sábado, 20 de julio de 2019 06:43 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Que la tierra sea leve a un maestro del cine de miedo

Archivado en: Inéditos cine, Narciso Ibáñez Serrador

imagen

 

            Llamarle "Chicho" me resulta algo muy cercano a eso de los admiradores de Gabriel García Márquez, que para dejar constancia del entusiasmo que les inspira su obra tienen a bien llamarle "Gabo" como si hubiera existido alguna confianza entre ellos. Yo soy entusiasta del cine de miedo y como tal también vengo a rendir mi pequeño tributo a Narciso Ibáñez Serrador. Prefiero llamarle así, por su nombre completo, para que quede claro el respeto que, desde la encendida admiración que me inspira su obra, le profeso. A Buñuel siempre le llamo "don Luis" por el mismo motivo.

            Que otros alaben Un, dos, tres responda otra vez..., el concurso por antonomasia de la televisión en España, todo un capítulo en la historia del medio en nuestro país y todo un recuerdo en nuestra memoria colectiva. Ahora bien, yo me quedo con Historias para no dormir. El dibujo de esa puerta abriéndose al comienzo de su cabecera, dejando entrar un rayo de luz en la penumbra que llenaba el plano, fue la primera imagen angustiosa que me magnetizó. Raramente conseguí ver más. Eran emisiones con dos rombos, prohibidas a los niños de hace más de cincuenta años. El propio Ibáñez Serrador solía apuntar que los de miedo son cuentos para adultos. Con todo, entre aquellas historias que nos quitaron el sueño, supe por primera vez de la experiencia de Edgar Allan Poe, deidad y referencia de toda ficción diabólica, en un acercamiento a sus últimos avatares que Ibáñez Serrador nos presentó en 1967 bajo el título del más célebre poema del estadounidense: El cuervo.

            Ya adulto ávido de cuentos de miedo, supe que en Historias para no dormir fueron adaptados maestros del género como W. W. Jacobs, cuyo relato La pata de mono fue puesto en escena por Ibáñez Serrador en La garra (1967). Sin olvidar sus versiones de los acólitos de Lovecraft, como mi dilecto Robert Bloch, autor de la novela que Hitchcock adaptó en Psicosis (1960) y del relato en que se basa El muñeco, otra historia para quitar el sueño emitida en el 66. Hasta Byron Haskin, el realizador de La guerra de los mundos (1953) y La conquista del espacio (1955), colaboró con el maestro de la televisión española. Una de las últimas veces que emplazó su cámara fue para la filmación de La mano (1968), otra historia para no dormir. Ésta, basada en una pieza de Ray Bradbury.

            Habría tanto que hablar sobre la admiración que Ibáñez Serrador profesó al autor de Fahrenheit 451 (1953) y la encomiable forma en que dio a conocer su obra entre la audiencia española merced a sus adaptaciones para la antena, en los días en que la televisión española parecía cautiva del simpático zoom de Valerio Lazarov para más inri, que sería un crimen no hacerlo y detenerse en la calabaza Ruperta.

Un plano de la residencia

            Vamos por tanto con la primera película del maestro del terror -aquí el prefijo "fanta" sobra porque el de Ibáñez Serrador siempre fue un terror factible, materialista-, La residencia (1969). Este primer largometraje del finado fue uno de los pilares de cierta tradición en la que el espanto surge en un colegio de señoritas. Un año antes, el italiano Antonio Magheriti había estrenado un filme de título inequívoco: Crimen en la residencia, un giallo sobre una serie de muchachas asesinadas en su internado. También fue en el 68 cuando el mejicano Carlos Enrique Taboada presentó Hasta el viento tiene miedo, todo un clásico del terror azteca -uno de los mejores del mundo- sobre el alma en pena de una antigua alumna que se hace notar en un colegio femenino. Ibáñez Serrador tomo buena nota de los hallazgos de esta cinta. Con el mismo acierto contrató a Lili Palmer para incorporar a la señora Fourneau de La residencia porque la actriz había sido Elisabeth von Bernburg de Corrupción en el internado (Geza Radvanyi, 1958), que fuera a su vez remake de Muchachas de uniforme (Leontine Sagan y Carl Froelich, 1931), un clásico del cine lésbico.

            Tras La residencia llegaron, entre otras, Lujuria para un vampiro (Jimmy Sangster, 1971), una de las maravillas de la Hammer; ¿Qué habéis hecho con Solange? (Massimo Dallamano, 1972), uno de los giallos más preciados; si se me apura un poco también puede citarse Picnic en Hanging Rock (Peter Weir, 1975), donde el miedo se queda en misterio pero hay colegio y señoritas; y, por supuesto, Suspiria (1977) y Phenomena (1985), ambas con crimen entre colegialas y dirigidas por Dario Argento... En fin, todo un subgénero del cine de terror, que conoció su mayor esplendor en el destape y en los años previos, cuando la clásica secuencia de las chicas en las duchas podía ser más sugerente. Un precedente del slasher en cierto sentido que tuvo en La residencia, de Narciso Ibáñez Serrador, su obra maestra.

            ¿Quién puede matar a un niño? (1976) es un caso sin parangón en toda la historia del cine. Basada en una novela de Juan José Plans -director del Festival de Cine de Gijón durante algunos años y uno de los autores españoles de ciencia ficción más destacados- su asunto pone en duda uno de los grandes dogmas de la humanidad: la infinita inocencia de los niños. Los de la isla del levante español, a la que arriba un matrimonio de turistas ingleses para vivir unos días de descanso, han decidido acabar cruelmente con todos los adultos -los propios padres incluidos- como reparación a las maldades de los mayores con ellos.

            Tangencialmente pueden buscarse antecedentes a tan insólita propuesta en El pueblo de los malditos (Wolf Rilla, 1960) y Los hijos de los malditos (Anton Leader, 1963). Después vendría la saga de Los chicos del maíz. Pero nadie llevó este conflicto generacional hasta las consecuencias que lo hace Ibáñez Serrador. Evelyn (Prunella Ransome) es atacada por el feto que está gestando. El amor filial, la inocencia infinita de los niños... son varios los dogmas contra los que arremetió el finado. Y lo hizo además en los días en que el bueno de Steven Spielberg empezaba a cargarnos con su infantilismo y con sus niños repelentes que saben más que los adultos.

            Ya en particular debo confesar que conmigo, Narciso Ibáñez Serrador fue tan generoso como con Byron Haskin. Finalizaba el año 94 cuando me encargó un reportaje -cuyo asunto omito deliberadamente- para Luz roja, su programa de entonces, que conducía Elena Ochoa. Con lo que me pagaron por aquel trabajo pude vivir un par de meses. Terror del bueno y una pequeña fortuna para mi siempre exiguo presupuesto. Eso es lo que siempre agradeceré al maestro del cine de miedo que acaba de sumirse en las sombras eternas. Que la tierra le sea leve.

 

Publicado el 8 de junio de 2019 a las 16:00.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Obra en T&B Editores

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formetera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del iniferno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Luces y sombras del libro digital

Cuando la musa es una niña

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

Un festival de imágenes

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

La plástica del poder

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Reivindicación de Gustave Caillebotte

Una guía clásica de la ciencia ficción

Impresionistas y modernos

La Feria del Libro de Madrid cumple 75 años

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD