sábado, 23 de enero de 2021 02:48 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Las distopías de Michael Anderson

Archivado en: Inéditos cine, "Michael Anderson"

Jenny Agutter en "La fuga de Logan"

Jenny Agutter en "La fuga de Logan"

            Como cualquier buen amante de la ciencia ficción, he acusado el reciente óbito de Michael Anderson, aunque por causas ajenas a mi voluntad no haya podido dedicarle hasta ahora ninguna noticia necrológica.

 

Antes que como al realizador de Misterio en el barco perdido (1959), Operación Crossbow (1966) o Las sandalias del pescador (1968) -dirigidas todas con esmero, con primor a veces, pero sin ir más allá de lo rutinario en la cartelera de su tiempo-, si llegado el último recuento se quiere evocar lo mejor de su legado, al finado cumple recordarle como a un adaptador de distopías. De ahí que haya empezado estas líneas evocando mi amor a la ficción científica, que tiene en esas sociedades, que parecen plausibles y perfectas -y luego entrañan un insospechado infierno-, uno de sus subgéneros más antiguos.

Habría que empezar contando que Michael Anderson (Londres, 1920), pese a provenir de una familia de actores, se inició como botones en los Estudios Elstree -junto a los Pinewood orgullo del cine británico-. Después llegaron las ayudantías con los grandes de aquella pantalla: Anthony Asquith, Noel Croward, David Lean. Se estrenó como realizador en 1939, pero su puesta en escena se hizo notar por primera vez en The Dam Busters (1955), un filme de exaltación patriótica sobre el enfrentamiento británico-alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Entre los que entonces se quedaron con el nombre de Anderson, se encontraba Everette Howard Hunt Jr. uno de los más furibundos anticomunistas de la CIA y futuro organizador del primer robo del Watergate.

 

En su preparación para la guerra psicológica, uno de los textos de lectura obligada para la Inteligencia estadounidense era 1984 (1948), la segunda distopía de George Orwell. Muerto sin testar el escritor, Hunt supo obrar para que su viuda, Sonia, cediese los derechos a Peter Rathvon, un productor afín. A la postre, no les fue muy difícil convencerla. Sólo puso una condición: conocer a Clark Gable. Otra cosa es que a Orwell, como es sabido un militante trotskista -de ahí su crítica al estalinismo-, le hubiese convencido la visión que la CIA -que incluso aún ahora figura como productora de la primera, la animación de Rebelión en la granja (Joy Batchelor, John Halas, 1954)- fue a dar de sus fábulas contra el estalinismo, pues eso es lo que son de principio a fin sus distopías.

 

A mi juicio, las tres adaptaciones que conoció 1984 -inspiradora además de uno de los formatos televisivos más exitosos de los últimos años-, son dignas de encomio. La de Anderson llegó tras la realizada por Nigel Kneale -el guionista de El experimento del doctor Quatermass (1953), uno de los seriales señeros de la BBC y origen de una mítica saga de la Hammer-, para la antena británica. Protagonizada por el gran Peter Cushing, la de Kneale, también del 54 como Rebelión en la granja, rayó muy alto.

 

Y la de Anderson supo estar a la altura de las circunstancias. Protagonizada por Edmond O'Brien, Michael Redgrave y Jan Sterking, fue rodada en unos decorados que reproducían el Berlín devastado de la posguerra, los levantados para la filmación de Decisión al amanecer (Anatole Litvak, 1951). En un principio se pensó en mi dilecto Anthony Mann para la realización de este segundo 1984. Mas la responsabilidad acabó recayendo en Anderson, quien dotó a la cinta de un poderío visual sobresaliente. "¡Cuando el sexo sea un crimen!", rezaba el eslogan del cartel. Más que las torturas a las que eran sometidos en los sótanos del Ministerio del amor quienes lo practicaban, lo que aún me conmueve del 1984 de Orwell es su final, con Winston Smith (Edmond O'Brien) cayendo ametrallado tras gritar "¡Abajo el gran hermano!". Idéntica suerte correrá Julia (Jan Sterling), su amante en contra de la ley.

 

Dejemos para otra ocasión la tercera adaptación canónica de 1984, la estrenada por Michael Radford precisamente en 1984, el año en que Orwell fechó su utopía, y todas las adaptaciones libres que vinieron detrás con Brazil (Terry Gilliam, 1985) a la cabeza.

 

Vayamos pues a La fuga de Logan (1976), la segunda distopía con la que Anderson se hizo notar. Basada en la novela homónima, publicada por William F. Nolan y George Clayton Johnson en 1967, proponía una sociedad hedonista en la que todos eran jóvenes, sanos y guapos. Como en el Mundo Feliz de Huxley, copulaban sin problema alguno. Lo único prohibido era envejecer. Llegados a la edad adulta, se iba jubiloso a morir. Pero Logan (Michael York), y Jessica (Jenny Agutter) deciden ver qué hay más allá de la utopía -tan distópica como todas las alumbradas en el amado siglo XX- que les vio nacer.

 

El resto de la filmografía de Anderson fueron encargos de la industria estadounidense. Si alguna vez quiso hacer un cine más personal que aquel que impera en el Hollywood más comercial -lo que es mucho suponer- le fue imposible.

 

Yo supe de él por primera vez por el score de La vuelta al mundo en 80 días (1956), incluido en una selección de bandas sonoras que había en mi casa cuando era pequeño. La melodía me cautivó. Vi la cinta felizmente predispuesto por ella y me gustó. Hoy la atesoro porque es mi norma con todas las adaptaciones de Julio Verne llevadas a cabo los primeros años 50 hasta los últimos 60.

 

Por lo demás, a excepción de las distopías, recuerdo el cine de Anderson más por la grata memoria que guardo de las salas en que lo vi, hace cuarenta años, que por las películas en sí. Operación Crossbow -la consabida hazaña bélica sobre un comando aliado- fue en el cine Princesa; Orca, la ballena asesina (1977) en el Palacio de la Prensa. A menudo he vuelto sobre esta última, que bien puede entenderse como una suerte de Moby-Dick a la inversa. Una orca macho no para hasta tomarse cumplida venganza del arponero que dio muerte a su hembra y a la cría que llevaba dentro. Seguro que los animalistas de nuestros días tendrían mucho que decir sobre esta cinta.

 

A mí me queda poco más que escribir sobre Michael Anderson, un cineasta al que admiro por sus distopías. El otro Anderson, el de las películas comerciales, me hizo pasar muy buenos ratos cuando era un mero espectador, antes de ser cinéfilo. Que la tierra le sea.

Publicado el 11 de mayo de 2018 a las 20:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el feminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

La primera chica de Éric Rohmer

El último cadáver bonito

La exnovia de James Dean que no quiso cumplir 40 años

Don Luis Buñuel, "ateo gracias a Dios"

La estrella cuyo fulgor se extinguió en sus depresiones

El gran cara de palo

Sylvia Kristel más allá de Emmanuelle

Roscoe Arbuckle, cuando se acabaron las risas

Laura Antonelli, la reina del softcore que perdió la razón

Nicholas Ray, que nunca volvió a casa

El vuelo más bajo de la princesa Leia Organa

Eloy de la Iglesia y el cine quinqui

Entiérralo con sus botas, su cartuchera y su revólver

La chica sin suerte

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD