martes, 18 de diciembre de 2018 13:17 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Otra nueva lectura de Balzac

Archivado en: Cuaderno de lecturas, El contrato de matrimonio, de Honoré de Balzac

imagen

            Si no fuera porque la Eugenia Grandet de la novela homónima y las enamoradas de Lucien en las dos obras que el poeta protagoniza -la Coralie de Las ilusiones perdidas (1843) y la Ester de Esplendores y miserias de las cortesanas (1847)- son mujeres tan buenas como suelen serlo las enamoradas con el destinatario de su cariño, tras la lectura de El contrato de matrimonio (1835), habida cuenta de los manejos de la viuda Evangelista y su hija, podría afirmarse que Balzac fue un misógino redomado. Ahora bien, me atreveré a escribir con total seguridad que, entre los personajes femeninos de La comedia humana que aún no he tenido oportunidad de descubrir, no faltarán otras herederas tan buenas como Eugenia o viudas tan admirables como la de Jeanrenaud de La interdicción (1836). Pero por el momento no he tenido oportunidad de leer las obras donde se narran sus peripecias.

Me quedo por ahora con la mezquindad de señora Evangelista y su hija Natalia, las protagonistas de El contrato de matrimonio, mi última lectura del maestro. La madre es una criolla, grande de España y viuda de un español inmensamente rico cuyos negocios le obligaron a instalarse en el Burdeos de principios del siglo XIX. La narración arranca en 1813, cuando dicha fortuna, hace de la bella Natalia el mejor partido del Burdeos de su tiempo. Mas, conscientes del dinero que requiere su tren de vida, nadie se atreve a cortejarla.

Apenas tiene noticia de la llegada a la ciudad de Pablo de Manierville, un aristócrata con recursos suficientes como para pretender a su Natalia, la viuda Evagenlista decide que el joven será su yerno. No le cuesta mucho trabajo hacer que la pareja anuncie su compromiso. Hasta ahí, esta antepenúltima entrega de la Escenas de la vida privada -lugar exacto que ocupa el texto en la clasificación y distribución del conjunto de La comedia humana- se ha desarrollado como una novela más del ciclo. De hecho, las celebraciones con las que se anuncia el compromiso de los jóvenes me han recordado la fastuosa recepción de madame de Beauséant en El tío Goriot (1835), otra escena de la Vida Privada, que antecede en cuatro títulos en el orden final de todo el ciclo a esta que nos ocupa, aunque las dos estén escritas el mismo año. No cabe duda de que el original es el fragmento de El tío Goriot. Por lo demás, la simpatía que Balzac sentía por España y las españolas -empero lo taimadas que son las Evangelista- también se hace notar. Tan inequívoca como la aversión que le inspiraba Inglaterra y en menor medida Alemania, ya me era conocida desde mis primeras lecturas del maestro.

La singularidad de El contrato de matrimonio consiste en que sean los acuerdos previos a dicho documento, entre los respectivos notarios de los contrayentes, lo que constituye el núcleo de la narración. Balzac supo hacer materia literaria de algo tan prosaico como el dinero. Esta narración es una prueba irrefutable de ese don. El señor Matías, el notario de Pablo de Manierville, es un hombre ya viejo y avezado en estos menesteres conyugales que nada tienen que ver con el amor. Antes, al contrario: aquí el matrimonio es un negocio. Aunque habría de casarse sólo cinco meses antes de morir con la baronesa Ewelina Hańska, con cuya fortuna intentó en vano pagar esas deudas que se remontaban a los negocios ruinosos que emprendió en su juventud, el mismo Balzac siempre buscó en la boda los beneficios económicos antes que cualquier otra cuestión.

Por su parte, el señor Solonet, notario de la señora Evangelista es un joven cuyo afán de medro le convierte en el instrumento ideal para su clienta. Naturalmente, Matías le ve venir desde que cambian las primeras impresiones y dispone un mayorazgo para preservar la fortuna de Manierville. Cuando la señora Evangelista se da cuenta de la maniobra, se hace la víctima ante su futuro yerno. Éste, sinceramente enamorado de Natalia, en un alarde generosidad lo dispone todo para que la fortuna de las Evangelista no se vea mermada con la boda en caso de que no tengan herederos.

En cuanto a Natalia, su madre la alecciona debidamente en contra de su marido. Lo primero que le aconseja es que no tenga hijos para que no pierda la línea y pueda seguir siendo una mujer de moda en el París en el que se disponen a residir.

Cinco años después -ya en el capítulo titulado Conclusión- cuando Pablo de Manierville regresa a Burdeos, es un hombre arruinado por mantener el tren de vida de su mujer en la capital. Antes de embarcarse con rumbo a Calcuta, donde espera a hacer una nueva fortuna, se hospeda en casa de su antiguo notario, quien acude a despedirle al puerto. Cuando el barco que ha de llevarle a la India se aleja, llegan unas cartas que podrían ayudarle a salvar la situación. Pero el marinero, a quien el notario encomienda que las acerqué en una barca al barco, no atiende a la urgencia del asunto y no se las da a Manierville hasta que el barco ya se encuentra en alta mar. Por si fuera poco, nuestro protagonista, un auténtico tontorrón, sufre de terribles mareos y no lee las cartas hasta pasados unos días, cuando no tiene nada mejor que hacer. Dichas misivas, unidas a la de despedida que el viajero dejó a su mujer y una segunda destinada a su amigo el marqués Enrique de Marsay, constituyen respectivamente los cuatro últimos capítulos de la narración.

La primera de ellas es la carta de Pablo de Manierville a su mujer. En sus líneas le anuncia su viaje, ya que no se ha atrevido a despertarla para hacerlo. Su sentimiento es exaltado pero dado lo que él mismo nos ha contado puesto a referirle su situación al notario, resulta ridículo tanto amor ante una pécora de la talla de su Natalia. La segunda de las epístolas es la respuesta de su mujer, en ella le dice que no tenía por qué haberse ido y le anuncia que va a tener un hijo. La tercera es la carta en la que Manierville envió a de Marsay en la que le anunciaba que lo había dispuesto todo legalmente para que Matilde no pudiera ser desalojada de su residencia parisina con él mismo, de Marsay, como aval.

La última de las misivas es la respuesta de Marsay a Manierville. En ella le anuncia que ya es tarde para sus planes. Las Evangelista con sus argucias se le han vuelto a adelantar y le han dejado en la calle. Además, el gran París, con Rastignac -el viejo conocido de los lectores de La comedia humana a la cabeza- cree que ellas han pagado sus deudas en varias ocasiones. De igual manera que todo el mundo sabe que Natalia es la amante de Félix de Vandenesse, aquel de quien Pablo llegó a sospechar. Aunque de Marsay es un cínico a carta cabal, también es un buen amigo de Manierville, uno de esos buenos camaradas que sólo se hacen en las correrías de la juventud. De modo que aconseja al infeliz de nuestro protagonista que rete y mate en un duelo al amante de su mujer y realice cierta maniobra que le permitirá recuperar legalmente una buena parte de su fortuna. Pero Pablo ya no puede regresar.

 

Cabe por último un apunte respecto a mi edición. Habida cuenta de que reproduce las mismas obras y en el mismo orden -El coronel Chabert, La misa del ateo, La interdicción y El contrato de matrimonio-, a fe mía que ha de tratarse de una impresión pirata de cierta edición de Selecciones Editoriales fechada en 1969.

Publicado el 19 de junio de 2017 a las 23:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD