sábado, 8 de agosto de 2020 19:37 www.gentedigital.es
Gente blogs

Gente Blogs

Blog de Javier Memba

El insolidario

Un Jacques Martin pleno

Archivado en: Cuaderno de lecturas, Lefranc, Huracán de fuego, de Jacques Martin

imagen

            Todo sigue siendo epifanía en mi relectura de las aventuras de Lefranc, pero también verificación. Precisamente ha sido en este regreso a las viñetas de Huracán de fuego, segunda entrega de la serie, cuando he comprendido esa revisión melancólica de la que nos habla la lírica de la experiencia. Publicada originalmente en 1961, la primera traducción española de Huracán de fuego, con el sello de Ediciones Junior, se puso a la venta en 1986. Y ése fue el año en que yo la leí por primera vez.

 

            Pero ha sido ahora, que de cuanto concierne a la segunda aventura de Lefranc, como del resto de las cosas, hace tanto tiempo, cuando he comprendido que la melancolía, básicamente, es verificación. Comprobar en la vejez de nuestros contemporáneos, la gente de nuestra época, la senectud de nosotros mismos. Y así, por el mismo procedimiento, dejar constancia de lo viejo que se ha quedado todo nuestro universo, frente al actual. Verbigracia, los arreglos orquestales de las canciones. En mis primeras edades, primaban los instrumentos de cuerda -sobre todo violines y violoncelos- porque la música de entonces estaba marcada por la feliz impronta de un sonido tan de guitarras como el queridísimo rock & roll. Ahora, empero mi supina ignorancia en cuanto a producción musical se refiere, me da la impresión de que los arreglos de las piezas musicales más representativas de este tiempo -a las que no debemos llamar canciones porque no lo son- se deben a ingenios electrónicos sobre los que alguien como yo, que nunca llegó más lejos de los mellotrones de King Crimson en Epitaph y Starless, tiene muy poco que decir.

            En cuanto al cómic se refiere, también verifico cuánto ha cambiado todo de mi época a esta parte. Con anterioridad a Huracán de fuego he tenido oportunidad de leer Héléna, una historieta reciente de Jim (guión) y Lounis Chabane (dibujo). Publicada en un par de entregas aparecidas en 2014 y 2015, se habla en sus viñetas de un amor que nunca existió. Y se hace con tanto acierto que incluso a mí, que como al niño lector de las Hazañas bélicas de Boixcar, que también fui, los tebeos de amor me parecían de niñas, ha conseguido conmoverme. Por la legibilidad a ultranza de su plástica, e incluso por la jovialidad de su dibujo, no obstante la tristeza del tema, Héléna puede adscribirse a la nueva Línea Clara, tan diferente a la Línea Clara clásica a la que pertenece Huracán de fuego, que a mi juicio se acaba con Yves Chaland.

 

            Siempre recuerdo lo desconcertante que me resultaba buscar el reflejo de mi contemporaneidad en mis primeras lecturas de las aventuras de Tintín, feliz canon de la Línea clara, anteriores a Tintín en el Tíbet, aparecida en 1959, el año que yo nací. Tanto era así que ni siquiera sabía que era la contemporaneidad lo que buscaba. El reflejo de mi mundo, de mi época, me decía. Se dio el caso de que la primera que leí -es decir, descubrí maravillado sus viñetas puesto que aún no sabía leer- fue La estrella misteriosa (1942). Durante toda mi felicísima infancia; más aún, hasta que no tuve una imagen clara de las distintas épocas del amado siglo XX, no comprendí que la levita del profesor Hipólito Calys -uno de los sabios que parten en el M S Aurora hacia el océano Ártico, donde ha caído ese meteorito desprendido de la estrella misteriosa-, ya estaba pasada de moda en 1942, año en que está ambientada la entrega.

 

            Contemporaneidad digo, que también encontraba en las aventuras de los igualmente queridos Spirou y Fantasio -también tengo a la Escuela de Marcinelle en la más alta estima- leídas en los años 60: La mina y el gorila (1956), El turista del mesozoico (1957)... Todo Franquin rezuma la contemporaneidad de mis primeros años. Cómo olvidar al inefable Gastón el Gafe, que con tanto deleite leía en Pulgarcito. E incluso modernidad. Sí señor. A mi juicio, Franquin, más allá de la contemporaneidad, alcanza la modernidad en Spirou y los hombres burbuja (1959), última entrega de la serie en los años 50. Una modernidad tan intensa que irradia a la década posterior, en que yo descubrí los álbumes de Spirou y Fantasio. Una modernidad tan genuina como la de Hergé en Tintín y los pícaros (1976), en la que el infatigable reportero de Le Petit Vingtième viste unos pantalones campana en lugar de sus bombachos y luce en el casco de su moto el signo de la paz.

Jacques Martin y Hergé

            Pues bien, cincuenta y nueve años después de su aparición, verifico con lectura melancólica cómo se ha quedado vieja la modernidad que debió de tener cuando se editó por primera vez Huracán de fuego. Este segundo álbum de Lefranc fue moderno en los días en que la televisión empezaba a ser un referente en los boletines informativos diarios, cuando la rudimentaria antena de los años 60 era uno de los mayores exponentes de la nueva Europa que empezaba a despuntar. De ahí que el gran Jacques Martin dibuje los receptores en sus viñetas, puesto a dar noticia del cariz que van tomando los acontecimientos en Morgastel. Es este un pequeño pueblo -creo que imaginario- en la costa del Finisterre francés. Es allí, en un laboratorio escondido en un faro, donde el profesor Le Gall, un tío de Jeanjean, ha desarrollado un proceso capaz de convertir el plancton marino en petróleo. Una vieja quimera de la centuria pasada que de inmediato desata una alarma mundial ya alteraría el comercio de los "pueblos" recién emancipados del colonialismo, se queja en una viñeta el representante de un país árabe en un organismo internacional.

 

            Semejante negocio ha llamado la atención de Arnold Fisher, un magnate del petróleo que ha llegado a una inteligencia con Axel Borg para dar al invento otros fines muy distintos a los imaginados por el profesor Le Gall. Estas páginas han sido las de mi redescubrimiento de Borg. Ya en las primeras lecturas de la serie, el antagonista de Lefranc se evidenció como un heredero del doctor Müller, el archienemigo de Tintín. Pero aquí también se me ha descubierto como la inspiración de Gilles de Rais, de Jhen. En el primer caso me sorprende porque Martin, el tercer discípulo del gran Hergé, también fue el más díscolo de los tres. Nada que ver con la amistad de Edgar P. Jacobs, quien corrió a casa de Hergé dispuesto a defenderle cuando se temió por la vida del maestro tras la liberación de Bruselas. Y menos aún con la abnegación de Bob de Mor, que acaso dejó lo mejor de sí al servicio de la obra de los demás, incluido en propio Martin.

 

            Y si las concomitancias que registro entre Borg y el singular amigo de Jhen también me sorprenden es porque el dibujo en la serie de Jhen nunca estuvo a cargo de Martin. En las primeras entregas fue un trabajo de Jean Pleyers, quien fue dejando el puesto a otros grandes dibujantes hasta nuestros días. Se ve que los libretos del gran Jacques -sí, recuerda a esa canción de Jacques Brel- eran tan determinantes en la descripción de los personajes que imprimían la misma distinción al terrible mariscal de Francia que al archienemigo de Lefranc.

 

            Sigo en la idea de que el gran problema de Martin fue la dispersión. Demasiadas series y demasiados personajes. A menudo estimo que, si al final de su carrera Jacques Martín se dedicó sólo a los guiones, fue por esa nefasta enfermedad que le fue privando de la vista. En cualquier caso, cuando escribió y dibujó Huracán de fuego estaba en la plenitud de sus facultades. Este es uno de los contados álbumes que se deben en exclusiva a él. Hasta cierto punto se imita en el secuestro de Jeanjean, que, al igual que en La amenaza, desata la acción. Antes de que llegué el huracán de fuego, provocado por el vertido al mar del invento, que acaba con el supuesto pueblo de la costa bretona donde se alzaba el faro que servía de laboratorio del profesor Le Gall, Martin ha tenido tiempo de ir asentando a los secundarios como el comisario Renard, que aquí se nos muestra tan dado a los disfraces como Fantomas. Edouard, el mayordomo del periodista, el Néstor de Lefranc, es otro de esos actores de reparto. La carrera de Edouard en las primeras viñetas en como la de Néstor en el puerto de Las siete bolas de cristal (1943).

            En sus investigaciones para resolver este nuevo enigma, Lefranc recala en la isla del monte de Saint-Michel. A fe mía que los dibujos dedicados a dejar constancia del singular monasterio del lugar son una de las cotas más altas del arte de Jacques Martin.

 

            Ya en el terreno particular, he de lamentarme de que, en algunas páginas de mi edición. la superposición de las tintas de color no haya sido todo lo satisfactoria que debería haber sido. Esto, aunque produce un efecto muy desagradable en los dibujos, que se antojan desenfocados, era algo muy frecuente en las impresiones de mis primeras edades. De hecho, tengo desde siempre mi ejemplar de Stock de coque (1958), de Tintín, con varias páginas así. Al igual que El príncipe del Nilo (1974) de Alix. Aun así, todo sigue siendo epifanía en cuanto a mi queridísima Línea clara concierne.

Publicado el 21 de marzo de 2020 a las 17:45.

añadir a meneame  añadir a freski  añadir a delicious  añadir a digg  añadir a technorati  añadir a yahoo  compartir en facebook  twittear  votar

Comentarios - 0

No hay comentarios



Tu comentario

NORMAS

  • - Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • - Toda alusión personal injuriosa será automáticamente borrada.
  • - No está permitido hacer comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • - Gente Digital no se hace responsable de las opiniones publicadas.
  • - No está permito incluir código HTML.

* Campos obligatorios

Javier Memba

Javier Memba

            Periodista con más de cuarenta años de experiencia –su primer texto apareció en la revista Ozono en 1978-, Javier Memba (Madrid, 1959) fue colaborador habitual del diario EL MUNDO entre junio de 1990 y febrero de 2020. Actualmente lo es en Zenda Libros. Estudioso del cine antiguo, en todos los medios donde ha publicado sus cientos de piezas ha demostrado un decidido interés por cuanto concierne a la gran pantalla. Puede y debe decirse que el setenta por ciento de su actividad literaria viene a dar cuenta de su actividad cinéfila. Ha dado a la estampa La nouvelle vague (2003 y 2009), El cine de terror de la Universal (2004 y 2006), La década de oro de la ciencia-ficción (2005) –edición corregida y aumentada tres años después en La edad de oro de la ciencia ficción-, La serie B (2006), La Hammer (2007) e Historia del cine universal (2008).

 

            Asimismo ha sido guionista de cine, radio y televisión. Como novelista se dio a conocer en títulos como Homenaje a Kid Valencia (1989), Disciplina (1991) o Good-bye, señorita Julia (1993) y ha reunido algunos de sus artículos en Mi adorada Nicole y otras perversiones (2007). Vinilos rock español (2009) fue una evocación nostálgica del rock y de quienes le amaron en España mientras éste se grabó en vinilo. Cuanto sabemos de Bosco Rincón (2010) supuso su regreso a la narrativa tras quince años de ausencia. La nueva era del cine de ciencia-ficción (2011), junto a La edad de oro de la ciencia-ficción, constituye una historia completa del género, aunque ambos textos son de lectura independiente. No halagaron opiniones (2014) fue un recorrido por la literatura maldita, heterodoxa y alucinada. Por su parte, David Lynch, el onirismo de la modernidad (2017), fue un estudio de la filmografía de este cineasta. El cine negro español (2020) es su última publicación hasta la fecha.  

 


              Instagram

 

 

 

Javier Memba en 2009

 

Javier Memba en 1988

 

Javier Memba en 1987

 

1996

 

 

Javier Memba en la librería Shakespeare & Co. de París

 

 

 

 

 

 

COMPRAR EN KINDLE:

 

 

 

 

Enlaces

-La linterna mágica

-Unas palabras sobre Vida en sombras

-Unas palabras sobre La torre de los siete jorobados

-50 años de la Nouvelle Vague en Días de cine

-David Lynch, el onirismo de la modernidad en Radio 3

-Unas palabras sobre Casablanca en Telemadrid

-Unas palabras sobre Tintín en Cuatro TV

 

ALGUNOS ARTÍCULOS:

Malditos, heterodoxos y alucinados

Malditos, heterodoxos y alucinados de la gran pantalla

Destinos literarios

Sobre La naranja mecánica

Mi tributo al gran Chris Marker

El otro Borau

Bohemia del 89

Unos apuntes sobre las distopías

Elogio de Richard Matheson

En memoria de Bernadette Lafont

Homenaje al gran Jean-Pierre Melville

Los amores de Édith

Unos apuntes sobre La reina Margot

Tributo a Yasujiro Ozu con motivo del 50 aniversario de su fallecimiento

Unos apuntes sobre la aportación de Run Run Shaw a la pantalla internacional

Unos apuntes sobre dos cintas actuales

Las legendarias chicas de los Stones

Unos apuntes sobre el "peplum"

El cine soviético del deshielo

El operador que nos devolvió el blanco y negro

Más real que Homeland

El cine de la Gran Guerra

Del porno a la pantalla comercial

Formentera cinema

Edward Hopper en estado puro

El cine de terror de los años 70

Mi tributo a Lauren Bacall

Mi tributo a Jean Renoir

Una entrevista a Lee Child

Una entrevista a William McLivanney 

Novelistas japonesas

Treinta años de Malevaje

Las grandes rediciones del cómic franco-belga

El estigma de La campana del infierno

Una reedición de Dalton Trumbo

75 años de un canto a la esperanza

Un siglo de El nacimiento de una nación

60 años de Semilla de maldad

Sobre las adaptaciones de Vicente Aranda

Regreso al futuro, treinta años después 

La otra cabeza de Murnau

Un tributo a las actrices de mi adolescencia

Cineastas españoles en Francia

El primer surrealista

La traba como materia literaria

La ilustración infantil de los años 70

Una exposición sobre la UFA

La musa de John Ford

Los icebergs de Jorge Fin

Un recorrido por los cineastas/novelistas -y viceversa-

Ettore Scola

Mi tributo a Jacques Rivette

Una película a la altura de la novela en que se basa

Mi tributo a James Cagney en el trigésimo aniversario de su fallecimiento

Recordando a Audrey Hepburn

El rey de los mamporros

Una guía clásica de la ciencia ficción

Musas de grandes canciones

Memorias de la España del tebeo

70 años de la revista Tintín

Ediciones JC regresa a sus orígenes

Seis claves para entender a Hergé

La chica del "Drácula" español

La primera princesa de la lejana galaxia

El primer Tintín coloreado

Paloma Chamorro: el fin de "La edad de oro"

Una entrevista a la fotógrafa Vanessa Winship

Una recuperación del Instituto Murnau

Heroínas de la revolución sexual

Muere George A. Romero

Un mito del cine francés

Semblanza de Basilio Martín Patino

Malevaje en la Gran Vía

Entrevista a Benjamin Black

Un circunloquio sobre la provocación

Una nueva aventura de Yeruldelgger

Una dama del crimen se despide

Recordando a Peggy Cummins

Un tributo a las yeyés francesas

La última reina del Technicolor

Recordando a John Gavin

Las referencias de La forma del agua

El Madrid de 1988

La nueva ola checa

Un apunte sobre Nelson Pereira dos Santos

Una simbiosis perfecta

Un maestro del neorrealismo tardío

El inovidable Yellowstone Kelly

Que Dios bendiga a John Ford

Muere Darío Villalba

Los recuerdos sentimentales de Enrique Herreros

Mi tributo a Harlan Ellison

La inglesa que presidió el cine español

La última rubia de Hitchcock

Unos apuntes sobre Neil Simon

Recordando Musicolandia

Una novelista italiana

Recordando a Scott Wilson

Cämilla Lackberg inaugura Getafe Negro

Una conversación entre Läckberg y Silva

El guionista de Dos hombres y un destino

Noir español y hermoso

Noir italiano

Mi tributo al gran Nicholas Roeg

De la Escuela de Barcelona al fantaterror patrio

Recordando a Rosenda Monteros

Unas palabras sobre Andrés Sorel

Farewell to Julia Adams

Corto Maltés vuelve a los quioscos

Un editor veterano

Una entrevista a Wendy Guerra

Continúa el misterio de Leonardo

Los cantos de Maldoror

Un encuentro con Clara Sánchez

Recuerdos de la Feria del Libro

Viajes a la Luna en la ficción

Los pecados de Los cinco

La última copa de Jack Kerouac

Astérix cumple 60 años

Getafe Negro 2019

Un actriz entrañable

Ochenta años de "El sueño eterno"

Sam Spade cumple 90 años

Un western en la España vaciada

Romy Schneider: el triste destino de Sissi

La nínfula maldita

Jean Vigo: el Rimbaud del cine francés

El último vuelo de Lois Lane

Claudio Guerin Hill

Dennis Hopper: El alucinado del Hollywood finisecular

Jean Seberg: la difamada por el FBI

Wener Herzog y la cólera de Dios

Gordad, el gran maese de la heterodoxia cinematográfica

Frances Farmer, la esquizofrénica que halló un inquietante sosiego

El hombre al que gustaba odiar

El gran amor de John Wayne

Iván Zulueta, arrebatado por una imagen efímera

 

ALGUNAS RESEÑAS:

Un adelanto de David Lynch, el onirismo de la modernidad en Zenda libros

Una entrada de El Insolidario accesit del Premio Paco Rabal

No halagaron opiniones en El Mundo

No halagaron opiniones en elmundo.es

La nueva era del cine de ciencia-ficción en Lo que yo te diga

La nueva era del cine de ciencia-ficción en elmundo.es

Unas palabras sobre Cuanto sabemos de Bosco Rincón

No halagaron opiniones en Archivo de la Frontera

No halagaron opiniones en Literaturas.com

David Lynch, el onirismo de la modernidad en AISGE

El cine negro español en Zenda Libros

Tres películas para el confinamiento en De Cine 21

 

CORTOMETRAJES:

Pandémica (1985)

El gran amor de Max Coyote (1989) (primera parte) en Youtube

El gran amor de Max Coyote (final)


El gran amor de Max Coyote en la web de RTVE

 

 



contador de visitas

Contador de visitas


 

 

 

EN TU MAIL

Recibe los blogs de Gente en tu email

Introduce tu correo electrónico:

FeedBurner

Archivo

Grupo de información GENTE · el líder nacional en prensa semanal gratuita según PGD-OJD