jueves, 20 de septiembre de 2018 23:30 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Unas consideraciones sobre la nueva ficcion televisiva

Archivado en: Series de televisión

imagen

            Ya he tenido oportunidad de afirmar en estas mismas notas que lo de seguir llamando a la televisión "la caja tonta" es algo tan simple, manido e incierto como sostener que la falta de calidad de la obra de un autor -sea cual sea su tiempo y su lugar- obedece a la censura que el poder de su época ejerció sobre él. La sugerencia -y cuanto más sutil mejor- es más difícil de prohibir que la evidencia. Por lo demás, en una narración, supone la excelencia frente a la vulgaridad de lo obvio. Seamos sutiles y no demos nombres. Basta con pasar de una cadena a otra para dejar atrás la telebasura, que indudablemente aún persiste, y encontrar una televisión didáctica, divertida y enriquecedora. En definitiva, una antena inteligente, que no una caja tonta.

 

Con todo, he de reconocer que mi querencia a los grandes formatos de pantalla, en los que me formé como espectador de cine, hizo nacer en mí un arraigado prejuicio contra la pequeña pantalla que me ha mantenido alejado de ese esplendor de las nuevas series al que asistimos. Hasta que, hace apenas unos meses, el streaming y ubicuidad del DVD me descubrieron esa nueva narrativa televisiva que han puesto en marcha las series de autor.

En efecto, estas dos nuevas tecnologías -si bien es cierto que el DVD ya se está quedando viejo- me han permitido lo que, a decir de los expertos, es una de las claves de esta revolución de la televisión: que el espectador pueda ver el número de capítulos que le venga gana, cuando le plazca y donde le agrade: televisor, tableta, teléfono inteligente... Yo me quedó con mi ordenador, una de las cosas que más quiero en el mundo. Busco en él las nuevas series como las películas, a cuyas proyecciones en las salas todavía acudo con frecuencia. No tener que ver las nuevas series ateniéndome a la programación de la cadena, me ha descubierto el placer de las sesiones maratonianas.

 

Más concretamente fue con Aquelarre, la tercera temporada de American Horror Story (2011-). Empecé a ver el primer capítulo el pasado mes de agosto y no pude parar hasta varias horas después. Sólo faltaban tres o cuatro entregas para que me viera en aquella ocasión la temporada completa. Algo inconcebible con esas telecomedias de vecindario, que tanto gustan a tanta gente, de las que no aguanto ni la primera gracia. Más sosegadamente, a un ritmo de dos o tres entregas por velada, he visto desde entonces las cuatro primeras temporadas de esta excelente creación de Ryan Murphy y Brad Falchuk que a la postre viene a abundar y a celebrar el argumento de grandes películas, Murder House, la primera temporada, el de Terror en Amityville (Stuart Rosenberg 1979); Asylum, la segunda, el de Corredor sin retorno (Samuel Fuller, 1963); Freaks Show, la tercera, de La parada de los monstruos (Tod Browning, 1932). No obstante, me gusta aún más la primera temporada de Penny Dreadful (2014-2015) -de la segunda daré cuenta en breve- porque me seduce más la mixtura de personajes y asuntos de la gran novela fantástica decimonónica: Frankenstein y su abominación, Dorian Gray y su hedonismo, el vampiro y su maldición. Admiré por primera vez una de estas mezcolanzas en La liga de los hombres extraordinarios (2003), la fabulosa cinta de Stephen Norrington.

 

Sin embargo, no es en ni en las mixturas ni en las revisiones de viejos asuntos donde radica el éxito de estas nuevas series. Ni siquiera en la adaptación al mundo digital del viejo folletín . A mi juicio, el inusitado interés que despiertan consiste -como no podía ser de otra manera- en la novedad de sus propuestas argumentales y estéticas. Mucho más próximas a nuestro querido cine independiente estadounidense que a lo visto hasta ahora en la televisión en abierto. Walter White (Bryan Cranston), el protagonista de Breaking Bad (Vince Gilligan, 2008-2013), serie paradigmática de esta nueva televisión, subvierte un buen número de valores de la antena tradicional en abierto, familiar por excelencia. Padre de un niño discapacitado y con su mujer embarazada de un segundo hijo, es profesor de química en un instituto. Cuando le diagnostican un cáncer terminal, como el Jonathan Trevanny de El juego de Ripley (1974), la inolvidable novela de Patricia Highsmith, decide aprovechar sus conocimientos para empezar a fabricar drogas de diseño en la idea de poder dejar a su familia un dinero cuando la enfermedad le lleve al hoyo.

 

Las desdichas de un humilde profesor, siempre en liza con un sueldo insuficiente para sacar adelante a un hijo discapacitado, en el canon de la dramaturgia catódica pretérita hubieran sido dignas de un capítulo de Autopista hacia el cielo (1984-1989) o cualquier otro de los dramones creados, dirigidos y protagonizados por el bueno de Michael Landon. En la obra de Gilligan, dan pie al retrato de la corrupción del profesor. A medida que se introduce en el submundo del tráfico de drogas, White se va volviendo tan brutal y despiadado como cualquier otro criminal.

 

La deliciosa Buffy, cazavampiros (Joss Whedon, 1997-2003) es una de las pocas de estas nuevas series que en España se estrenaron en abierto y en canales generalistas. Se trata de un drama sobrenatural que se supone dirigido a una audiencia adolescente. Sin embargo, entre los amigos y acólitos de la maravillosa Buffy Summers (Sarah Michelle Gellar) destaca Willow (Alyson Hanningan). La joven vive el amor más apasionado de toda la propuesta con otra chica: Tara (Amber Benson). En consecuencia, las dos protagonizaron el primer beso lésbico mostrado en la televisión estadounidense. Algo impensable apenas unos años antes, cuando la antena dirigida a la audiencia adolescente encontró su mayor cota en Sensación de vivir (Darren Star, 1990-2000) y a Brenda, al final de la primera temporada, le preocupaba haberse quedado embazada tras haber "hecho el amor" -que se decía- con Dylan (Luke Perry).

 

El corte moral de esta nueva narrativa televisiva queda tan distante del puritanismo de la antena anterior a ella que se diría que, más que su continuación, constituye una propuesta a parte, dirigida a una audiencia diferente, más próxima a los espectadores del cine de autor y el circuito de la versión original. De hecho, algunos comentaristas la llaman televisión de autor. Sin ir más lejos, David Lynch, abanderado con Twin Peaks (1990-1992) de esta revolución de la pequeña pantalla, ha declarado que el cine de autor de nuestros días está en la televisión de pago. De pago y sin retransmisiones deportivas cabría añadir. Dejémonos de sutilezas: HBO y Netflix.

 

Tanto en su realización como su puesta en escena, esta nueva narrativa televisiva también está más cerca del cine de autor que de la televisión de antaño y sus comedias de situación de decorado único -mucho más próximas al teatro- que establecían la cuarta pared -aquella que representa al público en el trazado de un decorado- en el sofá de la salita con la dichosa familia al completo. Un ambiente hogareño en el que difícilmente se podría digerir la secuencia de apertura de The Walking Dead (Frank Darabont, 2010-), otra de las propuestas más exitosas. Comienza su emisión con un plano el que el policía Rick Grimes (Andrew Lincoln) descerraja un tiro en la cabeza a una niña. Luego se abre un flashback y se nos explica que la niña es una "caminante", que llaman aquí a los zombis, y que estamos asistiendo al apocalipsis de los muertos vivientes.

 

Por no hablar del ya proverbial comienzo de la segunda temporada de Breaking Bad, tan encriptado como pudiera serlo cualquiera de las cintas de la incomunicabilitá del gran Michelangelo Antonioni. "No muestra a ningún personaje ni ninguna acción plausible. Por el contrario, escenifica imágenes misteriosas", escriben Jürgen Muller y Steffen Haubner en Las mejores series de tv (Taschen, 2015). "¿Qué catástrofe se ha producido en este lugar? ¿Qué desgracia está a punto de ocurrir? Tendremos que esperar hasta el último episodio para que se resuelva el enigma". Demasiado tiempo para el ritmo de las ficciones de la televisión generalista.

 

Esta nueva narrativa catódica es variada. En ella caben desde los dramas bélicos como Hermanos de sangre (Steven Spielberg y Tom Hanks, 2001) hasta las fantasías épicas como Juego de tronos (David Benioff y D. B. Weiss, 2011-). Pasando por comedias dramáticas como House (David Shore, 20104-2012) y thrillers políticos como Homeland (Howard Gordon, 2011-). Si hay un denominador común entre tanta variedad, es cuidada estética, el preciosismo de su dirección artística, siempre más próxima a la de la gran pantalla que a la sencillez -por no decir ramplonería- catódica. Todo me lleva a pensar que la excelencia de la nueva narrativa televisiva lo es porque mira al cine, que siempre ha sido el norte de la mejor antena.

 

Publicado el 13 de enero de 2017 a las 15:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 1

1 | Javier Memba (Web) - 14/1/2017 - 00:54

Me alegro de que te guste. Leeré con mucho interés el post que me indicas.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD