miércoles, 19 de septiembre de 2018 23:44 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Sven Hassel inspira un cómic

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre Los panzer de la muerte

imagen

(Publicado originalmente en La linterna mágica, mi blog de Descubrir el arte)    

El de "novela gráfica" es un término controvertido. Supongo que en gran medida obedeciendo al eterno afán de la historieta de ser considera exactamente igual que el resto de las bellas artes, la denominación se estima más elevada que la de "cómic".

 

Aunque tampoco es ajeno a la controversia el interés del medio en reivindicar su madurez frente a las revistas infantiles que le dieron la gloria mediado el siglo XX. Porque, si hay algo que ha quedado definitivamente atrás de forma incontestable, esos son los tebeos para niños. A los pequeños de hoy día les gusta el manga o los superhéroes, dos asuntos diferentes a la historieta europea a la que me refiero.

Ahora bien, la afición al cómic de muchos de los lectores de tebeos a la usanza del Viejo Continente, de hace ahora cincuenta años, ha permanecido incólume. El Noveno Arte, que ha seguido adelante durante todo este tiempo tan digno como el que más de los otros ocho, ha crecido con ellos dando lugar al "cómic adulto". En este último hay que encuadrar novelas gráficas de la enjundia de Poema en viñetas (1969), del escritor y ocasionalmente pintor italiano Dino Buzzati, Maus (1977), una metáfora del holocausto judío de Art Spiegelman o Notas al pie de Gaza (2009), una denuncia del drama palestino de Joe Sacco.

 

En el bien entendido que hablo de "cómic adulto" no para referirme al pornográfico, sino a ése que ha ido madurando con sus lectores de antaño -en el que, por otro lado, llegado el caso, no falta erotismo-, la novela gráfica también puede situarse en dicho contexto. De ahí que las obras que adapta vayan más allá de los Viajes extraordinarios de Julio Verne, de las que con tanto placer dimos cuenta en la colección Joyas Literarias Juveniles, con sus "350 ilustraciones a todo color", de la queridísima Editorial Bruguera.

 

Los panzer de la muerte (1958), de Sven Hassel, no contaba entre esas lecturas "constructivas para la juventud", que las llamaban nuestros mayores en los días en que los últimos tebeos para niños daban paso a las primeras novelas para adultos. Era "literatura de evasión", que se decía. Pero escrita con Letras mayúsculas. Al menos, así lo estimaban los millones de lectores que tenía este autor danés, que hizo la guerra en un batallón disciplinario alemán y acabó residiendo en España. La crítica, guiada por los prejuicios del canon marxista imperante -y olvidando que Hassel casi siempre estuvo en batallones de castigo y despreciaba a los nazis-, le ignoraba. Cuando no le acusaba de asuntos tan peregrinos como que era físicamente era imposible que hubiese estado en tantos frentes en tampoco tiempo. Por esa regla de tres también se podría denostar la Utopía (1516) de Tomás Moro por no existir el lugar del que habla. En la ficción no tienen por qué ser ciertas las cosas que se dicen. Son lícitas las mentiras. La misma palabra "ficción", en una de sus primeras acepciones, significa mentira.

 

En fin, lo que cuenta es que las novelas de Hassel -La legión de los condenados (1963), Batallón de Castigo (1962), Monte Cassino (1963), y un largo etcétera-, que en España leíamos con avidez en la colección Reno de Plaza & Janés, fueron traducidas a 25 idiomas, vendiendo 53 millones de ejemplares.

 

El ilustrador y fotógrafo barcelonés Jordy Diago ha elegido Los panzers de la muerte, que quizás sea la más representativa de todas ellas, para adaptarla a las viñetas. Su traducción española -aunque Diago es español y Hassel murió en Barcelona en 2012 su primera edición fue inglesa-, vio la luz el pasado otoño con el sello de La Esfera de Los libros. Digna de un encomio sin fisuras ni paliativos -como también lo fue la película que Los panzers... inspiró a Gordon Hessler en 1987-, la historia nos transporta al frente del Este, donde Hassel y sus camaradas del 27º Regimiento de castigo cifran todas sus esperanzas en sobrevivir una semana más en el infierno.

 

Más que al frente ruso de la Segunda Guerra Mundial, donde se traslada al lector es al Apocalipsis, con sus cuatro jinetes galopando a sus anchas. Como cualquier persona razonable, ni Hassel ni Diago exaltan el ardor guerrero. Simplemente se limitan a retratarlo contra un fondo de carros de combate y paisajes desolados por la destrucción y La Parca. Su perspectiva bien podía ser considerada naturalista. Pródigas en planos cortos, en estas viñetas nunca brilla el Sol, nunca lo hace en el Averno. Pero hay algo que emocionará, a cuantos leyeron a Hassel cuando empezaron a dejar de leer tebeos, en su reencuentro en estas ilustraciones con Porta, Hermanito, El Viejo y el resto de los camaradas del frente.

Publicado el 8 de febrero de 2017 a las 01:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 3

1 | jose luis - 09/2/2017 - 13:43

Realmente escribió con su desprecio al establishment las mejores críticas contra el nazismo, dado que lo sufría en sus propias carnes,al estar siempre en los peores sitios del frente.
Metido en un panzer la muerte y la violencia estaban garantizadas al no poder hacer prisioneros, por eso se le tachaba de ser el escritor que mas muertos tenía por página y eso hace imposible otra narrativa que la bélica, pienso que no engañaba y ya los títulos advertían del contenido.
Era ficción, como bien apuntas, que triunfó en una época determinada y pienso que hoy no lo haría al igual que ha pasado al olvido su novela, si bien se oye hablar de nazis ahora más que en ningún momento por la propia perversión del lenguaje.

2 | Javier Memba (Web) - 20/2/2017 - 18:57

Estoy de acuerdo contigo. Fue uno de los grandes críticos de aquel Reich que iba a durar mil años. Aunque mucha gente que no lo ha leído, sin duda por desconocimiento, lo considere un nazi.

3 | Jenofonte (Web) - 02/5/2017 - 15:44

Como lector de Sven Hassel, me gustaría encontrar esta "novela grafica" (siempre buscando eufemismos...) Supongo y espero que sea una buena visión de la novela.
(A propósito de críticas a determinado régimen, o a la violencia, etc. recientemente he visto una serie rusa: "Shtrafbat", acerca de un batallón de castigo ruso, y se puede concluir que da lo mismo el uniforme, el hombre es el lobo del hombre).

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD