sábado, 4 de febrero de 2023 13:25 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un mito de la novela del amado siglo XX (I)

Archivado en: Cuaderno de lecturas, El cuarteto de Alejandría, Justine

imagen

Anouk Aimée en su interpretación de Justine.

            A diferencia de las películas, que si me cautivan las suelo ver varias veces, sólo ha habido dos novelas que lo hayan hecho hasta el punto de volverlas a leer: Yonqui (1953) de William S. Burroughs y Justine de Lawrence Durrell (1957). Regresé al primero de estos títulos por un motivo que no viene al caso. En cuanto a esa primera entrega de El cuarteto de Alejandría que es Justine, ha sido el recuerdo de su calidad literaria, el convencimiento de no haberla apreciado debidamente en su primera lectura, mediados los años 80, cuando era uno de los libros de la época, lo que me ha llevado de nuevo al texto.

 

            Se dice que el protagonista de la historia es la ciudad -junto con Tánger, la más cosmopolita del norte de África-, pero, en este primer volumen de la tetralogía, como el propio título indica, la protagonista es Justine, Justine Hosnani, la más cautivadora de sus vecinas. Al menos entre la colonia de extranjeros integrada por diplomáticos como Georges Pombal -compañero de apartamento del narrador-, artistas como Melissa Artemis -cantante de cabaret y ocasional prostituta-, escritores como Darley -el narrador, amante de Melissa y fascinado con Justine- y ociosos inmensamente ricos como Nessin Hosnani -un financiero egipcio, copto el marido de Justine-... Una tropa inmersa en "una atmósfera de desarraigo y fracaso", que se me antoja muy semejante a la formada en Tánger por los beats al socaire de la hospitalidad de Paul Bowles.

            El fluir de la memoria es a Durrell -a buen seguro Darley es un trasunto suyo- lo que el fluir de la conciencia a Faulkner. El procedimiento narrativo de Justine no es otro que la sucesión de evocaciones de una mujer que nos prendó, del tiempo en que la conocimos y de la gente que frecuentábamos entonces. Entre estos últimos, amén de los ya citados, están Balthazar, un médico homosexual, y Pursewarden, un escritor interesado por la cábala. Clea es una pintora, también enamorada de Justine, que goza de una pequeña renta que le permite dedicarse a su vocación, aunque vive sin lujos. Darley nos la presenta como una lesbiana nostálgica. En buena lógica, su gran amor fue otra mujer, acaso la propia Justine. Mientras recuerda a la que otrora tanto la inspirase, compagina su obra con los dibujos médicos que le encarga Balthazar.

 

            Josh Scobie, plasmado por Clea en uno de sus retratos más referidos, es un antiguo marino inglés. Llegó a Alejandría huyendo, tras ser acusado de pederastia en su país cuando era instructor de boy scouts. Tuerto, asegura que perdió el ojo por mirar a la mujer de otro. Ya jubilado, colabora con la policía local, con la brigada contra el vicio. Es un personaje miserable, que intentará hacer creer a Darley que Justine, Pursewarden y Nessin conspiran a favor de alguna potencia enemiga por las reuniones de la cábala a las que asisten. La acción está situada a finales de los años 30 del amado siglo XX. De modo que la inminencia de la Segunda Guerra Mundial se palpa en algunos momentos de la narración, aunque mucho menos de lo que se dice en alguna de las innumerables noticias de esta novela. Calculo que al bueno de George Cukor -uno de los realizadores del Hollywood clásico que aborrezco-, quien tuvo a bien perpetrar un melodrama basándose en esta obra maestra, se le ocurrió enjaretar a Justine en una intriga ambientada en las luchas de árabes y judíos previas a la creación del estado de Israel por esos apuntes de Scobie. En cualquier caso, el atropello que supuso la adaptación al cine de esta primera entrega de El cuarteto de Alejandría consta en los anales. Pocas veces la pantalla ha dado una patada semejante a una novela. Y, sin embargo, la elección de la maravillosa Anouk Aimée para incorporar a Justine fue todo un acierto. Imposible no identificar a la Justine del texto con ella.

 

            Al principio, el matrimonio de Nessin y nuestra protagonista parece abierto. Pero Nessin se nos acaba por descubrir un hombre tan celoso como casi todos. Si cabe, más aún. No hay que olvidar que, después de todo, es egipcio. Lo que ocurre es que su elegancia le hace disimular la inquietud que le causan las infidelidades de Justine. Darley -al que nunca se llama así en la narración, únicamente se hace en las últimas entregas del cuarteto y, aquí, en la solapa del libro- comienza a sospecharlo cuando Nessin, al regresar de la radio, donde ha participado en un espacio benéfico "lleno de ligares comunes", esta a punto de sorprenderle junto a Justine en una actitud comprometida. Antes de que las evidencias confirmen las sospechas, la pareja furtiva descubre a Nessin acercándose a ellos en el reflejo de un cristal. Se hace notar la fijación de Durrell con los reflejos.

 

            Entre las remembranzas que conforman el texto, cuyo narrador llama "pasajes", el lector va imaginando la imagen de Justine, cada vez más asociada a la de Anouk Aimée. Nuestra protagonista es una judía histérica y consentida que rompe cosas de su tocador para llamar a la criada y ordenarle que le haga el favor de limpiar lo que ha roto sin saber en qué consiste el estropicio. Tuvo una hija, se la secuestraron (pág. 94) y nunca más se volvió a saber de ella. De esto se da cuenta en un libro que inspiró Justine con anterioridad: Moeurs lleva por título, su autor es un tal Arnauti, también antiguo amante de Justine. Y Arnauti, precisamente, escribe: "Justine no es una buscadora del placer, sino una cazadora del dolor en busca de sí misma... y de mí" (pág. 149).

            Como corresponde a un ejercicio de la memoria de tanta belleza y tamaña envergadura, el grueso del asunto está contado en un flashback. El narrador recuerda la historia alejado de la ciudad, instalado en una isla griega. Las estrecheces que pasa -comparte su casa con la hija de Melissa, que no es suya-, sí que no dejan lugar a dudas. "¡Qué maravillosa capacidad de desdicha tenemos los escritores!", apunta Durrell (pág. 81) con un acierto ante el que me descubro por experiencia propia.

 

            De modo que las riquezas de Melissa y Nessin -o viceversa, por mejor decir, ya que el marido es el millonario- también fueron uno de los factores del magnetismo que Justine ejerció sobre él. Gusta de evocarla frente a los espejos. En uno de estos pasajes (pág. 25), cuando la recuerda "sentada frente a un espejo de varias lunas, en casa de la modista, probándose un vestido de piel de tiburón", Justine le habla de cierta visión prismática de los personajes, de cinco imágenes distintas del mismo sujeto. En ese pasaje, yo he creído ver una analogía con el procedimiento de todo el cuarteto, que no es otra cosa -al parecer- que cuatro visiones distintas de los mismos hechos. Desde luego, es entonces cuando Durrell cita a un poeta griego -sin duda Cavafis-, que nos habla de "un amor muy antiguo (su belleza se pierde en otra lengua)". Oyendo a Justine recitar sus versos, siente "el poder extraño y equívoco de la ciudad".

 

            Justine no es griega ni siria, ni egipcia. Es un híbrido, una hija auténtica de Alejandría. Aunque ninfómana -como acaba definiéndola el propio Darley-, está imposibilitada para el placer sexual. Al menos plenamente y como el común de los mortales. Al igual que su ninfomanía, esta imposibilidad tiene su origen en una violación por parte de alguien de su entorno familiar -un tal Capodistra- de la que fue víctima en la adolescencia. Ya al final de la primera parte, Justine y el narrador, durante un trayecto en coche por la ciudad, se encuentran con Capodistra -de quien el lector aún desconoce el nombre- circulando en otro vehículo.

 

            Esa primera parte del relato no puede tener un final mejor: acaba con el primer encuentro carnal entre Justine y Darley. Es ella quien va a buscarle tras unos días de distanciamiento. Pese a que él se muestra reticente -le dice que la cama está sucia entre otras disculpas triviales- ella insiste en entregarse. Ninguno de los dos acaba de saber por qué lo hacen. Quieren creer que no es ni por camaradería ni por amor, sino por algo impreciso entre ambas cosas. "El amor es tanto más auténtico cuando nace de la simpatía y no del deseo, porque sólo así no deja heridas", escribe Durrell (pág. 203).

 

            En una entrevista a un conocido político -cuyo nombre me callo-, éste afirmaba que la colonia francesa en Marruecos se vestía de noche para sentarse a cenar. Los españoles, decía aquel político cuyo nombre no digo porque es aún más ignominioso que el resto de sus pares, no llegaban a tanto. Pero hasta un simple cartero español, tenía a una marroquí -una "Fátima" las llamaba aquel que ignoro- para hacerle la comida. Los protagonistas de El cuarteto de Alejandría también forman parte de esa elite privilegiada que fueron los colonos europeos en el norte de África. Darley, no obstante las estrecheces por las que pasa en los dos tiempos de la novela -el flashback en Alejandría y el presente en la isla griega- tiene un criado berberisco, también tuerto: Hamid.

 

            Pero tiene mucho más interés leer, en el apócrifo de Arnauti (pág. 135): "No hay dolor comparable al de amar a una mujer que nos ofrece su cuerpo y, sin embargo, es incapaz de darnos su verdadero ser porque no sabe dónde está".

 

            La altura de su retrato de la sensualidad es otra de las virtudes que se le atribuyen a este clásico de la novelística del amado siglo XX. La suscribo plenamente. No podría ser de otra manera tras leer en la pág. 179, en una evocación de Balthazar: "Los espíritus desmembrados por el sexo (...), no alcanzan la paz hasta que la vejez y la impotencia les persuaden de que el silencio y la tranquilidad no tienen nada de hostiles". Tan lúcida sentencia ha venido a recordarme ese sosiego, del que nos habla don Luis Buñuel en Mi último suspiro. Se apoderó del cineasta cuando, ya apaciguado por la senectud, dejó de desear a todas las mujeres de buen ver que se cruzaban en su camino.

 

            Y también ha venido a recordarme la quietud con la que yo mismo contemplo ahora mis años de vida disipada. Más aún, salvando todas las nostalgias que sea preciso salvar, recuerdo mi propia bohemia como Darley su Alejandría. De hecho, los colonos europeos que fueron su gente allí, aun sin ser bohemios propiamente dichos, no distaron mucho de la bohemia.

 

            Destacaré especialmente el fragmento dedicado a la mancebía, donde el autor da vueltas al ridículo patetismo de la cópula en sí misma (pág. 184 a 188). A esas alturas, Nessin ya ha confiado a Melissa la obtención de la prueba que le demuestre lo que Justine y Darley se traen entre manos. Este último y Melissa han empezado a ser amigos más que amantes. El nuevo amante de Melissa no es otro que Nessin, pero lo es por simpatía, por esa simpatía que genera un amor más auténtico que el deseo referida en la pág. 203.

 

            El dulce drama en el que se han estado desenvolviendo los protagonistas de los recuerdos de Darley tocará a su fin en una cacería de patos organizada por Nessin. En ella, hallará la muerte Capodistra. Aunque detienen al criado que le sirvió en la batida, todo parece indicar que le ha matado Justine. De hecho, nunca más se la volverá a ver por Alejandría. Una escueta nota le bastará para despedirse del narrador y otro tanto para su marido.

 

            Días después, ya acabado el tiempo de Justine, Darley acepta un puesto de profesor en una escuela católica de Alto Egipto. No volverá a Alejandría hasta que recibe una nota de Clea anunciándole la inminente muerte de Melissa. Cuando el narrador regresa a su paraíso perdido, Melissa acaba de morir en el hospital griego, dejando huérfana a su hija.

 

            También es Clea quien comenta a Darley que recibió una carta de Justine donde le anunciaba que estaba trabajando en un kibutz en Palestina. Tuvo oportunidad de verla ocasionalmente, durante un viaje en tren, y la antigua musa de Alejandría se había convertido en una mujer embrutecida por el trabajo comunitario.

 

            Darley también vuelve a encontrarse con Nessin. Vuelve a unirles la amistad, pero le encuentra avejentado. Visitan el cabaret donde cantaba Melissa, pero la Alejandría que ellos conocieron, de la que fueron protagonistas, ya ha acabado. Entre los que la conocieron existe el convencimiento de que Nessin encargó la muerte de Capodistra.

 

            A Darley sólo le resta adoptar a la hija de Melissa y Nessin e instalarse con ella en la isla griega donde le conocemos al comienzo de la narración.

Publicado el 24 de octubre de 2018 a las 23:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


 

          

 

Miniatura no disponible

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 


contador de visitas com


 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Nuevos momentos estelares de la humanidad

Chicas yeyés

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

Agnès Varda, entre el feminismo y la memoria

La reina olvidada del noir de los 40

Judy Garland al final del camino de adoquines amarillos

Jonas Mekas, el catalizador del cine independiente estadounidense

El gran Edgar G. Ulmer

La última flapper; la primera it girl

El estigmatizado por Stalin

La controvertida Egeria del Führer

El gran Tod Browning

Una chica de ayer

El niño que perdió su tren eléctrico

La primera chica de Éric Rohmer

El último cadáver bonito

La exnovia de James Dean que no quiso cumplir 40 años

Don Luis Buñuel, "ateo gracias a Dios"

La estrella cuyo fulgor se extinguió en sus depresiones

El gran cara de palo

Sylvia Kristel más allá de Emmanuelle

Roscoe Arbuckle, cuando se acabaron las risas

Laura Antonelli, la reina del softcore que perdió la razón

Nicholas Ray, que nunca volvió a casa

El vuelo más bajo de la princesa Leia Organa

Eloy de la Iglesia y el cine quinqui

Entiérralo con sus botas, su cartuchera y su revólver

La chica sin suerte

Bela Lugosi y la sombría majestuosidad de Drácula

La estrella de triste suerte

La desmesura de Jacques Rivette

Françoise Dorléac

Klaus el loco

Una hippie de los 70

Jean Esustache, entre la Nouvelle Vague y el ascetismo

Nadiuska, un juguete roto

Thea von Harbou

Jesús Franco

David Cronenberg

Sharon Tate, como en un cuento de Sheridan Le Fanu

Un guionista sediento

La reina del fantaterror patrio

Dalton Trumbo y los diez de Hollywood

La primera chica que arrojó una tarta 

El desdichado Hércules contemporáneo

En la tradición familiar

El músico del realismo poético

Otro tributo a la gran Patty Shepard

Elmer Modlin y su extraña familia

Las coproducciones internacionales rodadas en España

Marilyn Monrore y su desesperado último gesto

Un amor más poderosos que la vida

El actor atrapado en sus personajes

Entre el fantasma de su madre y el final del musical

Barbet Schroeder

Amparo Muñoz

Samuel Bronston más alla de Las Rozas

Chantal Akerman

Françoise Hardy 

Un antiguo dogmático

Jane Birkin

Anna Karina, su turbulento amor y el Madison

Sandie Shaw, ya con calzado

El gran Serge Gainsbourg

Entre la niña prodigio y la mujer concienciada

La intérprete de Shakespeare que inspiró a The Rolling Stones

La maleta del capitán Wajda

Val Lewton y su dramatización de la psicología del miedo

La alimaña de Whitechapel

Cristina Galbó

La caravana Donner

Eddie Constantine

Un nuevo curso del tiempo

Rosenda Monteros

Una criatura de la noche

Una carta a Nicolás I

Edison y el 35 mm

Barbara Steele

El felón Esquieu de Floyran acaba con los templarios

Entre Lovecraft y Hitchcock

Tchang Tchong Yen recuerda a Hergé

La musa del ciberpunk

Néstor Majnó

Una leyenda del Madrid finisecular

El rey de la serie B

La primera cosmonauta soviética

Cuando la injuria sucede a la fatalidad

Bajo Ulloa y sus cuentos crueles

La cicerone de los Stones en el infierno 

Nace Toulouse-Lautrec

El París del Charlestón se rinde a Josephine Baker

Nastassja Kinski, la dulce hija del ogro

Un tributo a Sam Peckinpah

La leyenda del London Calling

Fiódor Dostoievski frente al pelotón de fusilamiento

Mi alucinada favorita

El hombre de las mil caras

El 7º de Caballería pierde la gloria

Un recuerdo de Silke

El genocidio camboyano

Peter Bogdanovich

Guy Debord y la sociedad del espectáculo

Un héroe de Iwo Jima 

Lupe Vélez tras el último tequila sunrise

El general Lee

Roman Polanski

Un hampón italoamericano

Jane Fonda en su juventud

Kraken en la Cuesta de Moyano

Josef von Sternberg

The Beatles en The Carvern y en el show de Ed Sullivan

Que la tierra le sea leve a Douglas Trumbull

El último superviviente del hampa de Chicago

Inma de Santis

El Álamo

Una musa insumisa

El malvado Zaroff y un elogio a las revistas pulp

Miles Davis

Un polaco y el amour fou

La Legión extranjera como género literario

Conchita Montenegro

Peter Lorre y su cara de villano

El juez de la horca

Syd Barrett

Kathleen Turner

Una caricatura de la hombría

Eric Clapton

Helga Liné

Butch Cassidy

Carlos Arévalo, un cineasta español

Nace el último bohemio

Pascual García Arano

María Perschy

El Combray de Ingmar Bergman

Carlos Castaneda

Una canción de Neil Young

Un suicida dandi

Hedy Lamarr

Nace la academia

Philip K. Dick y sus realidades bastardas

La última mujer fatal

Andréi Tarkovski, otro maldito por la censura soviética

Nace la música de la New Age

"Wie einst" Lili Marleen

Una lectura de Byron en Villa Diodati

Un apostol de la sedición juvenil

Ava en mi ciudad

Rider Haggard

Una entrada para la "Historia universal de la infamia"

La Marguerite Duras cineasta

Gallardo y calavera

El hombre que vendió su alma a Elizabeth Taylor

El crímen de Charlotte Corday

Un elogio entusiasta de la urbe

Un ángel caído

Mary Bradbury teme por su vida

Pierre Étaix y su triste gracia

El mejor verano de los Rolling

María Rosa Salgado y su conmovedora discrección

La valentía de Ramón Acín

Sylvie Vartan

La cruz de Malta de Wim Wenders

La epifanía de Louis Daguerre

Carroll Baker

Marie Laforêt y mi amigo Eloy

Eliseo Reclus atisba su quimera

Patty Pravo

Richard Pryor contra sí mismo

Miroslava, una actriz marcada por la fatalidad

France Gall y el doble sentido

Robert Bresson y el cine puro

La gesta de Alekséi Stajánov

Nace el Rimbaud del Rock & Roll seminal

Dominique Dunne, una filmografía que se quedó en el aire

Un actor vampirizado por un personaje

Tolkien publica El Hobbit

La segunda musa de Godard

John Dos Passos entra en la eternidad

Alain Resnais, el cine de la memoria

Una musa del filme noir

El cadáver de Nancy Spungen en el Chelsea Hotel

La historia de Bobby Driscoll

Un icono del feminismo

Recordando a Tina Aumont

Colgaron a Gilles de Rais

Dario Argento

Nico en el cine

Dylan Thomas en su último trance

Brigitte Helm

Un punkie en la Disney 

Nace Billy el Niño

The Wall

Tennessee Williams

Vivien Leigh

Kazuo Sakamaki salva la vida en Pearl Harbor

El proscrito de la Escuela de Barcelona 

47 hombres de honor

Charlotte Rampling

La incomunicabilità del gran MIchelangelo Antonioni

F. Scott Fitzgerald

Un pilar del cómic estadounidense

Juliet Berto

Erik, el fantasma de la Ópera

Una comedia francesa

Un pesimista alegre

Una mirada indolente a la derrota 

Sender en Casas Viejas

Kipling en su último momento

Los hermanos Marx

Puente sobre aguas turbulentas

Anouk Aimée

Mary Shelley

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD