martes, 22 de agosto de 2017 05:49 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Volver a Freddy Lombard

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Freddy Lombard

imagen

            Supongo que los cincuenta y siete años que tengo ya no son edad para seguir leyendo tebeos. Sin embargo, mi afición al cómic es tan grade desde antes de saber leer, cuando me cautivaron las viñetas de las aventuras de Tintín sin entender ni una palabra de sus bocadillos, que en los últimos meses le he dado muchas vueltas al asunto. Al final he concluido que mientras viva, voy a seguir leyendo tebeos con regularidad semanal. La cuestión es mucho menos singular de lo que me parece. A la postre, ese cómic en que los lectores de mi generación tuvimos una de las maravillas de nuestra infancia, ha ido creciendo con nosotros, dando lugar a ese cómic adulto que, al día de hoy, cuando apenas se publican tebeos infantiles, copa la práctica totalidad de la producción.

 

            Resuelto ya a leer un álbum por semana, como en mis primeros años, cuando como poco eran un placer de los domingos, he descubierto algunas historietas que, pese a llevar ya décadas en el mercado, me eran desconocidas. Mis siempre limitados espacio y presupuesto -unos estantes y unos números contra los que no hay resoluciones que valgan-, sólo me dan para las nuevas entregas de las colecciones de Blake y Mortimer, Alix, Jhen y poco más. Ese ha sido el motivo de que XIII, la serie creada por Jean Van Hamme (guion) y William Vance (dibujo) me fuera desconocida. Hasta que hace unos meses descubrí el fondo de cómics de la Biblioteca Ángel González. Es más pequeño que el que yo mismo he ido reuniendo a lo largo de esos cincuenta y cuatro años que llevo atesorando tebeos. Pero incluye varias propuestas para las que no me habían llegado ni el espacio ni el presupuesto.

            Pese a que tanto Van Hamme como Vance son dos autores canónicos de mi querida Línea Clara -aquel escribió varias entregas de las aventuras de Blake y Mortimer y éste fue uno de los grandes colaboradores de la revista Tintín-, XIII, la serie que los unió, en sus nueve primeros álbumes, no me ha acabado de convencer. A mi juicio, este otro espía sin memoria debe demasiado Jason Bourne -su reconocida inspiración- y como él, cae en un exceso de acción. De modo que por momentos se convierte en ese ritmo sin melodía que son las adaptaciones cinematográficas del amnésico de las fuerzas especiales de la CIA.

 

            En cuanto a mi reencuentro con las aventuras del teniente Blueberry, me ha vuelto a chirriar esa dispersión en la que ya empezaban a caer cuando dejé de comprarlas y leerlas sistemáticamente a comienzos de siglo. Ya definitivamente organizadas en torno a tres series -la original, La juventud de Blueberry y Marshall Blueberry-, la historia del viejo Nariz Rota, que llamaban los sioux al oficial, se me sigue antojando el paradigma de esa despersonalización en la que pueden caer las colecciones prolongadas hasta el infinito. Aquí, el Marshall es, de hecho, un personaje ajeno al teniente propiamente dicho. Por no hablar de las diferencias existentes entre los dibujos de Jean Giraud, el dibujante original y el ya citado Vance, uno de los muchos incorporados en su desaforada prolongación.

 

La más feliz de mis lecturas del fondo de esta Biblioteca Ángel González ha sido mi recuentro con un personaje que me era sobradamente conocido: Freddy Lombard. Siendo su autor -el malogrado Yves Chaland- el máximo representante de la Línea Clara en los años 80, obran en mi poder desde entonces las dos primeras aventuras de Freddy Lombard -El testamento de Godofredo de Bouillon (1981) y El cementerio de los elefantes (1984)-, su personaje señero. Pero el primer tomo de una edición integral, en la que se incluye una versión coloreada de El testamento..., así como El cometa de Cartago (1986), ha bastado para que vuelva sobre ellas.

 

Entre las conclusiones sacadas tras mi regreso a estas viñetas quiero destacar las concomitancias que guarda la estética de Chaland -nacido en 1957, sólo dos años antes que yo- con la experiencia con el cómic de cuantos empezamos a amarlo cuando éramos los niños de los 60 y, ya en la linde de los sesenta otoños, seguimos haciéndolo. Así, Freddy, junto a Dina y Sweep -sus compañeros inseparables-, muestran un trazo jovial, más próximo al dibujo concebido para niños que al destinado al lector adulto. De hecho, Freddy -como con tanto acierto señala Javier Agrafojo- puede considerarse una caricatura de Tintín. Ese aire de tebeo infantil no quita para que, cuanto concierne al trío, sea tan de la vida adulta como como la insurrección húngara de 1956 -telón de fondo de la cuarta entrega, Vacaciones en Budapest (1988)- o esas estrecheces económicas que siempre agobian a nuestros protagonistas, hasta el punto de que en El cometa viven, literalmente, en una cueva.

 

Esa alegría que rezuman las estampas de Freddy Lombard contrasta con el cinismo que late en sus bocadillos. A la larga, también puede entenderse como una visión madura de la afición infantil. Quiero creer que obedece a esta procacidad el racismo de El cementerio de los elefantes. Se ha dicho que es heredero del de Hergé en Tintín en el Congo (1931). Pero el del padre de la Línea Clara -que en su momento era el habitual en el noventa por ciento las narraciones occidentales ambientadas en safaris- fue enmendado por el propio Hergé, en la medida de lo posible, a raíz de que fuese señalado por primera vez. Por no hablar de la denuncia de los linchamientos a los afroamericanos que el maestro haría con posterioridad, en ciertos bocadillos de Tintín en América (1932). Muy por el contrario, los desprecios de Sweep a los porteadores africanos, lo son cuando las narraciones ambientadas en safaris eran impresentables desde el canon surgido con ese nuevo entendimiento que trajeron los años 60. En cualquier caso, la calidad de la obra no se ve contaminada por estos matices.

 

Acaso venga a paliar ese racismo la chica de El cometa de Cartago. Se trata de una muchacha tunecina, modelo secular de un artista, pero marginada en un pueblo de la costa francesa. Álbum de elipsis prodigiosas, aquí el cinismo de Chaland arremete contra otro dogma de nuestro tiempo: la voluntad popular que, como el mismo dibujante nos sugiere, puede llegar a tener una de sus mayores expresiones en el linchamiento espontáneo de aquel que el pueblo condena. Un apunte nada infantil por más que los dibujos en los que se cuenta lo parezcan.

 

Más feliz es ese homenaje a Hergé a través de Piccard, el científico del batiscafo. Toma su nombre del profesor Piccard, otro científico extravagante, que en verdad existió e inspiró a Hergé al profesor Tornasol. También me quedo con esto de El cometa.

Publicado el 11 de abril de 2017 a las 08:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Jenofonte (Web) - 02/5/2017 - 15:32

"Supongo que los cincuenta y siete años que tengo ya no son edad para seguir leyendo tebeos"
No creo que sea así, yo tengo más edad y sin embargo todavía me gustan (si es que no me gustan más). Claro que también pueden decir que al envejercer se regresa un poco a la infancia. Pero de ser así, ¿qué mejor manera de regresar?

2 | Javier Memba (Web) - 03/5/2017 - 01:40

Por eso el eslogan de las aventuras de Tintín decía que eran una lectura para jóvenes de 7 a 77 años.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con casi cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD