sábado, 15 de diciembre de 2018 04:50 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Veo fisuras en la nueva narrativa televisiva

Archivado en: Series de televisión

imagen

Emma Stone en la grabación de "Maniac".

            Ya remiso el entusiasmo con el que descubrí hace un par de otoños la nueva narrativa televisiva, comienzo a darme cuenta de que no todo es excelencia en esa eclosión de las series a la que asistimos.

 

            A finales del verano de 2016, mi libro sobre David Lynch y una suscripción a Netflix me llevaron a una televisión que comenzó a gestarse en Twin Peaks (Mark Frost y David Lynch, 1990) y alcanzó su máximo apogeo en las plataformas de streaming. Un camino que discurrió por propuestas como Doctor en Alaska (Joshua Brand y John Falsey, 1990-1995), Ally McBeal (David E. Kelley, 1997-2002), Buffy, cazavampiros (Joss Whedon, 1997-2003) y el resto de las series que, aún dentro de la televisión del amado siglo XX, por su singularidad y por su calidad ya apuntaban a la textura de la televisión del siglo XXI.

            Como a casi todo, yo llegué tarde a esa eclosión de las nuevas series. Pero en esta ocasión tengo un motivo más que justificado para mi retraso: no hay nada en el mundo que me guste más que ver una película. Y, por mucho que se parezcan, una cinta es algo diferente a una serie. El filme cuenta una historia condensada en una entrega, el serial puede dilatar esa misma historia en las entregas que su creador estime oportunas. Y, como reza el adagio: lo bueno, si es breve, dos veces mejor. Por mi parte, ya de niño, prefería una proyección cinematográfica a una emisión televisiva.

 

            Esa misma tendencia es la que ahora ha acabado por abrir las primeras fisuras en ese entusiasmo con el que descubrí las series en 2016. Entonces, mis favoritas eran Penny Dreadful (John Logan, 2014-2016) y American Horror Story (Ryan Murphy y Brad Falchuk, 2011). La segunda, tercera y cuarta temporadas -Asylum (2012-2013), Coven (2013-2014) y Freak Show (2014-2015)- me llamaron tanto la atención que fueron la causa de mi suscripción a Netflix. Pero la quinta -Hotel (2015-2016)- me cansó. Tardé varios meses en terminarla, prueba irrefutable de que, más tarde o más temprano, hay una temporada en que todas las series pierden su interés. Por no hablar de esos capítulos, ya dentro de la primera temporada, en los que inexorablemente caen en el tedio, en la rutina.

 

            De Penny Dreadful me atrajo el subyugante encanto de Eva Green, quien sin duda encontró en Vanessa Ives uno de los grandes papeles de su carrera. Sin olvidar esa reunión de los grandes personajes de la novela decimonónica -Talbot el licántropo (Josh Hartnett), Victor Frankenstein (Harry Treadaway), Dorian Gray (Reeve Carney)- claramente heredera de aquellas mixturas de monstruos de la Universal -Frankenstein y el Hombre Lobo (Roy William Neill, 1943), La zíngara y los monstruos (Erle C. Kenton, 1944), La mansión de Drácula (Erle C. Kenton, 1945)-. Fue tanto el goce que me procuró Penny Dreadful que cuando John Logan anunció que las aventuras de la cautivadora médium Vanessa Ives no se prolongarían más allá de la tercera temporada me pareció todo un acierto. A las buenas series hay que saber ponerlas punto final antes de que su excelencia caiga en el adocenamiento. Sólo las que acabaron cuando aún cautivaban a la audiencia, que no las que fueron explotadas por sus responsables hasta que terminaron con el interés que despertaron en el público en las primeras entregas, pasan a integrar el parnaso de la televisión de culto.

 

            Cuando supe de aquellas manifestaciones de Logan, aún no había tenido oportunidad de dar cuenta de la tercera temporada de Penny Dreadful. Cuando al cabo lo hice, comprendí que las palabras de su creador habían llegado tarde. El derrotero de Talbot por el Oeste norteamericano, por un absurdo western, tan lejos del Londres victoriano donde ayudó a Vanessa en su lucha contra la cábala de Evelyn Poole (Helen McCrory), deja tanto que desear que nos demuestra que también Penny Dreadful cayó en esa monotonía que impone el final.

 

            Naturalmente, tengo una nueva favorita: Maniac (Cary Joji Fukunaga y Patrick Somerville, 2018-). A mi entender, esta espléndida comedia fantaciéntífica sobre el magnetismo que se establece entre dos extraños unidos por un experimento farmacéutico, Annie Landsberg (Emma Stone) y Owen Milgrim (Jonah Hill), es uno de los mejores ejemplos de esa nueva narrativa televisiva. Tanto su asunto como su puesta en escena son paradigmáticos de ese nuevo estilo de hacer ficción para la pequeña pantalla. Y no deja de ser curioso porque la primera línea temporal de Maniac -en las distintas entregas Annie y Owen viajan a diferentes épocas y lugares-, está ambientada en un pasado no muy remoto -cuando los ordenadores aún no contaban con pantallas de plasma-, pero pasado en cualquier caso. La dirección de todos sus capítulos viene firmada por Fukunaga, lo que me lleva a pensar que este realizador es uno de los más dotados de toda la nueva narrativa televisiva, el que mejor ha sabido captar la verdadera mirada de la pequeña pantalla de nuestro tiempo. Bien es verdad que la primera temporada de True detective (Nic Pizzolato, 2014), primera realización seriada de Fukunaga, es tan heredera del thriller escabroso -El silencio de los corderos (Jonathan Demme, 1991), por citar el primero que me viene a la cabeza- como lo es The Walking Dead (Frank Darabont, Angela Kang, 2010-) de La noche de los muertos vivientes (George A. Romero, 1968). Pero Maniac, en lo que a mí respecta, es uno de los paradigmas de la textura de la televisión del siglo XXI.

            Sólo he soportado una temporada de The Walking Dead, dicho sea de paso. Sin embargo, aplaudo con entusiasmo Juego de tronos (David Benioff y D.B. Weiss, 2011-), que he seguido con la misma avidez que el común de sus espectadores. Pero mi ovación no es óbice para ver que ha traído a la televisión de nuestro tiempo lo que trajo la trilogía de El señor de los anillos (Peter Jackson, 2001-2003) al cine de principios de siglo: la fantasía épica.

 

            También admitiré que Stranger Things (2016-), el homenaje de los hermanos Buffer al cine fantástico de los años 80, me ha interesado mucho más que las películas que viene a evocar. Pero ya van siendo numerosas las series que se me antojan obras fallidas porque no responden a las expectativas que ellas mismas despiertan. Ése es el caso de The OA (Brit Marling y Zal Batmanglij, 2016-), que en su primer capítulo nos presenta a una niña que vuelve del umbral de la muerte con poderes extraordinarios y acaba siendo una apología más del buenrollismo.

 

            Más de lo mismo, pero sin el buen rollo, puede decirse de Altered Carbon (Laeta Kalogridis, 2018-), una propuesta ciberpunk. Ambientada en el año 2384, en un mundo donde la identidad de las personas puede almacenarse en un soporte digital y pasar de un cuerpo a otro, tan elevado asunto -hubiera hecho feliz al mismísimo Philip K. Dick- acaba degenerando en poco más que una serie de peleas coreografiadas y una suerte de dudoso esteticismo.

 

            A veces no es el tedio que precede al fin, ni la producción adocenada de sus capítulos lo que cabe criticar a esta nueva narrativa televisiva. He comprobado que también hay propuestas a las que reprocharle precariedad en la producción. Dejé de ver Vikingos (Michael Hirst, 2013) en el tercer capítulo de su primera temporada, cuando me di cuenta de que el primer ataque de los escandinavos a la costa inglesa no era sino un remedo a la baja -con menos extras directamente- de los rodados en Los Vikingos (1958) por Richard Fleischer.

 

            En Fiesta en el castillo Varlar (Billy Gierhart, 2016), tercer episodio de Timeless (Eric Kripke, 2016-2018), se nos presenta a Ian Fleming en sus días de espía de la inteligencia inglesa, destinado en la retaguardia del Tercer Reich. Pues bien, el uniforme de nazi que luce el futuro autor de las aventuras de James Bond metido en aquel lance le queda grande. Sólo es una de las diversas cutrerías que se detectan en la puesta en escena. Aunque no es menos cierto que el atractivo de Abigail Johnson hace que todo quede en nada. Su presencia fue bastante para seguir la serie con avidez hasta la última entrega. Y si llega a España la segunda temporada, ya emitida en Estados Unidos, la veré con idéntica devoción. Después de todo, tanto en las series como en las películas, no hay nada que me guste más que las actrices.


Publicado el 22 de noviembre de 2018 a las 18:30.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


Seguir en Facebook

              Instagram

 

https://twitter.com/javiermemba

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

 

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD