domingo, 24 de septiembre de 2017 05:39 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

12 monos, Chris Marker transciende a la nueva televisión

Archivado en: Inéditos cine, sobre la nueva ficción televisiva

imagen

Una imagen de La Jetée

La experiencia me ha enseñado que no se puede ser categórico al afirmar que una obra es la mejor en su género. Apuntaré por tanto que La Jetée (1962), la cinta del gran Chris Marker cuyo protagonista, siendo aún un niño, contempla el rostro de una muchacha (Hélène Chatelain) en el aeropuerto de Orly mientras un hombre cae asesinado a su lado, es uno de los mejores cortometrajes de toda la historia del cine.

 

Concebido en los días en que el miedo al holocausto nuclear alcanzó su punto más álgido e inspiró cintas como -Five (Arch Oboler, 1951), El mundo la carne y el diablo (Ranald MacDougall, 1959) o La hora final (Stanley Kramer, 1959-, los escasos veintinueve minutos que dura La Jetée bastaron para que Marker llevara a cabo una de las mejores pastorales poscatástrofe atómica de toda de toda la historia del cine de ciencia ficción. Pero también uno de los mejores viajes en el tiempo. Porque La Jetée -junto con Lemmy contra Alphaville (Jean-Luc Godard, 1962), Fahrenheit 451 (François Truffaut, 1966) y Te amo, te amo (Alain Resnais, 1968)- es el mejor ejemplo de la calidad alcanzada por el cine fantacientífico de la Nouvelle Vague, de cuya Rive Gauche -la otra escuela, la ajena a Cahiers du Cinéma-, Marker -junto con Resnais y Agnès Varda- fue uno de sus representantes más genuinos.

El recuerdo que el niño de La Jetée habría de guardar del rostro de la muchacha sería poderoso. Tanto que, años después, tras la hecatombe nuclear desatada con la Tercera Guerra Mundial, que como al resto del planeta se llevó por delante París, convertido en uno de los pocos supervivientes al Apocalipsis que encontraron refugio en los sótanos de Chaillot, llama la atención de un grupo de científicos que le hacen prisionero. Sus captores están en posesión de un ingenio que permite el viaje intertemporal. Y también están convencidos de que el magnetismo, que esa imagen de la mujer pretérita ejerce sobre el hombre (Davos Hanich) que fue el niño que la vio en Orly, le convierte en el crononauta ideal. De modo le facturan hacia el pasado para que lo enmiende. A tal fin lo narcotizan, pero no pueden evitar que el viajero se acostumbre a visitar a la chica y ella a recibirle.

 

Cuando en sus viajes hacia el futuro el crononauta da con una unidad de energía que permitirá que la humanidad desate su propio apocalipsis, sus captores se disponen a matarle. Ayudado por los hombres venideros consigue reunirse con la muchacha en Orly, allí donde empieza la película. Pero los científicos que le han estado utilizando disparan sobre él. El crononauta comprende entonces que aquel que cae asesinado en su recuerdo infantil no es otro que él mismo.

 

Para mayor gloria de tanta delicia y adecuación de los costos de producción a esos exiguos presupuestos comunes a los cortometrajes, toda la historia de La Jetée nos es contada a través de un fotomontaje en el que sólo hay una imagen dinámica en sí misma: aquélla que nos muestra un simpático gesto de la chica. Por lo demás, la narración está conformada por una sucesión de fotografías fijas sobre las que se mueve el tomavistas.

Marker coincidió con Resnais en su lúcida experimentación sobre las posibilidades que la memoria ofrece al cine de ciencia ficción. En los comienzos de mi cinefilia le admiré por eso. Hasta que en 1995 Terry Gilliam estrenó Doce monos, un largometraje basado en La Jetée que alarga el mismo asunto de los veintinueve minutos del original a los ciento veintinueve de una cinta estándar tirando a larga. Entonces Marker comenzó a figurárseme merecedor de un capítulo propio en la historia del cine de ciencia ficción, lugar que ya ocupa en la del cine documental.

 

Como la amenaza atómica ya había sido superada, el holocausto nuclear, en la propuesta de Gilliam, da paso al holocausto ecológico. En Doce monos, la humanidad, reducida a una mínima expresión por una pandemia fulminante, también sobrevive en las cloacas: los animales han vuelto a ser los reyes del planeta. Las imágenes de la Baltimore de 1996 -en la cronología de la película-, tomada por la fauna que se encuentra James Cole (Bruce Willis) en sus viajes al pasado, aún me desasosiegan. Aquí se trata de neutralizar al ejército de los Doce Monos, una organización animalista en apariencia dispuesta a acabar con la especie humana. Sin embargo, no fueron ellos los que soltaron el virus que provocó la pandemia. El asesino de la humanidad fue el doctor Peters (David Morse), un verdadero enemigo del mundo. El resto es ese regreso sublime a la chica, en esta ocasión la doctora Kathryn Railly, incorporada por Madeleine Stowe. Por lo demás, la muerte que contempla el futuro crononauta en el aeropuerto también es la que le aguarda a él mismo.

 

Aquel remake de Gilliam me reconcilió con el antiguo Monty Python, al que aborrecía tanto por el humor tosco de este grupo como por las dos cintas que a la sazón había visto de él: Brazil (1985) y El rey pescador (1991). Estimé tan acertada su adaptación de La Jetée como desafortunada esa versión de 1984 (1948), la distopía de Orwell, que es Brazil. Esa revisión, esa utilización de La Jetée como ejemplo, convirtió al mítico cortometraje un clásico treinta años después de que, según he creído leer en algún lugar, el filme de Marker formase un legendario programa doble con Lemmy contra Alphaville.

 

Clásico que, veinte años después, han venido a reverdecer Terry Matalas y Travis Fickett en 12 monos (2015-), una de esas series que pertenecen, sin ningún género de dudas, a esa nueva narrativa televisiva de la que vengo hablando en los últimos meses.

 

Guionistas con anterioridad de algunos capítulos de Terra Nova (Kelly Marcel, Claig Silverstein, 2011), los remakes de clásicos de la antena como Star Trek: Enterprise (Rick Berman, Brannon Braga, 2001-2005) o la última Nikita (Claig Silverstein 2012-2013), 12 monos ha supuesto el debut del tándem en la producción para el canal temático SyFy. A mí se me antoja algo muy parecido a esa comunión con el western clásico que, decía José Luis Borau, fue Brandy (1964), el eurowestern que inaugura su filmografía.

 

Apenas tuve noticia de 12 monos entre la propuesta de Netflix la agregué a "mis favoritos". En tres o cuatro sesiones, de varios capítulos cada una, he dado cuenta de la primera temporada con el entusiasmo que me produce que uno de los cortometrajes que más estimo haya trascendido a esta nueva televisión que me tiene cautivado.

 

El derrotero, la peripecia de James Cole -aquí recreado por Aaron Stanford- está basada en la de la cinta de Gilliam. Pero en esencia sigue siendo el mismo que el del cortometraje de Marker. Jeffrey Goines, el demente animalista que en la cinta del 95 estaba interpretado por Brad Pitt, aquí es una mujer, Jennifer Goines, a la que da vida Emily Hampshire. De ella parte una de las subtramas de la serie. Pero también del pasado de la doctora Katarina Jones. La científica responsable de la máquina del tiempo, que recreó por primera vez Carol Jones, ahora está interpretada por Barbara Sukowa, la antigua musa de Fassbinder en Berlin Alexanderplatz (1980) y Lola (1981). Pero, sobre todo, la actriz de referencia de Margarethe von Trotta. En definitiva, interprete por antonomasia -junto con Hanna Schygulla- de aquel nuevo cine alemán de los años 70 que tanto aplaudí en los comienzos de mi cinefilia, la presencia de Barbara Sukowa en 12 monos es un atractivo más para la serie.

No sé cuál será la peripecia de Cole antes de descubrir que fue su propia muerte aquella a la que asistió de niño, ya he dicho que hasta ahora sólo he podido ver la primera temporada y son tres. Seguro que en su deriva hay episodios en los que el ritmo decae. Vengo observando que esto es algo inevitable en narraciones tan dilatadas como las series. A excepción de Penny Dreaful (John Logan, 2014-2016) y American Horror Story (Ryan Murphy y Brad Falchuk, 2011). En cualquier caso -insisto-, ya se puede afirmar que esta nueva versión de La Jetée, revalida el carácter de clásico del cortometraje de Marker. "Clásico", en una de sus primeras acepciones, es aquello que perdura como ejemplo.

 

De todos los subgéneros de la ciencia ficción, el de los viajes en el tiempo es mi favorito. Guiado por ese entusiasmo, vengo a decir que, más allá de los formatos, el crononauta de Chris Marker ocupa por derecho propio un lugar al lado del de H. G. Wells.

Publicado el 20 de marzo de 2017 a las 18:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con casi cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD