domingo, 19 de noviembre de 2017 18:27 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

La nueva entrega de Blake y Mortimer (y II)

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Las aventuras de Blake y Mortimer, sobre "El testamento de William S."

imagen

            (Viene del asiento anterior)

            Así como la textura de los dibujos de Jacobs se perdió inexorablemente en la prolongación de la serie, la densidad de los bocadillos de los discípulos no desmerece, ni en extensión ni en altura intelectual, a los del maestro. En ambos casos son tan enjundiosos y extensos que sólo por ello las aventuras de Blake y Mortimer merecerían ese término de "novela gráfica", que parece referirse a las historietas más elevadas.

 

Tanto es así que el William S. aludido en este nuevo título no es otro que Shakespeare. Sí señor, la eterna especulación sobre la autoría de su obra da pie a Sente a urdir una trama en torno a dos sociedades. Por un lado, están los stratfordianos. Como bien puede deducirse de su nombre, tomado del de Stratford-on-Avon -solar natal de Shakespeare- son los defensores a ultranza de la autoría de todas las obras que se le atribuyen al Bardo. Frente a ellos se yerguen los oxfordianos, quienes lo ponen en duda. A mediados del siglo XIX, la rivalidad entre ambas sociedades llevó a algunos de sus miembros a enfrentarse en duelo. El conflicto tomó tales dimensiones que llevó a un tal Lord Sandfield a donar una cuantiosa cantidad a aquellos que aportasen la prueba definitiva en el plazo de una centuria.

Esto nos lleva a esos años cincuenta del amado siglo XX en los que están localizadas las aventuras de nuestros protagonistas. He creído detectar algún anacronismo en las fotocopias que hace el marqués de Stefano Da Sapiri, dudo de que, en 1958, año en que está fechada la aventura, existieran las fotocopiadoras. Pero lo cierto es que la época está reproducida con el primor habitual en la serie. De hecho, en las primeras viñetas (pág. 6 para ser exactos), se nos presenta el mítico Marquee. El que habría de ser uno de los legendarios espacios del rock en el Londres venidero, entonces sólo es un "club de jazz de reputación diabólica" recién abierto en el 165 de Oxford Street.

 

Mediante varios flashbacks se nos lleva de 1958 a los días en que Shakespeare cultivó una supuesta amistad con un tal Da Sapiri, un veneciano antepasado del marqués citado. Su hermana, Ornella, sería la "Dark Lady" a la que el bardo de Avon dedica sus sonetos y el propio Da Sapiri, el coautor de sus obras. De hecho, se pretende que Shakespeare sería la transcripción al inglés del nombre italiano Sapiri.

 

La prueba definitiva se encuentra en los sótanos del palacio veneciano del actual marqués. Pero en Londres, los oxfordianos no están dispuestos a perder la partida y se valen de Olrik, recluso en la cárcel de Wandsworth. La prisión no será óbice para que el villano más grande de toda la historia del cómic dé a Sharkey, el más feroz de sus secuaces, las instrucciones pertinentes para obrar contra el profesor, desplazado hasta Italia en busca de esa prueba concluyente que inclinará la balanza a favor de los stratfordianos.

Aplaudo el regreso de Sharkey. Nunca me cansaré de alabar ese afán de recuperar a los personajes de las aventuras anteriores, pilar fundamental de los universos narrativos. Esta vez no hay velada de nuestros héroes en el Centaur Club. Pero no falta la secuencia en su residencia de Park Lane y allí es un placer volver a encontrarse con Mrs. Benson, su ama de llaves. Ya metidos en tan encomiable faena, Sente y Juillard nos vuelven a presentar al antiguo amor de Mortimer en la India: la novelista Sarah Summertown. Personaje creado por Sente y Juillard -que no por Jacobs- nos fue devuelto en El santuario de Gondwana (2008) y ya forma parte de la espléndida galería de secundarios de la serie. La hija de Sarah, Elizabeth, será la compañera del profesor en su periplo italiano de esta espléndida entrega.

 

Finalmente, cuando se cierra el conflicto entre los oxfordianos y los stratfordianos, queda pendiente la subtrama que desde la primera viñeta se ha venido desarrollando en Londres. Óscar, el hijo del último descendiente de Lord Sandfield, es el joven que, desde su mesa del Marquee, lidera la banda de teddy boys que asalta a quienes se adentran por la noche en Kensington Gardens. Semejante personaje -dibujado como un dandi decadente, a mitad de camino entre Dorian Gray y Lord Byron- no está dispuesto a perder la suma legada por su antepasado. De modo que no duda en ordenar a uno de sus secuaces que mate a su propio padre. Naturalmente, Blake lo impide.

 

Cabe un último apunte sobre el homenaje a Hergé que implica la inclusión del fetiche arumbaya en la antepenúltima viñeta de la página 26. Ya vimos a esta entrañable figura de La oreja rota (1937) -escribo esto frente a una miniatura de ella- en la página ocho del primer tomo de La maldición de los treinta denarios (2009), de Jean Van Hamme (guion) y René Sterne y Chantal de Spiegeleer (dibujo). Ojalá se convierta este tributo en una tradición en la serie. Gráficamente, la amistad que unió a Jacobs y Hergé más allá del trabajo nos ha dejado viñetas como esa final de El cetro de Ottokar (1939) en que Tintín es recibido en la corte del rey Muskar y Hergé se autorretrata junto a Jacobs entre los cortesanos. También he creído ver cierto parecido con Jacobs en uno de los falsificadores que Tintín maniata al final de La isla negra (1938). No sería de extrañar, pues aquellos fueron los años en que Hergé y Jacobs colaboraron más estrechamente en las aventuras de Tintín. Después, cuando tras la liberación de Bélgica Hergé fue acusado injustamente de colaboracionista por haber publicado en un periódico controlado por los alemanes durante la ocupación, en un momento dado Jacobs temió que el maestro fuese sacado de su casa por las masas, para ser linchado o algo por el estilo, y se presentó allí dispuesto a impedirlo.

Es maravilloso que los discípulos de Jacobs recuerden ahora a los dos grandes maestros de la Línea Clara con esas inclusiones del fetiche arumbaya en algunas de las nuevas aventuras de Blake y Mortimer. Nacidas en el primer número de la revista Tintín, el año pasado celebraron su 70 aniversario. El testamento de William S. fue el álbum conmemorativo de la feliz efeméride y no hay duda de que Sente y Juillard -junto a la colorista Madeleine De Mille- han sabido estar a la altura de las circunstancias.

Publicado el 11 de septiembre de 2017 a las 01:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con casi cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD