miércoles, 20 de septiembre de 2017 20:32 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

La nueva entrega de Blake y Mortimer (I)

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Las aventuras de Blake y Mortimer, sobre "El testamento de William S."

imagen

            Después de varios meses entregado a los álbumes de los Humanoides Asociados -El Incal de Alejandro Jodorowsky y Moebius, Antes del Incal, también de Jodorowsky como guionista y con Zoran Janjetoc como dibujante-, lecturas a las que también cabría añadir Los tecnopadres, igualmente de Jodorowsky y Janjetoc, mi regreso a la Línea Clara con la última entrega de las aventuras de Blake y Mortimer se me ha hecho tan grata como debió de serlo el regreso a casa del hijo pródigo. Y ha sido tan placentera la vuelta a los dibujos joviales y apacibles de la escuela belga, tras la deriva por el cómic alucinado de la francesa, que me lleva a concluir que mi baremo para medir el cómic es diferente al del resto de las manifestaciones artísticas y culturales, que prefiero malditas, heterodoxas y alucinadas.

Me explico, si las aventuras del detective John Difool -el protagonista de los Incales junto a Deepo, su extraño pájaro- hubiesen sido una película o una novela, me hubieran maravillado. Una novela o una película alucinada, como lo son todas las entregas de la saga de los Incales donde se cuentan las peripecias de Difool, por esa exaltación de la fantasía y la subjetividad, inherente a la alucinación per se, me hubieran cautivado desde las primeras viñetas. Pero hay algo que me disgusta en los tebeos alucinados, escépticos y metafísicos, tal son las obras de los Humanoides Asociados. No es otra cosa que mi arraigo a la Línea Clara que, amén de al grafismo de la historieta, también alude a la pureza de sus personajes. Como ya he escrito en numerosas ocasiones, Tintín, el paradigma de la Línea Clara, fue la primera referencia de mi mitología personal. Tintín llegó antes a mis altares que el cine, el rock y la literatura, el resto de los pilares que -por este orden- fueron conformando mi propio Olimpo. Adoraba al infatigable reportero de Le petit vingtiéme antes incluso de saber leer, cuando empecé a amar el resto del cómic.

 

Ya en mi adolescencia, cuando me di con profusión a la lectura del comix underground -escrito así, con "x" para subrayar su marginalidad- descubrí que había algo en la obra de Robert Crumb -las aventuras de El gato Fritz, Mr. Natural- que me desagradaba. Al igual que en los Freaks Brothers de Gilbert Shelton, también leídos en los 70 con asiduidad, esa desavenencia de mi yo más íntimo con el comix underground no era otra cosa que mi mediatización por el candor de la Línea Clara a todos los niveles. Tanto Crumb como Shelton me gustaron por lo que decían, no por cómo lo decían. O, si se prefiere, por el fondo, que no por la forma.

 

Pero ya no soy dogmático ni para mis propios gustos. Por otro lado, se han quedado muy lejanos ciertos placeres a los que me di antaño, que me predisponían a los dibujos alucinados. De modo que hay algo que me distancia de una historieta como El Incal, que empieza y acaba con el suicidio de Difool después de que todos sus compañeros de aventuras se hayan fundido con el mítico metal al que alude el título. Hablando en plata, hay algo que no me gusta por mucho que Yves Chaland -otro de los grandes de la Línea Clara- fuese uno de los coloristas de las primeras aventuras de Difool. No es sino el estigma de Tintín, feliz piedra angular de mi educación sentimental, de cuya influencia jamás he querido librarme como sí lo he hecho de tantas otras cosas que quisieron inculcarme en mi despertar a la vida. Dicho esto, vayamos sin más dilación a los apuntes sobre la nueva entrega de los discípulos más destacados del infatigable reportero: el profesor Philip Mortimer y el capitán Francis Blake.

 

Con la publicación de El testamento de William S., el título en cuestión cuya traducción española ha visto la luz este mismo año 17, la continuación de la serie iniciada por Jean Van Hamme y Ted Beonit en 1996 con El caso de Francis Blake ya llega a su décima aventura. No es éste, sin embargo, el cómputo de álbumes. Como es sabido La maldición de los treinta denarios (2009 y 2010) -también con libreto de Van Hamme y dibujos de René Sterne y Chantal de Spiegeleer- se prolonga en un par entregas. Como también es el caso de Los sarcófagos del sexto continente (2003 y 2004), con guion de Yves Sente y dibujos de André Juillard. Diez también fueron las aventuras concebidas por el gran Edgar P. Jacobs, tras Hergé segundo del triunvirato rector de la Línea Clara. De sus ya numerosos acólitos, Sente y Juillard precisamente han sido los responsables de un mayor número de álbumes. No es de extrañar por tanto que a ellos se deban las que, a mi juicio, son los mejores -La maquinación Voronov (2000), La vara de Plutarco (2014)-, pero también el que menos me ha satisfecho: El juramento de los cinco lores (2012). El testamento de William S., cuya traducción española ha aparecido este mismo año merece ser incluido entre los mejores.

(Continuará)

Publicado el 7 de septiembre de 2017 a las 15:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con casi cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD