miércoles, 17 de octubre de 2018 19:39 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Recordando a Karin Dor

Archivado en: Inéditos cine, Karin Dor

imagen

He acusado el reciente óbito de Karin Dor como algo muy íntimo y lejano. Íntimo porque fue la primera chica Bond que me encendió, en la medida que puede encenderse un niño de ocho o nueve años, la edad que yo tenía cuando la admiré en su creación de Helga Brandt de Sólo se vive dos veces (Lewis Gilbert, 1967); lejano porque, sobre esa primera imagen que apuntaba a una incipiente lubricidad, quizás prevalezca la de la chica de tantos eurowesterns de Harald Reinl, su marido en aquellos años (1954-1968). Más candoroso e igualmente emotivo que el de Helga Brandt, es el recuerdo de Ribanna, la chica apache de Winnetou (Pierre Brice) en La carabina de plata (1964), la Cora Munroe de El último Mohicano (1966) o la Mabel Kingley de El valle de los héroes (1968), todas ellas dirigidas por Reinl. La serie de adaptaciones de Edgar Wallace, también realizadas por Reinl y a menudo protagonizadas por su mujer, se me escapa. Empero sé que son dignas del mayor encomio y que contribuyeron a elevar a Karin al parnaso del programa doble en sesión continua, ese altar de mi mitología personal, en el que guardo su doble recuerdo.

Nacida en Wiesbadenen 1938, siendo aún una colegiala comenzó a estudiar ballet e interpretación. Debutó en la pantalla como extra y con su verdadero nombre: Kätherose Derr. Sólo contaba dieciséis años. Su edad no fue óbice para que Reine -treinta años mayor que ella- se quedase prendado de la joven actriz cuando la tuvo por primera vez delante de su cámara. Fue durante el rodaje de Rosen-Resli, un drama protagonizado por Christine Kaufman, otra interprete exquisita muerta la primavera pasada sin que se la recordarse como su estrella y su belleza merecían. Pero, si hay algo más fugaz que una y otra, eso es la gloria que estos dones procuran.

 

Dicen que fue la melena pelirroja de Karin Dor lo que magnetizó a su primer marido. Fuera como fuese, de aquel impulso nació una de las intérpretes más populares del cine alemán de los años venideros, que el cineasta forjó en sus thrillers siniestros -Terror en la noche (1962), Las garras invisibles del doctor Mabuse (1962), La araña blanca (1963)-. Cumple igualmente recordarla en títulos tan simpáticos como El regreso del doctor Fu-Manchú (Don Sharp, 1965) o Carnaval de asesinos (VV AA, 1966). Maravillas, todas ellas de aquel cine de los sábados en sesión continua, debió de ser en estas producciones -tan próximas a las cintas de agentes secretos- donde repararon en Karin los responsables de la quinta entrega del primer Bond.

 

Llegó así la secuencia que a mí me encendió. O me hizo atisbar lo que es ese fulgor, para hablar con propiedad. No es otra que aquella en que Helga, al servicio de SPECTRA, se dispone a hacer sentir a Bond el filo de su bisturí. El agente, haciendo gala de sus fabulosas dotes para la seducción, acaba utilizando el escalpelo para cortar el tirante del vestido de Helga. Fue entonces, cuando esa visión fugar de la espalda de Karin Dor, siendo aún un niño, me hizo entrever que con las chicas debía de haber algo más que la mera admiración de su belleza. Como tantas cosas entonces, eso también estaba reservado para cuando fuera mayor.

 

No sé si ya era mayor. Pero desde luego sí que era consciente de que ese placer, que me hizo adivinar la visión fugaz de la espalda de Karin Dor, si te lo da la mujer deseada, por más breve que sea, es lo mejor del mundo, cuando tuve oportunidad de asistir a la gran secuencia de la filmografía de esta actriz. Contratada por Hitchcock para interpretar a la Juanita de Córdoba de Topaz (1969), habida cuenta de lo peliagudo que se antoja el significado del color del pelo de sus actrices, cabría preguntarse por qué siendo Karin pelirroja el Mago del suspense fue a teñirla de morena. Sin embargo, a tenor de aquella pulsión que la actriz despertó en mí por primera vez, siempre me ha llamado mucho más la atención su muerte, a manos de su amante, el revolucionario Rico Parra (John Vernon). Retratados por el tomavistas del maestro cenitalmente, el asesino y su víctima están entrelazados en un último beso cuando suena un disparo en off. Al punto, Juanita cae al suelo ya cadáver. Al hacerlo, su vestido violeta se abre como una flor. Ya supondrá el lector toda la simbología que dicho plano tiene para mí siendo Karin la primera actriz que me inspiró la más dulce pulsión.

 

Lástima que tras Topaz, la filmografía de esta morena de Hitchcock entrase en franca decadencia. Ya en la cuesta abajo, rodó en España Los monstruos del terror (Tulio Demicheli, 1970). Parece ser que, tras su separación de Reinl, padeció un cáncer que superó. Pero su carrera no volvió a remontar. Hizo algo de televisión en EE UU y en Alemania. Mas su tiempo, los años 60, había quedado definitivamente atrás. Sus películas se fueron distanciando entre sí, hasta que fue recuperada por Margarethe von Trotta en Soy la otra (2006) y El mundo abandonado (2015). Que la tierra sea leve a Karin Dor, que su última suerte no sea tan cruel como la de Helga Brandt, que acababa siendo pasto de las pirañas en Sólo se vive dos veces por haberse entregado a Bond.

Publicado el 20 de noviembre de 2017 a las 23:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD