jueves, 2 de julio de 2020 22:05 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Cine para el confinamiento (I)

Archivado en: Inéditos cine, cine para el confinamiento

imagen

Un fotograma de "Doce monos".

            Basta un dato para dejar constancia de lo estrechamente ligadas que están las cuarentenas a las narraciones: Giovanni Boccaccio concibió El Decamerón (1351) -huelga decir que la obra maestra de la prosa temprana en italiano- en torno a la huida de diez personas de la Florencia asolada por la peste bubónica de 1348. Epidemia que, por cierto, también tuvo su origen en Asia, entró en Europa por Italia y fue especialmente cruel en aquella península, en la nuestra y en Francia. Más concretamente, la población de Florencia quedó reducida a una quinta parte. Para salvarse de la que, aún ahora está considerada la pandemia más devastadora de la historia de la humanidad, los narradores de Boccaccio -quien hace una descripción de la peste en el proemio que consta en los anales no sólo de la literatura universal, también de la ciencia médica- cuentan sus cien historias -de amor, eróticas, de ingenio y agudeza- durante los diez días que permanecen recluidos en una villa de las afueras de la capital toscana.

 

            Pero, una vez más, hoy vengo a hablar de películas. Aunque no de la adaptación de El Decamerón estrenada en 1971 por el execrable Pier Paolo Pasolini, un realizador al que aborrezco, entre otras cosas, por su tendenciosidad, su maniqueísmo y su propensión a la escatología.

            Terry Gilliam imaginó en Doce monos (1995), su obra maestra, que el fin del dominio del planeta por parte de nuestra especie comenzaría con una plaga muy semejante a la que ahora nos castiga. Ambientada en el año 2035, un grupo animalista, El ejército de los doce monos precisamente, propaga deliberadamente un virus que acaba con la mayor parte de los seres humanos. Los que quedan se refugian en un nuevo mundo, perdido entre las cloacas, pero a salvo de contagios, mientras las fieras se adueñan de las ciudades. Con el objeto de evitar semejante final a la humanidad, un viajero intertemporal se traslada del presente del relato -que no es otro que nuestro tiempo mientras sigamos siendo los amos del mundo- al futuro apocalíptico.

 

            Doce monos está basada en La Jetée (1962), el fotomontaje de Chris Marker que es una de las grandes pastorales postcatástrofe atómica de la historia de la ciencia ficción. Gilliam ampliaba la escasa media hora que duraba la obra maestra del francés a las dos horas largas de su versión, dotando de más recovecos al argumento y cambiando el holocausto nuclear que nos presenta Marker por esa epidemia devastadora aludida. Pero el paisaje resultante es el mismo. De hecho, el desolador aspecto de nuestras calles bajo el estado de alarma no dista mucho del que nos muestran decenas de pastorales postcatástrofe -todo un subgénero de la ciencia ficción de los años de la Guerra Fría- ya sean éstas atómicas, ecológicas o bacteriológicas.

 

            En cuanto a las primeras, habrá que recordar Five (Arch Oboler, 1951), sobre la peripecia de una embarazada, un neonazi, un afroamericano, un anciano y un derrotista unidos en su huida al campo tras ser los únicos supervivientes a la tremenda radiación que, decían, habría de suceder a la bomba. En aquel tiempo se creía que el dichoso campo, siempre tan bueno para todo -el retorno a la naturaleza ni más ni menos- quedaría a salvo del holocausto atómico.

 

             Más de lo mismo nos ofrecía El mundo, la carne y el diablo (Ranald MacDougall, 1959). Ninguna de estas dos últimas cintas era una obra maestra. Estamos hablando de cine de bajo presupuesto. Pero esta segunda era mejor película. Carecía de ese derrotero ruralista de la huida al campo. Acababa concentrándose en la rivalidad que se establecía por la bella superviviente, Sarah Crandall (Inger Stevens) entre los dos últimos hombres del planeta. Uno era negro, el minero Ralph Burton, incorporado por Harry Belafonte; el otro, Nelson Thacker (Mel Ferrer) era blanco como la chica. El argumento, además de ese escenario, desolador para los supervivientes que iba a suceder a la bomba atómica, también tocaba otro tema candente mediado el siglo XX, el de las uniones interraciales.

 

            La hora final, también del 59, es la mejor película de Stanley Kramer. Su asunto gira en torno a la peripecia de un submarino estadounidense que navega rumbo a Australia, el último rincón del mundo donde aún no ha llegado la nube radioactiva posterior a la bomba. Cinta coral, en la que se nos muestran las últimas e inútiles inquietudes de un grupo de australianos que van a morir en breve, abundan en ella secuencias de calles desoladas. Quiero recordar las de un marinero del submarino, protegido con un traje NBQ, buscando algún signo de vida por el puerto de San Francisco. Y sobre todo los planos finales, con los exteriores y los interiores tal y como los dejaron los seres humanos cuando llegó el Apocalipsis, sin dejarles acabar lo último que estaban haciendo.

 

            Mi relación con La hora final ha sido extraña. Tras un primer visionado la borré. Quise creer que fue debido a la poca estima en la que tengo el cine de Kramer en su conjunto. Pero fue por el desasosiego que me procuró la trama de ese filme en concreto, muy semejante al que me produjo El hijo de Saúl (László Nemes, 2015), una obra maestra de la que sólo he aguantado un visionado. Es tan veraz en su retrato de los campos de exterminio nazis que resulta como pasarse una temporada en uno de ellos. Pero estábamos con La hora final. Comprendí hasta que punto me había magnetizado porque, nada más terminar de borrarla me arrepentí de haberlo hecho. Como sublime castigo a mi desdén a tan digna cinta, pasaron varios años hasta que, recientemente, he podido volver a hacerme con ella e incluirla, debidamente catalogada, en mi tesoro filmográfico.

 

            Esa interdicción que obra sobre la calle en esta cuarentena se asemeja tanto a los escenarios, ficticios o verdaderos, que se auguraban posteriores a la catástrofe atómica, que se imaginaba iba a sobrevenir en los momentos de mayor exacerbación de la Guerra Fría, que el mismo Internet, al que tanto debemos todos en estos días, tuvo su origen -como es harto sabido- en la creación de una red que uniera a todos los ordenadores de los cuarteles generales de las fuerzas armadas estadounidenses en caso del temido ataque de los comunistas.

 

            Era tan grande el miedo a esa hora final, al que habría de suceder un paisaje urbano tan parecido al de nuestra cuarentena que, con anterioridad a sus comedias, el español Mariano Ozores también le dedicó una película. La hora incógnita (1963) es su título. Versa sobre un proyectil con una cabeza nuclear que, por un error de cálculo, va a caer sobre una ciudad española sin especificar. Como sus vecinos lo saben, la abandonan dejándola vacía. Los que, por una razón u otra se quedan, son los protagonistas de la cinta. Eso sí, antes de reunirse todos en la iglesia, las calles están tan deshabitadas como ese Madrid que descubre César en Abre los ojos (Alejandro Amenábar, 1997).

Publicado el 18 de marzo de 2020 a las 00:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 2

1 | Carlos Font - 18/3/2020 - 13:34

He visto La jetée estos días. Me parece una completa obra maestra. Muy recomendable

2 | Javier Memba González (Web) - 18/3/2020 - 17:03

Sin ninguna duda.

Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Estudioso del cine antiguo, tanto en este rotativo madrileño como en el resto de los medios donde ha publicado sus cientos de piezas, ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD