domingo, 21 de octubre de 2018 13:27 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Más cuentos de Horacio Quiroga (I)

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Más cuentos de Horacio Quiroga

imagen

Pocas cosas me seducen tanto como un buen cuento de miedo. Entre los más preciados tengo los de Horacio Quiroga. Ocupan un lugar tan elevado en mi mitología personal que este autor uruguayo, que quiso ser un poeta decadente y acabo siendo uno de los mayores fatalistas que yo he tenido oportunidad de leer, es mi favorito de toda la historia de la literatura latinoamericana en su conjunto. Más aún, le tengo en tanta estima como a dos de sus maestros: Maupassant y Poe, en quienes -según asegura el propio Quiroga en el Decálogo del perfecto cuentista que abre esta selección de sus narraciones- hay que creer como "en Dios mismo".

Ahora bien, las mejores piezas de esta propuesta de Valdemar, reunida en 1999 bajo el título de El síncope blanco y otros cuentos de locura y terror, ya me eran conocidas. De hecho, fue tras su primera lectura cuando elevé a Quiroga a mis altares. La gallina degollada, donde se nos cuenta la desgracia de los Manzini, un matrimonio que engendra una prole de disminuidos psíquicos, es toda una obra maestra del espanto verosímil. Los descendientes de la desdichada pareja ni siquiera son capaces de evitar los obstáculos cuando se les pone a caminar. Sin embargo, sí imitan aquello que ven. Así, cuando una de las criadas de la casa corta el cuello a una gallina para la comida, los infelices se quedan con la copla. Horas después degüellan a su hermana, la única hija en la plenitud de sus facultades que han sido capaces de alumbrar sus padres.

***

La miel silvestre también me era conocido. Su asunto viene a dar noticia de cómo la glotonería le costará la vida a Benicasa, un hombre de ciudad que visita la selva de Salto Oriental -la región uruguaya que vio nacer al escritor-. En ella hay una marabunta, una legión de hormigas depredadoras conocida como la corrección. Son capaces de acabar con todo, desde un perro hasta una hacienda entera, en pocos minutos. Ésa será la suerte que la selva tiene reservada a Benicasa luego de que cierto narcótico de esa miel silvestre, cuya ingesta no puede evitar, le paralice cuando las hormigas le empiezan a dar cuenta de él.

El perro rabioso y El almohadón de plumas también destacan entre mis cuentos favoritos. Ya di cuenta del asunto de ambos en una entrada de esta misma bitácora fechada el siete de noviembre de 2014... En fin, admiro tanto los cuentos de Quiroga que ya conocía, que los nuevos, descubiertos en esta selección, me han resultado inferiores.

***

Abre la colección El hijo, sobre la angustia que pasa un colono de Misiones (Argentina) cuando su vástago se adentra en un monte cercano y tarda en volver. En efecto, el muchacho ha muerto. Pero el autor nos lo dice tras una suerte de coda en la cuenta como el padre imagina el ansiado regreso. A mi juicio, desmerece el conjunto de la pieza dándole un onirismo que la desvirtúa. El espanto que admiro en Quiroga es el de la fatalidad.

Supongo que para los colonos de Misiones en 1903 -año en que el autor acompañó allí a su colega y amigo Leopoldo Lugones como fotógrafo de una expedición- la demora en la vuelta a casa de los hijos internados en los bosques sería tan angustiosa como ha de serlo para cualquier padre de las ciudades de nuestros días la tardanza los vástagos al volver a casa en las primeras noches que empiezan a salir. En cualquier caso, a mí me llama mucho más la atención la inquietud de los colonos de Quiroga. Aborrezco el ruralismo tanto como me seducen los cuentos de miedo y estos padres, preocupados porque sus hijos hayan sido pasto de las fieras, vienen a confírmame en mi idea de que la ciudad -cuanto más grande mejor- es el mayor invento de la humanidad, su hábitat por excelencia. En las ciudades no te comen las fieras ni las legiones de hormigas. Incluso se apacigua la inclemencia del tiempo.

***

Esos padecimientos de los colonos, que el escritor conoce tan bien por haber sido el mismo uno de ellos, son uno de los temas recurrentes de Quiroga que más me interesan. Sin embargo, no es el caso de cierta cinefilia del autor que se me descubre en esta selección. El espectro, primera las piezas que inspira el cine, está focalizada por Guillermo Grant, el fantasma aludido en el título. En su vida material cultivó una sincera amistad con Duncan Wyoming, un actor contemporáneo de William Hart. Calculo que el tal Hart no es otro que William S. Hart. Es decir, el protagonista y realizador de innumerables westerns de los años 10 del amado siglo XX. Esa es la época, por tanto, en la que hay que situar El espectro.

Enamorado el futuro fantasma de la mujer de Duncan, la bella Enid, desde que éste se la presenta, cuando el actor muere repentinamente, su viuda y su amigo deciden respetar su memoria mientras acuden con regularidad a los estrenos de sus filmes póstumos y reposiciones de sus éxitos. Cuando Enid acaba por reconocer que también quiere a Guillermo, Duncan les observa desde la pantalla. Quiroga nos presenta a los actores retratados en las películas como sombras dotadas con vida propia dentro del fotograma. De modo que, en una de esas combustiones espontáneas de la cinta -tan frecuentes con anterioridad a la generalización del filme de seguridad-, Duncan, indignado por la traición del amigo y de su viuda, decide traspasar la cuarta pared de la escena y darles muerte.

A partir de entonces, Guillermo Grant y Enid quedan presos en use limbo de lo "incorpóreo" donde -según la fantasía del uruguayo- habitan los espectros que pueblan las películas.

Yo, ya digo, me quedo con el Quiroga fatalista antes que con este de El espectro, que parece haber inspirado al Woody Allen de La rosa púrpura de El Cairo (1985). Recordará el lector que, en esta última, los actores de las viejas películas también traspasan esa cuarta pared imaginaria, que separa la escena mostrada de sus espectadores, para empezar a participar en las quimeras de estos últimos.

***

Esa cinefilia sublime, que cien años después de las cintas que inspiraron al uruguayo puede resumirse sin tanto engolamiento en el amor que profesan a las actrices sus espectadores más entregados, también subyace en El puritano. Aquí la enamorada es una de las primeras estrellas del firmamento cinematográfico. El objeto de su cariño es Douglad (sic) Mac Namara, un cuáquero al que conoció en el estudio. Aunque a ella no se le pasó por alto que el sentimiento era mutuo, no se entregó a él porque era consciente de que Mac Namara, casado y con hijo, la rechazaría. Así pues, la actriz, deseada por todo el mundo, como corresponde a las grandes estrellas, resolvió suicidarse.

En esta ocasión la historia nos es contada por uno de esos espectros privados por "la proyección del filme del sueño imperecedero". Esa sombra enamorada de la que nos habla sin querer darnos el nombre, bajo esa forma fantasmagórica que adopta en las proyecciones, advirtió cómo Mac Namara iba a ver todas sus películas al Monopole.

Hasta que deja de hacerlo. Después de un tiempo, cuando ya se da por sentado que nunca va a volver al cine a ver las películas de la actriz que se mató por él, el puritano también se suicida. Al fin, quienes no pudieron amarse en vida acaban por hacerlo en ese limbo de sombras incorpóreas, donde habitan las figuras que pueblan la escena que muestran las películas. Es decir, la los actores y la gente retratada. "Muñecos" los llamábamos en mis días de auxiliar de montaje.

***

El síncope blanco, cuyo asunto me ha recordado una de las grandes cintas de Michael Powell y Emmeric Pressburger -A vida o muerte (1946)- también sucede en un limbo. Esta vez es allí donde van los anestesiados mientras son sometidos a una intervención quirúrgica. En el filme es aquel al que llegan los muertos en combate para ser sometidos a la corte celestial. En la propuesta de Quiroga, dependiendo del color predominante, el anestesiado vuelve o no la vida. Nuestro protagonista regresa, no así la chica de la que se ha prendado, que cae en el sincope blanco que designa a los difuntos.

 

***

Publicado el 24 de julio de 2017 a las 17:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD