miércoles, 14 de noviembre de 2018 21:56 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Adulación y esteticismo

Archivado en: Entre la imagen y las mil palabras

imagen

Eileen Dunne vista por Beaton.

            Vista al cabo la retrospectiva de Cecil Beaton que hasta el próximo diecinueve de agosto permanecerá abierta en la Fundación Canal de Madrid, he de reconocer que, más allá del retrato de la maravillosa Audrey Hepburn, la muestra me ha causado cierta decepción. Las fotos, a excepción de algunas de las dedicadas a la aristocracia de la sangre, el dinero y el poder, me son tan conocidas como han de serlo a cualquier aficionado y sus copias de época están contadas. Son pocas y no destacan especialmente entre las positivadas para la ocasión o simplemente impresas. Impresas sí, porque, a buen seguro, los clichés de Beaton habrán sido debidamente digitalizados por los responsables de su archivo, Sotheby & Co., quienes lo adquirieron en 1977.

            Fue en el número 4 de Los grandes fotógrafos, la colección de álbumes editada por Orbis hace ya la friolera de tres décadas y media, donde me dejó impresionado el retrato de Eileen Dunne, la niña de tres años herida en la cabeza durante uno de los bombardeos de Londres llevados a cabo por los alemanes, que se repone en un hospital. Aquella imagen, publicada en la portada de un número de la legendaria revista Life fechado en 1940, influyó de forma determinante en la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. A mi juicio, este retrato viene a dejar constancia de la fuerza de la mirada de Beaton. Máxime si se considera que, en modo alguno, hablamos de una imagen sensiblera. El gesto con que Eileen mira a cámara no es para nada compungido, como cabría esperar. En mi opinión denota curiosidad frente al objetivo. No hay duda de que la pequeña apenas es consciente de que la barbarie de la Luftwaffe de la Wehrmacht -la misma que bombardeo España bajo el nombre de Legión Cóndor, por cierto- ha hecho mella en su cabeza.

 

            No creo que ninguna de las numerosas imágenes que Beaton tomó a las mujeres más admiradas, a los artistas más destacados y a los más poderosos, esos mitos del siglo XX a quienes hace referencia el lema de la muestra y el fotógrafo llevó a las páginas de Vogue, entre otras prestigiosas publicaciones dedicadas al gran mundo, tuvieran la transcendencia del retrato de esa niña. Todavía es ahora cuando dicha fotografía tiene mucha más vigencia que el resto de la muestra.

 

            En sus últimos años, Federico Fellini afirmaba que el mundo tendía a su vulgarización de forma inexorable. ¡Vaya si estaba en lo cierto! Esa reivindicación de lo soez como autenticidad -sin entrar en otras consideraciones- hace que el universo de Beaton, que tuvo en la dirección artística de Mayfair Lady (George Cukor, 1964) una de sus más genuinas representaciones, al día de hoy resulte como poco cursi. Cukor es uno de los cineastas clásicos que menos me interesan. A excepción de Mayfair Lady porque Audrey es mi bella dama -título español del filme- y porque es uno de los últimos grandes musicales.

 

            Pero a diferencia del musical -junto al western y el noir uno de los pilares de la pantalla clásica-, que pese al curso del tiempo sigue siendo uno de mis géneros favoritos, como lo ha sido desde que lo descubrí hace más de cincuenta años en una proyección en el cine Princesa de Un día en Nueva York (Stanley Donen y Gene Kelly, 1949), las fotos de Cecil Beaton me han dejado de interesar. A excepción del de la pequeña Eileen Dunne y el de la maravillosa Audrey, he comprendido en la visita -mucho menos entusiasta de lo que imaginé al escribir la entrada sobre Brassaï en esta misma bitácora- que sus retratos ya no me conmueven. Probablemente se me vinieron abajo cuando dejó de ser suficiente que fuera guapa la chica que nos muestra para que una imagen me conmueva.

            Ahora también le pido a la instantánea que, amén de la belleza fotografiada, haya en ella algo de la mirada de su autor. Y la inspiración de Beaton es espuria. Tras su esteticismo sólo subyace un arribismo que acaba por enturbiar el tributo a la belleza. ¿Qué decir de los retratos de Churchill, Eisenhower, la reina de Inglaterra o la aristocracia española? Más que para Vogue, parecen tomados para las páginas de la crónica social de la época. Así como aplaudo la rosa -léase estética- de lo sórdido en Brassaï, critico el ansia de medro en Beaton. No sólo porque una de las cosas que más desprecio es la utilización de la creación artística o literaria para el ascenso social. También porque, además, en Beaton fue una escalada innecesaria. Como sus comentarios sobre el vestido roto con el que se presentó mi admirada Marianne Faithfull a la sesión de fotos con él. Cómo pedirle a un adulador de los poderosos que simpatizase con el torpe aliño indumentario de los jóvenes que empezaban a hacerse hippies.

 

            En la cita de la Fundación Canal, destaca la mala traducción de los pies de fotos, los textos de introducción a los diferentes apartados, en fin, la literatura que acompaña a la muestra. Tanto es así que en el apunte biográfico se induce a error al afirmar que el fotógrafo fue un hijo de la clase media. En realidad, Cecil Beaton perteneció a la alta burguesía, como corresponde a los vecinos del Hampstead que le vio nacer, tanto a él como a Marianne Faithfull. Era y es aquella una de las zonas residenciales de mas alto standing -nunca mejor dicho- no ya de Londres, ni del Reino Unido, del mundo entero. De hecho, su afición a la fotografía, cuando ésta era un divertimento de los muy pudientes, viene a dejar constancia de lo privilegiada que era la cuna donde el futuro artista vino al mundo.

 

            Su primera cámara fue un regalo paterno cuando tenía once años; su institutriz, su primera modelo. En el Londres de principios del amado siglo XX no era frecuente que tuvieran institutriz los hijos de la clase media. Sí lo era, por el contrario, en Hampstead. A Hampstead precisamente, al domicilio de los Banks, llegaba volando Mary Poppins. Y la infancia del pequeño Cecil debió de ser tan feliz como la de los niños Banks. De hecho, su afición a la puesta en escena -que ahora, en los tiempos del dinamismo del autorretrato y la instantánea, lastra sobremanera sus fotos- le vino de las pequeñas escenografías de su infancia. Afición en la que coincidió con Luchino Visconti y con algún otro privilegiado por la fortuna y las musas.

 

            Hay algo innoble en que quienes ya tienen todo quieran aún más. Al menos a mí me lo parece. Lo rechazo tanto como me resulta cansino, a estas alturas de la historia, seguir oyendo hablar de la redención de los pobres. Y aún es más innoble que, quienes además de favorecidos por la fortuna han sido tocados por las musas, pongan al servicio del medro su arte. Las fotos de Cecil Beaton hubiesen debido ser como las de Jacques-Henri Lartigue: otro desahogado tocado por las musas del Octavo Arte, que encontró en la fotografía el instrumento ideal para dejar constancia de su hedonismo. Su obra hoy lo acredita como uno de los grandes fotógrafos del amado siglo XX.

 

            Beaton es otro, no cabe duda. Pero a mí ya no me conmueve. O lo hace únicamente en los dos retratos aludidos. El de la niña porque obedece a la emoción por una causa justa -en aquel tiempo, el Reino Unido era la única nación que hacía frente a la barbarie nazi- y no al deseo de halagar a nadie. El de Audrey porque, como tantos espectadores, es una de las actrices que más he querido. Un símbolo de la belleza, la elegancia y la delicadeza pretéritas en un mundo tan vulgarizado como el nuestro.


Publicado el 11 de julio de 2018 a las 10:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD