martes, 17 de julio de 2018 13:12 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Otra aventura de Jhen

Archivado en: Cuaderno de lecturas, sobre "El ogro y la Flor de Lis", de Jacques Martin y Jean Pleyers

imagen

            Los estudiosos de Mortadelo y Filemón -entre los que yo, aun siendo un rendido admirador de sus aventuras, no me cuento- se refieren a ciertas entregas del año 90 como "apócrifas con firma tampón". Son títulos como El rescate botarate, El Inspector General o El gran sarao, de tan escasa calidad que hicieron que la entonces editora de la serie, Julia Galán, cuestionase a Ibáñez sobre la calidad gráfica y argumental de lo que estaba presentando.

 

            Los estudiosos más devotos del maestro barcelonés hablan de esa "firma tampón" porque son entregas tan malas que se atribuyen a ese equipo editorial, que prosiguió con las aventuras de los de la TIA, mientras el entrañable Ibáñez litigaba con Bruguera por sus derechos sobre sus personajes. Sólo tengo un álbum apócrifo con firma tampón; o, por mejor decir, firmado directamente por el "equipo editorial": El crecepelo infalible. Su pie de imprenta data de mayo de 1986, aunque los expertos consideran que fue dibujado en 1985. De lo que no hay duda es de que se trata de un apócrifo. Si aún lo guardo entre mi colección de Mortadelos, es debido a un procedimiento semejante al que me lleva a ver una película mala, sabiendo a ciencia cierta que lo es, si la actriz que la protagoniza me gusta lo bastante como para deleitarme solo con mirarla.

            Diré más: amén de lo entrañable que es para mí la mera estampa de Mortadelo y Filemón, atesoro El crecepelo infalible con el mismo afán que el numismático conserva una moneda defectuosa precisamente por su error. Tengo además dicho álbum como el ejemplo meridiano de la degeneración que puede alcanzar un personaje cuando su autoría empieza a ser un cachondeo. Ya sea en el cine, -donde abundan los ejemplos, desde James Bond hasta Han Solo-, o en el cómic -donde tampoco faltan, entre Spirou y Fantasio y el teniente Blueberry-, cuando el equipo cae sobre el personaje original de un individuo, un solo autor, éste se desvirtúa inexorablemente por mucho que les duela a los apólogos de lo común, la grey, la colectividad o cualquier otra de estas grandezas.

 

            Algo de esto he creído entrever en El ogro y la Flor de Lis (1986), la última aventura de Jhen que he tenido oportunidad de leer. Bien es cierto que, cuando me compré el primer álbum de este constructor de catedrales que es Jhen Roque en francés, en una visita a París, lo hice por la admiración que profeso a Jacques Martin desde que leí mi primera entrega de Alix y le supe el discípulo de inspiración más diversa del gran Hergé. Sin embargo, Martin no dibujó ninguna de las diez aventuras que conoció la serie mientras él aún vivía. Prácticamente, el historietista autor de Alix y de Lefranc -que siempre me olvido de este último, la otra gran creación de Martin, y eso que, como periodista, Lefranc es un heredero directo de Tintín- había abandonado el dibujo para dedicarse al guión.

 

            De modo que ese guión deslavazado, que acuso en El ogro y la Flor de Lis, pese a que me cueste reconocerlo como el rendido admirador del gran Jacques Martin que soy, es únicamente responsabilidad suya. El ogro, naturalmente, es Gilles de Rais, el Mariscal de las tinieblas y coprotagonista con Jhen de la serie; la Flor de Lis, al ser ésta el símbolo de la realeza francesa, no podía ser otro que Carlos VII de Francia, el rey coronado en Reims merced a las victorias de Juana de Arco.

 

            El señor de Rais, el abominable Barba Azul, ha decidido volver a Orleans para homenajear a su doncella con un fastuoso espectáculo teatral en el que, en diferentes escenarios, se reproduzcan otras tantas escenas que sinteticen el drama de Juana de Arco. Los lugareños, son empleados por el mariscal para la construcción de los andamiajes sobre los que se alzarán los escenarios. Otros son destinados a la elaboración de los decorados y las telas que los ornamentarán. A Jhen se le confía la redacción del texto y la dirección de su puesta en escena. Pero, cuando la ocasión se presenta, nuestro protagonista no ceja en su empeño de atajar los abominables apetitos de su amigo el mariscal. Y bien es cierto que el señor de Rais no le consentiría nadie que no fuera Jhen que le quitase a las víctimas de sus espantosas disipaciones, como en efecto hace el arquitecto y también dramaturgo en esta entrega.

 

            Ya parece que el relato va a discurrir por ese derrotero cuando es el propio Carlos VII quien se presenta en Orleans para asistir al espectáculo. A partir de entonces, sin que lleguemos a saber a cuenta de qué, la aventura nos muestra la degeneración de Carlos VII, más atento a su amante de turno que a su reina María de Anjou. Sin el más mínimo interés en los asuntos del reino, fatuo y caprichoso incluso con su propio hijo: el Delfín y futuro Luis XI. Será este último quien maquine para que sus servidores asesinen a un muchacho haciendo que todas las pruebas culpen a Gilles de Rais quien, esta vez sí, es inocente.

 

            La visión de Carlos VII que se nos ofrece, se me figura más cerca de ese pusilánime que nos presenta George Bernard Shaw en la pieza teatral que dedicase a la Pucelle, y por ende Otto Preminger en su adaptación cinematográfica -Saint Joan (1954)-, que a la idea que un francés como Martin debe de tener de la santa patrona de su país.

 

            Prima el apunte histórico sobre la aventura de Jhen propiamente dicha. Eso es lo que pasa. De ahí que, sin querer menoscabar con ello en modo alguno la obra de Martin, esta entrega me haya deleitado por el grafismo de Jean Pleyers, a mi juicio el mejor intérprete de los escenarios -que dicen en francés a los guiones- de Martin. Su visión de la Edad Media es primorosa. Ése es el verdadero valor del álbum. La fuente de su dibujo de Carlos VII -como también lo fuera la de Preminger- no es otra que el retrato del monarca pintado por Jean Fouquet y conservado en el Louvre. La de los andamiajes y el resto del tinglado de la antigua farsa, supongo que habrán sido esas justas y torneos, uno de los escenarios del medievo más frecuentes que nos vienen a la imaginación cuando pensamos en la Europa medieval. De una u otra manera, la interpretación que hace Jean Pleyers de esa imagen colectiva -por así llamarla- hace de El ogro y la Flor de Lis un álbum donde el dibujo supera con creces al guión.


Publicado el 24 de junio de 2018 a las 14:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD