jueves, 21 de junio de 2018 10:09 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

El cine en "streamig"

Archivado en: Inéditos cine, el cine en streaming

imagen

La cartelera comercial me interesa en la misma medida que le pueda interesar a un arqueólogo el arte contemporáneo. Hay temporadas que mucho; otras, muy poco. Pero mi tarea es la arqueología cinematográfica y, en lo que va de año, no ha habido nada que me haya llamado la atención.

 

Desde enero, que asistí a las proyecciones de unos títulos de Alain Tanner que aún no había tenido oportunidad de visionar, he visto todo lo que programan en la Filmoteca, alabado sea su nombre.

 

En cuanto al cine televisado, puedo jactarme de que, prácticamente, del que se programa habitualmente en las cadenas que emiten en abierto, ya atesoro todo aquel que es de mi interés. Busco, por su textura de Technicolor de antaño -y cierta impronta, inequívoca, que las convierte en todo un precedente del steampunk-, las adaptaciones de Julio Verne rodadas entre mediados de los 50 y primeros 70. Cinco semanas en globo (Irwin Allen, 1962) ha sido la última con la que me he podido hacer. Pero eso fue el pasado mes de julio.

De modo que de un tiempo a esta parte veo más películas en streaming que por ningún otro procedimiento y no dejo de darle vueltas al asunto. La experiencia ha acabado por convencerme de algo de lo que, por mucho que me lo aseguraron, siempre dudé: estando todo lo cerca que el formato precisa, sea cual sea el tamaño de la pantalla, las imágenes que en ella se suceden pueden captar del mismo modo la atención de quien la mira.

 

Se tienen que dar, eso sí, dos condiciones: el entorno ha de estar a oscuras y la imagen ha de ir acompañada de sonido. Por eso, las proyecciones cinematográficas, desde la rudimentaria pantalla silente hasta la fabulosa alta definición de nuestros días, siempre son a oscuras. No hace falta ser Isaac Newton para comprender que, si el entorno está iluminado, la luz de la proyección tiende a confundirse con la luz de la sala. De ahí que yo nunca haya podido ver la televisión en familia, con la lámpara del techo reflejada en la pantalla del aparato. Como tampoco puedo con el streaming en un medio de transporte. A diferencia de los libros, en cuya lectura me concentro perfectamente mientras la vida pasa a mi alrededor -de hecho, donde mejor y más leo, es durante mis trayectos en el metro-, no puedo con el streaming en ningún otro sitio que no sea la estricta intimidad de mi casa y frente a la pantalla de mi ordenador. Excluyo por lo tanto a las miniaturas que proporcionan los teléfonos y las tabletas de lo afirmado anteriormente respecto a la capacidad de atraer la atención de los espectadores de cualquier pantalla.

 

En cuanto a lo de la "imagen silente", ese término al que siempre vuelvo porque me parece más cinéfilo que "cine mudo", además de un anglicismo -viene de "silence movies"-, es una mentira. El cine nunca fue silencioso. Las primeras proyecciones de los cortometrajes de los hermanos Lumière ya contaban con un pianista en la sala o cualquier otro acompañamiento musical.

 

Ya no me vale aquello de que me formé como espectador frente a los grandes formatos de pantalla de mi infancia: los scope, el Cinerama, e Todd-A... Ahora las pantallas de los ordenadores también son anamórficas y su definición es muy superior a la de cualquier imagen analógica.

 

Streaming frente a la pantalla de mi ordenador, que hoy por hoy, es donde más me gusta estar. Todo lo que me separa de ella me perturba. El procedimiento ha acabado con las servidumbres de las sesiones cinematográficas y de las programaciones televisivas. Aunque siempre que me interesa alguna cinta de la cartelera comercial, voy a verla a la primera fila de la sala correspondiente. Sólo salgo de mi casa para ir al cine y para esos paseos diarios que mi avanzada edad exige. El resto del mundo ya no es de mi incumbencia.

 

El streaming precisamente, como eso de que ahora hago muchas más fotos con el teléfono que con mis cámaras, o que empiece a quedarme dormido frente a la pantalla de mi ordenador como los ancianos frente al televisor. viene a demostrarme lo lejos que se ha quedado el mundo que me incumbía. Cuando las cabezadas me vencen, interrumpo el streamig y duermo. Hay veces que me despierto aún de madrugada. Enciendo el ordenador -siempre es mi primer gesto al levantarme-, y retomo la película.

 

Hasta hace poco, la interrupción me parecía una barbaridad, una falta de respeto para la obra del cineasta. Cuando veía videos -que aún veo con cierta frecuencia dado el gran número de películas que atesoro en VHS-, como era más joven y no me dormía, raramente recurría a estas pausas. Pero ahora, que ya voy teniendo trazas de anciano, el sueño me vence más fácilmente. Para convencerme de que estos cortes no suponen ningún sacrilegio con la obra de nadie, he recordado que también la lectura se interrumpe y se deja para otro día. Y he recordado, sobre todo, aquellas proyecciones en programa doble y en sesión continua desde las cuatro o las cinco de las tardes de mi infancia, el cine de los sábados por excelencia. También entonces las proyecciones se interrumpían. Lo más normal era llegar con una película ya empezada, ver la otra después y, tras los dos descansos correspondientes -uno entre cada título-, retomar la cinta que, ya empezada, nos recibió al entrar. "A esto llegamos", solía decir mi madre cuando, en efecto, se proyectaba la primera secuencia del titulo empezado que ya habíamos visto. Y entonces, con todo mi pesar, nos levantábamos y nos íbamos.

 

Sí señor, estimo mucho el cine en streamig por más que también venga a recordarme que estoy a un paso de ser un viejo.

Publicado el 8 de marzo de 2018 a las 22:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD