sábado, 27 de mayo de 2017 07:05 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El primer Tintín coloreado

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Tintín, Hergé

imagen

 

(Publicado originalmente en Zenda)

            Los más suspicaces podrán notar cierta beligerancia en el hecho de que, coincidiendo con las innumerables conmemoraciones del centenario de la Revolución Soviética que veremos en los próximos meses, haya llegado a las librerías la primera versión coloreada de Tintín en el país de los soviets (1929). Cabe esperar que no tardarán mucho las traducciones españolas. Como su propio título índica, se trata del álbum anticomunista de Hergé. Sin embargo, también fue el único que el Maestro jamás coloreó en vida y sólo accedió a reeditarlo a regañadientes.

 

Los tintinófilos más ponderados tienden a pensar que ese ostracismo, al que el propio Hergé condenó la primera aventura de Tintín, fue debió a que, a medida que sus posiciones de la juventud se fueron atemperando con el paso del tiempo, él mismo -siempre esforzado en no molestar a nadie- prefirió no reeditarla. Hasta que las ediciones piratas que comenzaron a surgir a partir de una edición no venal de 1969, impresa por los Estudios Hergé a modo de obsequio a sus allegados -alguno de los cuales les traicionó pirateándola-, le llevaron a incluirla junto a Tintín en el Congo (1930) y Tintín en América (1931) en el primer volumen de Los archivos de Hergé (1973). Fueron aquellos unos tomos en los que el Maestro fue reuniendo sus álbumes publicados originalmente en blanco y negro.

Juan d'Ors, acaso el decano de los tintinófilos españoles, señala en Tintín, Hergé... y los demás (Ediciones Libertarias, 1988): "Si Hergé rehusó siempre la oferta de volver a publicar este primer balbuceo no fue tanto por remordimiento o mala conciencia, sino porque su escrupulosidad en el dibujo y la documentación le hacían decir que no a su Soviets. En cualquier caso, lo que sí queda claro en este primer álbum es que Hergé repudiaba cualquier tipo de totalitarismo, del signo que fuera". Vayamos por partes.

 

Miedo al comunismo

 

Recuerdo que la lectura de Kerouac me remitió a la de mi dilecto Louis-Ferdinand Céline, el "fascista charlatán" para el discurso de la cultura oficial que obvia los exaltados versos que Pablo Neruda, Rafael Alberti y Miguel Hernández, entre otros poetas canónicos, dedicaron a Stalin. Con idéntica nitidez evoco ahora una entrevista que me concedió hace ya muchos años -de todo hace tanto tiempo- Juan Antonio Bardem. Fue con motivo de la publicación de sus memorias: Y todavía sigue (Ediciones B, 2002). Puesto a leerlas, me sorprendió la admiración que un comunista "de toda la vida" sentía por una pieza teatral del falangista Agustín de Foxá -Baile en capitanía (1944)-, también autor de todo un clásico de la novela franquista: Madrid, de corte a checa (Jerarquía, 1938). Cautivado por su comprensión del enemigo quise saber más y Bardem me contestó que Foxá no era fascista per se, que lo fue por miedo al comunismo. Podría concluirse que ese mismo temor fue el mayor caldo de cultivo del fascismo.

 

Dejémoslo por el momento en el que abrumó al abate Norbert Wallez, el director de Le Vingtième Siècle, el rotativo católico bruselense, cuyo suplemento infantil, Le Petit Vingtième, dirigía Hergé cuando el presbítero le encargó crear un personaje que mostrara a los niños el terror rojo por entregas semanales. De modo que -por más que al tintinófilo le cueste escribirlo- los prejuicios de su concepción es lo primero que cabe criticar en la primera aventura de Tintín.

 

A finales de los años 20, la Unión Soviética era un país cerrado en sí mismo por miedo a la penetración capitalista. El Maestro no tuvo más documentación para sus viñetas que Moscou sans voiles (Editions Spes, 1928), un libelo anticomunista publicado en París por un antiguo cónsul belga en Rostov. Entre otras perlas de idéntico jaez, en sus páginas se llega a descalificar el sistema educativo del régimen porque une en las aulas a niños y a niñas.

 

Tintín en el país de los soviets hay que leerlo en su contexto. Pero, a diferencia de su creación, al margen de su proselitismo. Exactamente igual que vemos Tres cantos a Lenin (Dziga Vertov, 1934) y el resto de los clásicos del gran cine soviético, que aplaudimos con entusiasmo sin tener en cuenta su loa de un estado que no iría a la zaga de la Alemania nazi en el exterminio sistemático de gente.

 

Prehistoria de Tintín

 

Sentado esto, Tintín en el país de los soviets es un álbum mítico por su valor arqueológico. Es, como dice d'Ors, "la prehistoria de Tintín". En sus páginas, el lector asiste al nacimiento de El mejor periodista del mundo. "Al principio del álbum, Tintín no es más que un scout gordote, torpe y ridículo. Cuando finaliza su aventura con los bolcheviques, ya se parece mucho al personaje que conoceremos a partir de entonces", sostiene Benoît Peeters en Tintín y el mundo de Hergé (Juventud, 1990). Entre el dibujo titubeante de las primeras viñetas y su rotulación, que deja tanto que desear como la construcción de los personajes y la solidez del argumento, se empieza a perfilar cómo la imagen y los bocadillos se van complementando sin repetirse. De hecho, Tintín en el país de los soviets puede considerarse la primera historieta europea propiamente dicha. Sólo cuatro años antes, un dibujante francés, Alain Saint-Ogan, había generalizado el uso de los bocadillos en Zig et Puce, una serie para Le Dimanche Ilustré. Estos payasos, junto a con los cómics norteamericanos, que le traía de sus viajes el infausto Léon Degrelle, fueron la principal influencia de Hergé.

 

Sin olvidar otra narrativa genuinamente estadounidense: el slapstick, esas comedias del cine silente en que los gags se sucedían vertiginosamente. El Maestro, reconocido cinéfilo, era especialmente afecto a las de Larry Semon y Buster Keaton -El gran cara de palo-. Su influencia se palpa en algunos de los trallazos que reciben los protagonistas de sus viñetas, de los que naturalmente salen indemnes. Hergé realizó todo su aprendizaje en las 138 planchas -137 en la primera edición española, dada a la estampa por Juventud en 1983- de Tintín en el país de los soviets. Tan es así que, si el lector está atento, puede apreciar cómo al final de la 7, cuando Tintín se tira del árbol y se sube a un coche puesto a huir de la policía berlinesa, su famoso tupé -que hasta entonces ha lucido de atrás hacia delante-, cambia de dirección para lucir en la correcta, con la que El Valiente habría de hacer historia.

 

Ya 1981, Casterman publicó un facsímil de la edición original de Tintín en el país de los soviets. Se vendieron 100. 000 ejemplares en tres meses. Mítica, aunque rudimentaria, a la primera aventura de Tintín solo le faltaba el color, ese color plano, tan querido por los lectores, que homogeniza el resto de la serie. Llega ahora a las librerías.

Publicado el 29 de marzo de 2017 a las 11:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con casi cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD