miércoles, 26 de junio de 2019 03:08 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un recuerdo del Thick as a Brick

Archivado en: Miscelánea

imagen

            En la actualidad, mi banda sonora -por así llamar a la música que me acompaña en la actividad diaria que no requiere concentración- es jazz moderno. Es decir, jazz de los años 50 del amado siglo XX, que no contemporáneo. De la contemporaneidad sólo me interesan las nuevas tecnologías. Puesto a escuchar música, voy del bop de Nueva York al cool de San Francisco. Así, en esa suerte de viaje que me lleva desde la costa este a la oeste, encuentro ese confort y ese relax que ahora pido a la música.

            La exaltación, la euforia y la subversión que buscaba en el rock sólo son un recuerdo. El rock en su concepción más amplia, desde el rock & roll seminal de Gene Vicent hasta el punk militante de The Clash, desde el rock sinfónico de King Crimson a la psicodelia de los primeros Pink Floyd, es un recuerdo: memoria de una forma de vida a la que me di, un culto que profesé con devoción durante cuarenta años... Algo muy arraigado en lo más íntimo de mi ser, algo de lo que carece por completo el jazz que escucho ahora, nada más que un transporte para el relax, un confortable vuelo de costa a costa.

            Sólo regreso al rock cuando eso suyo que me toca tanto y aún late en mí me llama haciéndome evocar, sin que en apariencia venga a cuento, una letra o algunos compases: el estribillo de Death or Glory (1979) de The Clash, el grito de The Great Gig In The Sky (1973), de Pink Floyd -vuelto a oír fugazmente en el tráiler de la Roma (2018) de Cuarón, aunque en la película no se escucha en ninguna parte- o los primeros versos de Nowhere man (1965) de The Beatles: "He's a real nowhere man,/ sitting in his nowhere land,/ making all his nowhere plans for nobody"... Tengo tan claro por qué es el hombre de ninguna parte del cuarteto de Liverpool -que negué como se niega a un dios en algún que otro periodo de mi culto al rock por la popularidad de su música- que no me detendré en el asunto.

            Lo haré en el Thick as a Brick (1973), el segundo de los grandes álbumes de Jethro Tull, cuyos compases me han vuelto recientemente. Entonces sí, siempre que experimento una de estas evocaciones, en la primera ocasión que me lo permite mi actividad diaria, escucho el álbum correspondiente. Avanzando en ellas, estas audiciones no tardan en convertirse en un festín de la nostalgia: todo son recuerdos. Entre los suscitados por el Thick... el más destacado fue el de un amigo, uno de aquellos freaks junto a los que descubrí a Jethro Tull, que en el patio del colegio me hablaba de la dificultad de recordar su música. ¡Oh paradoja!

            Hace cuarenta y tantos años, cuando los de entonces descubrimos a Jethro Tull, el rock progresivo ya en la linde del sinfónico, que tuvo en la banda de Ian Anderson a uno de sus mejores exponentes, se expresaba en álbumes conceptuales, integrados, más que por canciones, por suites que perfectamente podían ocupar toda una cara del disco. En el caso del Thick... era una sola dividida en dos partes por cada una de las caras del elepé. La letra era un poema apócrifo de Gerald Bostock, un supuesto niño prodigio que a sus ocho primaveras había escrito dichos versos, tan bellos que le valieron el apodo del pequeño Milton. Ahora bien, según se contaba en las noticias del periódico que entrañaba la carpeta del álbum, el joven bardo fue reprobado por utilizar una palabra mal sonante y dejar embarazada a una niña. "Pero vuestros sabios no saben lo que se siente teniendo la cabeza tan dura como un ladrillo", concluía Bostock/Anderson en la paráfrasis que yo imaginaba entonces al "and your wise men don't know how it feels/ To be thick as a brick" que cerraba la introducción a la suite.

            Este somero apunte del concepto del disco puede darnos la medida de la complejidad de su música, a veces con trazas de sinfonía entre la que emergía la flauta de Anderson -que a los de entonces nos hechizaba como a las ratas el flautista de Hamelín- sobre todos los movimientos de la suite. De modo que, al día siguiente, en el colegio, con las declinaciones y el valor de π, no recordábamos aquella música embriagadora de Jethro Tull. La sentíamos porque la música -como el arte abstracto- no hace falta entenderla para sentirla en lo más profundo del corazón.

            Escuché por primera vez el Thick... en el año 74, cuando me lo dejó mi buen amigo Gonzalo Rodríguez Cao. Como no lo entendía y se me olvidaba lo grabé. Aquella casete me acompañó durante décadas. No sé cuánto tiempo. Pero sí que fue el suficiente para comprender que mi primera paráfrasis del "To be thick as a brick" de la introducción de Anderson -cuya traducción literal sería "denso como un ladrillo" y suele parafrasearse en "cabeza dura", "obtuso como un zoquete"- no erraba tanto. También fue bastante para que cualquiera de los movimientos de la suite, ya cerca de ser tan viejo como simulaban ser los Jethro Tull entonces, pueda volver a mí como uno de esos recuerdos tan poderosos que me devuelven al rock apenas puedo.

 

Publicado el 22 de diciembre de 2018 a las 12:15.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | JOSE LUIS FERNANDEZ - 22/12/2018 - 19:03

Parafraseando su álbum living in the past, allí estamos porque es bueno recordarlo y este es uno de los grandes discos de J Tull, pero ahora andamos por derroteros parecidos con el jazz clásico e incluso el acid, músicas más elaboradas pero algunas fáciles de escuchar como decía Eno música para oír en aeropuertos.
en fin tiempos nuevos, recordando el pasado que sigue ahí
Felices Navidades

2 | Javier Memba (Web) - 22/12/2018 - 21:50

Sí que es curiosa esa evolución que lleva del rock al jazz. Mañana volveré al rock y escucharé el "Living in the past": "Song For Jeffrey", "Christmas Song", tan oportuna para estas fechas... Felices fiestas y muchos recuerdos.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD