con la nostalgia inherente a su condición. Aún me conmueve el relato del guerrero vikingo Gest referido a las mujeres junto a las que fue feliz, y vio envejecer y morir, al igual que a los hijos que engendró con ellas, mientras él se mantenía en la misma edad.

   Ante este panorama, apenas tuve noticia la primavera pasada de la publicación de La Patrulla del Tiempo (Ediciones B), reunión de todas las aventuras del guardián del tiempo Manse Everard, se lo pedí a la editorial -que gentilmente me lo obsequió- para leerlo con avidez. Mis expectativas en el volumen -lo es en toda la extensión de la palabra con sus 725 páginas- no se han visto defraudadas.

  Reconocida por Javier Olivares, el creador de El ministerio del tiempo, como modelo de esta exitosa serie de televisión, no hay duda de la oportunidad de la edición. Sin embargo, más que la comparación entre el original y la versión -no se puede hablar de adaptación-, lo que a mí me atrajo es ese retrato de la fugacidad del tiempo, empero su aparente perdurabilidad, presentado por el gran Anderson. Y aquí también, al igual que en aquellos relatos de inmortales[i], el valor es presentado por su defecto. Es decir, al igual que Gest añora el envejecimiento y la muerte junto a las mujeres que amó, Everard y sus compañeros son la salvaguarda de la inmutabilidad de la Historia pese a que para ellos es mutable. El autor ha vuelto a subyugarme con este procedimiento, que a mi juicio prima frente a esa exposición de algo maravilloso -los viajes en el tiempo, la inmortalidad- consustancial a la ciencia ficción.

  Corre 1954 cuando Manse Everard, un ex teniente de ingenieros durante la Segunda Guerra Mundial -a menudo recordará sus experiencias en el frente e incluso volverá a él-, responde a un extraño anuncio de trabajo. El señor Gordon, el tipo que le entrevista para el puesto y le admite, le anuncia que va someterse a un entrenamiento para viajar por el tiempo y enmendar las desviaciones del relato de la historia conocido que puedan producirse. El primer acierto de Anderson es reducir a unos pocos párrafos el aprendizaje de Everard para entrar a formar parte de la patrulla. Es probable que se deba a que el capítulo en cuestión, el mismo que da título al libro, fue concebido como un relato independiente, publicado en la revista The Magazine of Fantasy and Science Fiction.

  Con todo, esa nostalgia del autor -que me conmueve más que la maravilla, insisto- ya se hace notar en la primera pieza. Su primer viaje retrotrae a Everard a 1947. Allí encuentra al que se será su compañero en la primera misión: Charlie Whitcomb. Nuestro patrullero retrocede esos siete años desde su "entorno de origen" (1954) mediante la suerte de prodigioso escúter del que se valen para viajar en el tiempo.

  La patrulla será fundada y liderada en el siglo XXX por los "danelianos" (pág. 133), los superhombres del remoto futuro. A la sazón, lleva funcionando un millón de años. Pero tiene bases y oficinas en casi todas las épocas. De hecho, no es en 1947, sino en las islas británicas que se debaten entre los pictos procedentes de Escocia y los primeros asentamientos de los jutos, originarios de la actual Dinamarca, "el periodo oscuro en que los romanos habían abandonado Inglaterra (pág. 43)", donde se ambientará esta primera pieza. La oficina del "Londres de 1000 d. C." (ibídem) es la que envía las ropas y algunos materiales de la época para los patrulleros. Esos superhombres de lo venidero han tenido noticia de que alguien de 2987 ha robado un transbordador temporal y se ha traslado hasta esa Inglaterra que aún no lo es.

  Cuando Everard y Whitcomb llegan a ella siguiéndole los pasos, en su primera toma de contacto con los lugareños del pasado, su anfitrión les habla de un extraño brujo arribado sólo tres años antes que ejerce una misteriosa influencia sobre el rey. Resulta ser un tal Rozer Schtein, quien perdió a su familia en un ataque venusiano perpetrado en una guerra que Venus libra contra La Tierra en ese 2987. Tras "deshacerse" del patrullero que la llevaba, se hizo con la máquina del tiempo y viajó hasta ese periodo oscuro. Su plan consiste en unir a todos los pueblos britanos para que "Inglaterra sea un solo reino con la fuerza sajona y los conocimientos romanos". A fe de Schtein, si se consigue, la pérfida Albión, que dirían los anglófobos, dominará primero Europa y luego el mundo entero. Eso hará fuerte al planeta frente a esas guerras alienígenas que le aguardan en el siglo XXX. Estamos por lo tanto ante un auténtico aspirante a caudillo fascista, que además quiere valerse del transbordador temporal para seguir volviendo cada "x" años a lo largo de los siglos y ser considerado un dios. Algo así como el Felipe II que nos presenta El ministerio del tiempo en Un cambio de tiempo (Marc Vigil, 2016) el capítulo dedicado a su majestad católica.

  Everard dice haber leído mucho sobre San Stanius -el santo en el que se ha convertido Schtein en el futuro del que viene nuestro protagonista-, pero él y Whitcomb están ahí para impedir que sea ése el porvenir. Tras dar muerte al aspirante y preparar lo necesario para que en el futuro puedan detener al aprendiz de dios, Everard y Whitcomb se citan en la oficina de 1894.

  Sin embargo, Whitcomb no aparece. Cuando Everard investiga al respecto, descubre que su primer compañero ha enmendado la historia para quedarse a vivir en 1850, en el esplendor de su querida Inglaterra victoriana, junto a una mujer llamada Mary Nelson. Siendo el caso que estas alteraciones de la historia por cuestiones sentimentales están terminantemente prohibidas a los patrulleros y su compañero puede ser perseguido y castigado por ello, Everard lo dispone todo para que, a partir de entonces, a Mary se la dé por desaparecida durante un bombardeo de Londres en 1944. A Whitcomb también se le da por desaparecido: "presumiblemente ahogado en 1947" (pág.65).

     Descubierto por el danielano correspondiente, Everard, dada su debilidad, pasa a ser un "No asignado". Esto quiere decir que se le puede mandar a cualquier época y cualquier lugar que se le necesite.

      Sin embargo, cuando Everard se traslada a la Persia de Ciro el grande en El valor de un rey -segunda de las piezas reunidas en el tocho- vuelve a hacerlo por cuestiones personales. En efecto, se dispone a pasar una tarde de descanso en su línea del tiempo real, en su entorno de origen, cómodamente en su casa, cuando Cynthia, una mujer que antaño le inspiró y que está al corriente de la patrulla, se presenta para pedirle ayuda. Keith, su marido, el tipo por el que Cynthia rechazó a Everard, otro patrullero, parece haberse quedado atrapado en la Persia de Ciro II el Grande. Al principio se muestra reticente, pero Manse acaba por ceder ante la insistencia de su visitante.

     Desplazado al cabo a la Persia del siglo VI a. de C., Everard dice ser un viajero griego cuando es hecho prisionero por la guardia del rey. Una vez en palacio, están a punto de darle muerte. Mas el paladín del tiempo llama a voces al soberano. Éste, obligado por las leyes locales de la hospitalidad, se ve impelido a acudir a la llamada y resulta ser Keith.

     Cuando Everard, tras la lucha correspondiente con el cortesano que ha elevado al trono al patrullero porque beneficia a sus intereses, consigue devolver a Keith a los brazos de Cynthia, éste añora la sumisión de la mujer que fue su compañera durante los quince años que fue Ciro el grande. Algo impensable en una anglosajona de la segunda mitad del siglo XX.

     Las cascadas de Gibraltar, a las que alude el título de la tercera pieza, son las aguas que está dejando caer el Atlántico a través de las Torres de Hércules para la formación del Mediterráneo. El hombre aún no ha llegado al sur de Iberia, que lo llama Anderson, para dar nombre a dicha tierra, en la que aún pueden verse tigres de dientes de sable. Tom Nomura, el protagonista en esta ocasión -Everad es un mero testigo- se traslada a ella cinco millones de años antes de la que será la fecha de su nacimiento. Le acompaña Feliz a Rach, una hermosa patrullera. Cuando ésta cae en las cascadas de Gibraltar, Nomura, contraviniendo el reglamento, se retrotraerá a unos instantes antes de que la caída suceda para enmendar el destino de la mujer y casarse con ella.

      La única partida en esta ciudad nos refiere una supuesta invasión china de América por las huestes de aquel país del último gran kan del imperio mongol, que también fue el primer emperador chino de la dinastía Yuan: Kublai Kan. Estamos por tanto en el siglo XIII de nuestra era. No es baladí que en esta ocasión Everard tenga como compañero a John Sandoval, un descendiente de los nativos americanos. Se da por supuesto que, si esa expedición del Kan a los actuales Estados Unidos hubiera llegado a buen puerto, Sandoval no hubiese nacido. De hecho, es el propio Sandoval quien, después de haber viajado a ese pasado alternativo, va a buscar a nuestro paladín al Manhattan de mediados del siglo XX.

     Puestos a impedir la expedición cuando se dispone a partir hacia Norteamérica, contándoles a sus integrantes fantasías sobre los peligros que entraña el proyecto, Everard y Sandoval son apresados por los expedicionarios. Éstos les quitan sus escúteres y demás prodigiosos. Para escapar, Manse les emborrachará como sólo puede hacerse con quien nunca ha probado el whisky. Aun así, se verá se verá obligado a contravenir otra norma: producir un bloque casual para ayudarse a sí mismo. Dicho de otra manera. Volver al pasado, cuando en el presente sus perseguidores estaban a punto de caer sobre él, y alterarlo, colocándose en una nave de la patrulla lanzando desde ella rayos fabulosos a los expedicionarios. "Pero en este caso ni siquiera me reprenderán porque es para salvar a John Sandoval y no a mí mismo", piensa[ii] en viajero temporal.

 


 

[i] Es una lástima que aún no haya podido hacerme con La nave de un millón de años, pero desde que se agotó la edición española de B, dada a la estampa en 2005, es un libro muy difícil de encontrar.

 

[ii] Los pensamientos siempre se reproducen en cursiva.

Publicado el 28 de septiembre de 2016 a las 22:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD