martes, 21 de noviembre de 2017 08:05 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Humanos y androides

Archivado en: Inéditos cine, "Blade Runner 2049"

imagen

            Una concatenación de circunstancias me había impedido escribir sobre ello hasta ahora, pero di cuenta de Blade Runner 2049 en la última fiesta del cine. Hace un mes aproximadamente. Fue una proyección placentera y vengo a elogiar aquí esta sobresaliente continuación de Blade Runner (Ridley Scott, 1982) sin ambages. Mi entusiasmo con una de las pocas segundas partes dignas del original de toda esa serie de secuelas, sagas, remakes, precuelas, reinicios y demás evidencias del agotamiento del cine comercial de nuestro tiempo no tiene fisuras.

Lo primero que alabo es que Ridley Scott, el realizador de Blade Runner, en esta ocasión se haya limitado a producir la cinta, confiando su dirección a Denis Villeneuve. Scott precisamente, junto con Martin Scorsese, es el mejor ejemplo de un realizador otrora genial -además de en Blade Runner lo fue en Los duelistas (1977) y Alien, el octavo pasajero (1979)- actualmente agotado. Desde Thelma & Louise (1991) no ha vuelto a estrenar una cinta digna del encomio que le correspondería habida cuenta de su glorioso pasado. Una y otra vez ha sido incapaz de dar con nuevas tramas de enjundia. Consciente de ello, ha vuelto su mirada a éxitos de antaño con más pena que gloria en Prometheus (2012) y Alien: Covenant (2017), dos remedos de Alien, el octavo pasajero que no han convencido a casi nadie.

A mi juicio, la labor como productor del Scott último ha sido mucho más notable. Valga como ejemplo su Profetas de la ciencia ficción (2011), una serie de ocho documentales en la que distintos realizadores trazan un recorrido excelente por esta literatura desde H. G. Wells hasta Philip K. Dick. Quién sabe si el propio Scott, en la certeza de que ahora se desempeña mejor en este empleo que en la realización, ha delegado por ello esta segunda parte de Blade Runner. Lo que sí está claro es que Villeneuve, cuya filmografía anterior me es desconocida, es un verdadero admirador del original. Porque muchos de los que repiten lo de las naves en llamas más allá de Orión vistas por Roy Batty (Rutger Hauer) no lo son tanto. Recurren a esa visión del replicante como a una figura retórica, porque el soliloquio donde está incluida ya forma parte del florilegio de nuestro tiempo.

 

Lo que ya tiene menos interés para el gran público es el mestizaje entre androides y humanos, que es el tema de las dos entregas de Blade Runner y el asunto por excelencia de la ciencia ficción de nuestros días. Como el viaje a la Luna lo fuera en el amanecer del género y las pastorales pos catástrofe atómica cuando estaba mediatizado por la Guerra Fría. K (Ryan Gosling), el Blade runner de esta ocasión, también es un replicante que caza a los suyos como lo hacía su padre: Rick Reckard (Harrison Ford), quien en la primera entrega, ya enamorado de Rachael (Sean Young), acababa preguntándose si no sería un replicante él mismo.

 

La lucha entre las máquinas y los hombres no se ha producido. Al menos no como nos la presenta la saga Terminator. De haber sido así, seguro que aquellas tres o cuatro personas que vi levantarse durante la proyección para ir al servicio no lo hubieran hecho. Porque entonces, Blade Runner hubiera sido esa cinta de acción, que me da la impresión iban buscando. Tengo la sensación de que esta espléndida película de Villeneuve no satisface a muchos de cuantos creen que es un filme más de ciencia ficción y no le piden al género otra cosa que grandes batallas con lucecitas, buenos y malos, prodigios futuristas y todo ello en un relato conciso y rápido. Blade Runner 2049 no es una película popular, como tampoco lo fue la primera parte. Si ha podido parecerlo ha sido por el prestigio del que goza el original entre la crítica y la cinefilia. Pero, dada su gravedad, a mí se me antoja mucho más cerca de Andréi Tarkovski y la ciencia ficción soviética en general, que de la estadounidense.

 

Villeneuve abunda en la propuesta original de Scott con tanta lógica como acierto. Pero sin concesiones comerciales. De aquella cima meridiana del ciberpunk, que fueran Los Ángeles de 2019 que nos presentó Scott en la primera entrega, su sucesor nos lleva directamente al vertedero de la ciudad treinta años después, donde tienen lugar algunas secuencias. Tampoco faltan los gusanos comestibles ni toda esa suciedad tan inherente al ciberpunk como la sofisticación tecnológica. Pero a mi juicio, el verdadero acierto consiste en la reinterpretación de los videoanuncios. Aquí publicitan holografías tan perfectas como Joi (la maravillosa Ana de Armas) que, una vez en casa, se convierten en ginoides -androides femeninos- capaces de amar y sustituir a la compañera perfecta. Joi no es Ava (Alicia Vikander), esa máquina impersonal de Ex_Machina (Alex Garland, 2014). No se plantea el problema de si es humana o no, como fue el caso en Rachael. Y, sin embargo, pese a ser una ginoide, resulta tan humana que está dispuesta a que la borren -léase maten- por sus sentimientos. No es sólo a La Eva futura (Villiers de L'Isle-Adam, 1886), la primera novela que habló de los androides, a la que nos remite el ya díptico de Blade Runner. Es al mismísimo Shakespeare del más célebre soliloquio de Hamlet (¿1600?): "Ser o no ser es la cuestión".

 

Lástima que muchos de los que repiten lo de las lágrimas perdidas en la lluvia, aludidas por Roy Batty en su también célebre soliloquio, lo hagan por el eclecticismo de la frase -puede adecuarse a todo lo que se desvanece-, no porque les conmueva su lirismo ni porque les interese especialmente la encrucijada entre humanos y replicantes.

Publicado el 13 de noviembre de 2017 a las 00:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con casi cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD