miércoles, 17 de enero de 2018 19:11 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Adiós a "Tiempo" e "Interviú"

Archivado en: Miscelánea

imagen

Y ahora voy a contar cómo también yo colaboré en Tiempo e Interviú y fui dichoso. De la segunda, aún recuerdo perfectamente su redacción en la madrileña calle O'Donnell. Con anterioridad había estado en la calle Potosí, pero cuando publiqué mi primera pieza en Interviú -uno de aquellos relatos eróticos que animaron durante tantos años la publicación-, la revista ya ocupaba una planta del edificio que el Grupo Z tuvo durante décadas en O'Donnell.

Y recuerdo asimismo que aquel primer texto en Interviú marcó todo un jalón en mi actividad profesional. Porque, como tantos de mis contemporáneos, fui un lector regular de la revista desde su primer número. De modo que cuando vi mi nombre en ella por primera vez, me sentí por primera vez un profesional del muy noble y siempre improductivo oficio de las letras. Bien es cierto que llevaba publicando desde 1978 y cobrando por ello desde el 84. Por aquel entonces, incluso estaba empleado como guionista en Radio Cadena Española. Pero aquella pieza en Interviú fue especial. Hubo además algo muy entrañable: la chica que ilustraba mi ficción era la misma cuyas fotos, diez años atrás, siendo yo soldado, fueron toda una alegría en el cuartel.

 

Me estrené en Interviú en el 88. Dos años después publiqué en sus páginas uno de los primeros reportajes sobre La Movida: Del infinito al cero, se titulaba. Más tarde, ya con Ángel Antonio Herrera a cargo de aquellos cuentos eróticos, publiqué un par de ellos. El dinero que me pagaron por el último me permitió comprarme el traje con el que me casé. De modo que, llegada la hora de su cierre, el recuerdo que deja en mí Interviú es tan grato como el de la belleza de Patty Pravo -mi favorita de sus innumerables chicas-, que descubrí en sus páginas en todo su esplendor.

 

Llegado también el cierre de Tiempo, mi gratitud con ella es aún mayor. Nacida como un cuadernillo interior de Interviú, desde que se independizó en 1982, destacó como la otra gran cabecera semanal del Grupo Z. Pero cumple igualmente recordarla como una de las principales canteras de la crónica de su tiempo -valga la redundancia-. Si se hiciera una nómina de los prestigiosos redactores, colaboradores, directores y firmas que pasaron por sus páginas, se vería que Tiempo de hoy -tal era su nombre al completo- ha sido una escuela de periodismo como sólo lo fuera el diario Pueblo durante el franquismo. Gracias a la buena disposición de Luis Algorri -una de las mejores personas que me he encontrado en cuarenta años de dedicación al muy noble y siempre improductivo oficio de escribir-, yo llegué a Tiempo prácticamente al final de su larga trayectoria, en 2012. Aun así, durante cinco años -hasta finales del pasado mes de abril para ser exactos-, publiqué con una regularidad quincenal algunos de los reportajes más interesantes que he tenido oportunidad de escribir.

 

Llegada la hora del recuento final, no faltarán comentaristas que alaben como corresponde la calidad de sus exclusivas -algunas hicieron historia- y la excelencia del periodismo que caracterizó a Tiempo. Yo también me descubro ante sus grandezas. Sin embargo, seré más prosaico en mi recuerdo: sencillamente vengo a agradecer todo el trabajo que me dio. Porque, cuando se cierra un medio de comunicación, no sólo se ve mermada la libertad de expresión, también las posibilidades laborales de una profesión.

 

A diferencia de mis colaboraciones en Interviú, que vieron la luz en esa edad dorada del periodismo que se prolongó desde los años 80 hasta la generalización de Internet -cuando con lo que te pagaban por un reportaje que hacías en un par de tardes te daba para vivir un par de semanas-, cuando llegué a Tiempo la prensa ya estaba en trance de muerte. En consecuencia, se cobraba mucho menos y a mí las cuentas me habían dejado de salir. Aún así, una de las pocas satisfacciones de ese lustro que se fue entre el 12 y el 17 fueron mis textos para Tiempo. Lo que gané con ellos me permitió seguir sobreviviendo del muy noble y siempre improductivo oficio de escribir.

 

He visto cómo cerraban casi todas las revistas en las que he firmado: Boogie, Dunia, Ajoblanco, Época...  Pero el final de Tiempo -el semanario donde más colaboré- me ha conmovido de forma especial. Y al disponerme a suprimir los enlaces de esta misma bitácora que conducen a algunos de los artículos que en ella publiqué -de Tiempo no ha de quedar ni la página web- comprendo que escribir en ella fue un honor y un placer que nunca ha de volverse a repetir.

Publicado el 10 de enero de 2018 a las 01:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD