viernes, 28 de febrero de 2020 10:05 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Volver a Lefranc

Archivado en: Cuarderno de lecturas, Lefranc, La amenaza, de Jacques Martin

imagen

            Leí La amenaza, primera entrega de las aventuras de Lefranc, el diez de agosto de 1986. Puedo ser categórico al afirmarlo porque aquel verano aún tenía la costumbre de utilizar un billete de metro a modo de punto de lectura. Ese "registro", que lo llaman los encuadernadores, cuando se trata de esa cinta de tela que se deja entre las páginas para saber cuál fue la última que se leyó, como las heroínas románticas colocaban los pétalos de una flor entre los versos de su poeta favorito.

 

            Por aquel entonces, en el año 86, acostumbraba a leer en mis trayectos en el metro. Desde mi adolescencia, los medios de transporte, con el queridísimo suburbano madrileño a la cabeza, han sido uno de los lugares más frecuentes de mis lecturas. Pero en el año 86 aún no sabía nada de Jacques Martin. Bien es cierto que ya tenía noticia de Alix el intrépido. Sin embargo, en mi supina ignorancia de entonces, ignoraba que Lefranc era obra del mismo autor. Entendía el cómic como una mera distracción, que no como esa manifestación artística que ahora estudio igual que las películas. Y, ya puesto a ser preciso, más que cómic debo apuntar bande dessinée. El resto de las tradiciones historietísticas me interesan en la misma medida que pueda interesarle el ciberpunk a un amante del steampunk.

            Antes de descubrir el valor del metro como sala de lectura, leí en la cama las aventuras de Tintín, sistemáticamente, las mañanas de todos los domingos que se fueron entre mis tres y mis dieciséis años. La tintinofilia, esa dulce idolatría que rindo a Hergé y a Tintín, empezó a fraguarse ya frisando la treintena. Fue al descubrir el afán con el que cultivaba la suya Juan d'Ors y encontrar en la mía propia ese don de la infancia infinita del que nos habla Benoît Peeters. Y yo, que fui el niño más feliz del mundo, excuso decir.

 

            En fin, ya tintinófilo supe de Martin como el tercero de los grandes discípulos de Hergé, tras Edgar P. Jacobs y Bob de Moor. Pero en 1986, cuando mi madre me obsequió la primera edición española de La amenaza, lo que me magnetizó de sus viñetas fue su similitud con las de Hergé. Reciente aún la polémica de la Línea clara, desatada en 1984 a raíz de la exposición Tintín en Barcelona, inaugurada en la Fundación Joan Miró, el sello Ediciones Junior, del Grupo Grijalbo, se aplicaba con encomiable esmero en la edición de los clásicos de la bande dessinée. No fue sólo Lefranc. En aquellos años, también llegaron los primeros álbumes de Blake y Mortimer, del gran Edgar P. Jacobs, traducidos al español. Bob de Moor, el más abnegado de los discípulos de Hergé, también vio en aquel sello la aparición de sus primeros álbumes traducidos a nuestro idioma. Yo me hice con El gran embrollo, primera entrega de las aventuras de Óscar y Julián. Aunque, en lo que a de Moor se refiere, siempre he sido más del enigmático señor Barelli...

 

            Pero no divaguemos. A lo que voy es a que la Línea clara, el arte de Hergé, ya obraba en mis gustos, a través de sus discípulos, incluso antes de saber que lo eran. Porque, ya había dado cuenta de las diez primeras entregas de Lefranc cuando, ya en 1988, me inicié en las lecturas tintinófilas con Tintín, Hergé y los demás de Juan d'Ors, uno de los textos canónicos al respecto y, desde luego, el pilar de la bibliografía tintinófila española.

 

            El caso fue que, ya consciente de la grandeza de Jacques Martin y del lugar que ocupa entre los tres grandes discípulos de Hergé, que es como decir el triunvirato rector de la bande dessinée- no había vuelto a releer las aventuras de Lefranc. Entregado con entusiasmo a las de Alix, desde que ya andando el siglo XXI comenzaron a ser editadas en su totalidad por NetCom2, me había olvidado de Lefranc. Por no hablar de todas esas vueltas que siempre da la vida. El caso es que no ha sido hasta ahora que he tenido oportunidad de volver a Lefranc y el reencuentro no ha podido ser más halagüeño.

 

            No hará falta detenerse en que Guy Lefranc, al ser el mismo periodista, como personaje, es el mayor discípulo de Tintín de toda la bande dessinée. Sólo es uno de los muchos homenajes que Martin rinde al gran Hergé que me han sido dados ahora, en esta segunda lectura de La amenaza ya con el escrúpulo del estudioso.

 

            Desde esta nueva perspectiva, ha sido un verdadero placer descubrir ciertos pequeños tributos. Verbigracia, esa corbata de lazo que anuda a su cuello el archivero de Colmar (pág. 33), tan parecida a la de uno de los hermanos Pájaro de El secreto del Unicornio (1942). No recuerdo con exactitud si Luis o Rogelio: el de la corbata de lazo es aquel que intenta huir en las últimas viñetas con el tercer pergamino. Y, por supuesto, ese dibujo del pulgar de Lefranc al observar la foto de Jeanjean herido que le muestra Borg -cuya villanía es digna de la del doctor Müller- en la página 39. Desde aquellas lecturas infantiles, el dibujo de las manos en plano detalle -especialmente los dedos pulgares- es una de las cosas que más he admirado de las aventuras de Tintín. Creo que Martin también se rinde a dichas estampas en esa viñeta.

            Por lo demás, tanto plástica como gráficamente, creo que La amenaza está mucho más cerca de las entregas de Blake y Mortimer debidas al talento de su creador que de Tintín. Hasta la profusión y la densidad de sus bocadillos es muy semejante a las de El misterio de la gran pirámide (1950), pongo por caso.

 

            Lefranc nació en 1952, en las páginas del semanario Tintín. Su primer álbum, con el título original de La grande menace, llegó a las librerías en el 54, cuando Alix ya era el gran personaje de Martin. Argumentalmente hay poco que decir: un grupo internacional de malhechores, capitaneados por Axel Borg, amenaza con lanzar una bomba fabulosa sobre París si el gobierno francés no se pliega ante sus exigencias. Hay algo en su asunto que me recuerda a las novelas de Ian Fleming. Hasta ese asalto final por parte del ejército a la fortaleza de Borg, escondida en los bosques alsacianos, sería un digno colofón para una historia del agente 007.

 

            Con todo, parece pesar más la influencia de Roberto Alcázar y Pedrín. Aunque las entregas de este "intrépido aventurero español", creado por Juan Bautista Puerto (guión) y Roberto Vañó (dibujo) para mayor gloria de la Escuela Valenciana, nacieron en 1941 y merecen todos mis respetos, no creo, sinceramente, que Jacques Martin llegase a leerlas. Las concomitancias que se registran entre Guy Lefranc y Roberto Alcázar, son las comunes a todas las "lecturas constructivas", que se decían debían ser las dirigidas a los jóvenes en mi infancia. Así, tanto Lefranc como Alcázar son para su pupilo -Jeanjean para el francés, Pedrín para el español- ese hermano mayor bueno, valiente y generoso que mandaba el canon. Al igual que el didactismo, expreso en esos bocadillos que nos hablan de los trajes ignífugos y demás amenidades que contribuían a culturizar a los niños de hace más de cincuenta años. Un siglo después, es una verdadera delicia recordarlo. Qué grato ha sido volver a la Línea clara viniendo de la lectura de álbumes tan sombríos como la serie de Long John Silver de Mathieu Lauffray y Xavier Dorison.

Publicado el 27 de diciembre de 2019 a las 15:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Juanjo - 27/12/2019 - 16:21

Me estoy entregando a la serie completa de Lefranc estás navidades. Si bien el guion adolece de todo tipo de fallos e infantilidades, he de decir que la recreación de personajes y sobre todo de paisajes y artefactos mecánicos es deliciosa.
Un trabajo minucioso y exhaustivo propio de otros tiempos, menos frenéticos y más artesanales.

2 | Javier Memba (Web) - 29/12/2019 - 20:24

Totalmente de acuerdo contigo.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) es colaborador habitual del diario EL MUNDO desde 1990. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), un estudio de la filmografía de este cineasta, es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

 

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en La Razón

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

 

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD